Balto, la historia verdadera del perro lobo

Virginia Duque 8 noviembre, 2015

Empezó a correr el año 1925 cuando la difteria azotó el pequeño pueblo de Nome, situado en Alaska. Esta enfermedad se estaba cobrando la vida de muchos niños, particularmente niños menores de cinco años. Se necesitaba antitoxina diftérica para combatir esta plaga mortal, pero era imposible conseguirla en Nome.

Pronto se descubrió que había algunas unidades de este antídoto en una ciudad situada a más de 1600 kilómetros, en Anchorage. A simple vista, uno podría pensar: ¡pues solucionado! Pero el clima en Alaska no era propicio para viajar; había grandes tormentas y los lagos y mares estaban congelados. ¿Cómo se podría llegar hasta allí? La respuesta consiste en una palabra: Balto.

¿Quién fue Balto?

husky siberiano

Fue un perro Huski nacido en la misma localidad de la que estamos hablando, Nome. Fue utilizado para transportar comida a niños durante los dos primeros años de su vida. No tenía mucho potencial, y no se esperaba gran cosa de él en un tiempo en el que los perros tiradores de trineo tenían tanta valía. Por eso, a los seis meses lo castraron, pues no veían necesario que hubiera descendientes de un perro que consideraban inútil.

Pero esto cambiaría pronto, cuando se necesitó el antídoto a esa maldita enfermedad que se estaba cobrando tantas vidas. Se decidió que debido a que no había otra opción, el medicamento se podría transportar en tren hasta la localidad de Nenana, y de allí, transportarlo en un trineo tirado por perros durante mil kilómetros.

Balto fue uno de esos perros. Aunque nunca pareció tener madera de líder, lo fue en esta ocasión. Tuvo la capacidad de guiar a los demás perros para llegar a su destino y cumplir con la misión encomendada. Aunque hubo otro perro, Togo, que parece haber guiado al grupo durante el trayecto más peligroso, Balto se llevó todo el reconocimiento.

¿Qué fue de Balto?

Inmediatamente después de eso, los periódicos, radios y demás medios de comunicación se hicieron eco de la noticia llegando a convertir a Balto en un ícono del país. Hasta se le erigió una estatua en Central Park de Nueva York que tenía el lema “Resistencia- Fidelidad- Inteligencia”.

El resultado de esta fama llevó a Balto, junto con otros perros, a viajar por todo el país de malas formas, siendo mal alimentado, y todo, para ser exhibidos en espectáculos denigrantes. Después de morir, fue disecado y expuesto en el Museo de Historia Natural de Ceveland.

Otra versión de la historia

husky siberiano 3

La otra versión de la historia se llama Togo. Este perro de origen Huski al igual que Balto, fue criado por el mismo cuidador. Togo formaba parte del equipo principal de perros del cuidador, mientras que Balto lo era del equipo sustituto. No se esperaba mucho de Balto, aunque luego demostró ser lo contrario, por lo que su cuidador lo llamó “florecer tardío”.

Togo era un perro demasiado pequeño por lo que su cuidador lo vendió. Sin embargo, el animal siempre regresaba. Estaba escabulléndose con los demás perros para que le permitieran tirar del trineo. Tenía gran perseverancia. Así que su dueño, cansado de tener un “perro boomerang”, desistió y lo dejó formar parte de su equipo. Togo demostró liderazgo y por eso llegó a formar parte del equipo principal.

Se dice que Togo fue quien guió a los demás por el trayecto más duro. Pero si esto fuera así, ¿por qué fue Balto quien se llevó la gloria? ¿Por llegar el primero? No podemos saberlo a ciencia cierta, pero si esto fuera así, nos enseñaría una valiosa lección: en la carrera de la vida, triunfa el que llega, no importa cuánto esfuerzo hayas hecho atrás; si no llegas, de nada vale.

Sea como sea, estos perros, ambos, salvaron la vida de muchas personas transportando el medicamento tan necesario aun a pesar de estar arriesgando su propia vida. Un gran ejemplo de sacrificio y abnegación. ¿Quién dice que los animales son seres irracionales y sin sentimientos?

A quien lo haga, le recomendamos que lea la historia de Balto y Togo además de las de muchos perros leales que fueron capaces de hacer “irracionalmente” lo que pocos humanos harían: arriesgar su vida por salvar la de otros.

Te puede gustar