Características de la chinchilla, ¿cómo es este roedor?

Las chinchillas son protagonistas de muchos videos en internet, pero ¿sabes cómo son en su verdadero hábitat? Aquí te lo contamos.
Características de la chinchilla, ¿cómo es este roedor?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 26 noviembre, 2022

La chinchilla es un roedor inteligente, sociable y la mejor amiga de muchos humanos que los han adquirido como animales de compañía. No obstante, la variedad que se mantiene en cautividad es una hibridación artificial entre las dos especies que viven en libertad para conseguir que se adapte al cautiverio.

Por esto mismo, en este espacio encontrarás una descripción del género Chinchilla, pues no se puede conocer aquello que ha sido modificado por el hombre sin echar un vistazo a su origen natural. No te pierdas nada, pues estos adorables roedores merecen toda tu atención.

Taxonomía y características

Una chinchilla sobre un fondo blanco.
Chinchilla.

Cuando hablamos de la chinchilla silvestre, en realidad nos referimos al género Chinchilla, al que pertenecen estos roedores histricomorfos de la familia Chinchillidae. Dentro de dicho género se encuentran 2 especies:

  • Chinchilla chinchilla o de cola corta: tal como indica su nombre, la cola es más corta que en la otra especie. También tiene las orejas más pequeñas y redondeadas y el cuerpo más cuadriculado, ya que su pelo es más espeso.
  • Chinchilla lanigera o de cola larga: esta especie se caracteriza por tener el cuerpo más esbelto, así como una cabeza más triangular. Las orejas son grandes y erguidas y la cola más larga.

La chinchilla posee un manto espeso de pelo corto, pero muy suave. Esto, al igual que sus ojos y orejas grandes, así como sus largas vibrisas, son adaptaciones al frío de las zonas áridas que habitan. Aunque en la variedad doméstica se encuentran muchos colores debido a la cría selectiva, las chinchillas son de un color gris suave, con la punta de las orejas negra y el vientre blanco.

En cada folículo de la piel de una chinchilla crecen, aproximadamente, 60 cabellos finos.

Suelen tener una longitud de 225-380 milímetros y un peso de 500-800 gramos. Las hembras corresponden con los pesos y longitudes más altas, ya que son considerablemente más grandes que los machos.

Hábitat de la chinchilla

Ambas especies de chinchilla habitan la cordillera de los Andes. Mientras que la chinchilla de cola corta se encuentra en el sur de Perú, Bolivia, noroeste de Argentina y norte de Chile, la Chinchilla lanigera solo es posible de avistar en el norte de Chile.

Su hábitat es el de las áreas áridas de las montañas, a gran elevación (3000-5000 metros). Anidan en grietas y agujeros entre las rocas, donde se camuflan con facilidad gracias al color de su pelaje. Por la noche es cuando se aventuran en busca de comida.

Alimentación

Se trata de roedores principalmente herbívoros, aunque muy de vez en cuando pueden consumir algún insecto o huevos de pequeñas aves de manera oportunista. Suelen alimentarse de pastos y hierbas que haya dentro de su área. En ocasiones también consumen la carne de los cactus, de la que obtienen agua.

Cuando el ambiente está especialmente seco, dependen del rocío de la mañana para poder beber.

Comportamiento de la chinchilla

Estos roedores son de hábitos nocturnos y gregarios. Salen con la caída del sol y aprovechan parte del amanecer para tomar el sol. El resto del día lo pasan en una grieta rocosa, en la cual saben si pueden caber gracias a las vibrisas. Si estas no se doblan, la chinchilla no se quedará atascada.

Viven en grupos que pueden llegar hasta los 100 individuos, pero normalmente no son tan grandes. Emiten gran cantidad de vocalizaciones para comunicarse, como los gritos de alarma (parecidos a un silbato), arrullos para buscar pareja o silbidos de advertencia. También suelen gruñir y rechinar los dientes.

Se cree que constituyen jerarquías matriarcales, pero falta investigación al respecto.

Reproducción

A los 8 meses, una chinchilla ya es capaz de concebir. La gestación dura unos 111-128 días y las crías nacen bien desarrolladas, con los ojos abiertos y unos 35 gramos de peso. Las camadas no son muy numerosas, pues rara vez llegan a las 3 crías.

La lactancia dura de 6 a 8 semanas. A partir de ese momento, las pequeñas chinchillas comienzan a alimentarse de lo mismo que su madre, aunque pueden ingerir algo de materia vegetal desde que nacen. Las hembras pueden aparearse una semana después del nacimiento, pero en la naturaleza solo suelen tener unas dos camadas al año.

Estado de conservación de la chinchilla

Pienso para chinchillas
Chinchilla.

Tanto la Chinchilla chinchilla como la Chinchilla lanigera están en peligro de extinción (EN). Se trata de dos especies que han sido cazadas de manera indiscriminada por su piel, a pesar de que aún existan granjas peleteras.

Para hacer un abrigo de piel de chinchilla es necesario asesinar a 300 de ellas.

Los eventos del huracán de El Niño, la pérdida de su hábitat para la ganadería extensiva y su captura del medio para el mascotismo también ha ocasionado que su número siga bajando año tras año. A pesar de que existen programas de cría en cautividad y mucho activismo en contra de la peletería, las poblaciones aún están lejos de recuperarse. Solo queda apoyar a las organizaciones que luchan para que estos maravillosos roedores sigan viviendo en donde pertenecen, las montañas rocosas.

Te podría interesar...
Las 5 enfermedades más comunes en chinchillas
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Las 5 enfermedades más comunes en chinchillas

Las enfermedades más comunes en chinchillas son el golpe de calor y la estasis gastrointestinal. De todas formas, no son las únicas.




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.