Avispa de mar: características y dónde vive

María Eugenia Thomas · 17 diciembre, 2018
El pequeño cuerpo de la avispa de mar es menos agresivo que sus tentáculos, que pueden medir hasta tres metros de longitud; cada tentáculo está cubierto por células urticantes llamadas cnidocitos

La avispa de mar, también conocida como medusa de fuego o medusa de caja, vive en aguas de Australia y del sudeste asiático. Hay casi 200 especies conocidas de medusas que se desplazan a través de los mares de nuestro planeta.

Si bien muchas de ellas son realmente inofensivas, se piensa que la avispa de mar es el animal marino más venenoso conocido hasta ahora. Su veneno es tan poderoso que quienes han sido picados refieren un dolor tan insoportable que conmociona y ahoga, incluso antes de que se produzca el efecto total del mismo.

Además de su veneno, la medusa de fuego es casi invisible, lo que la hace más difícil de detectar. Aunado a eso, es de hábitos diurnos y prefiere cazar en aguas poco profundas, lo que incrementa las probabilidades de entrar en contacto con nadadores desprevenidos.

Descripción física

El nombre de medusa de caja que le dan en Australia deriva de la forma de su campana, la cual tiene forma de caja. El cuerpo es semitransparente y suele medir entre 16 y 24 centímetros, aunque su diámetro alcanza los 35 centímetros aproximadamente.

De cada una de las esquinas se proyectan los tentáculos, y cada lado puede contener hasta 15 tentáculos de unos tres metros de largo. La avispa de mar es de color azul pálido, muy difícil de ver incluso en las claras aguas oceánicas. Este rasgo impidió que durante años se supiera qué causaba un dolor tan terrible, a menudo seguido de la muerte.

Avispa de mar: picadura

Cada tentáculo contiene millones de nematocistos, una especie de ganchos microscópicos donde se almacena y se distribuye el veneno. Las avispas de mar contienen órganos sensoriales que incluyen 24 ojos, pero no tienen cerebro.

Hábitos de reproducción

Cada primavera, las avispas de mar se reúnen para desovar en ríos y cuerpos de aguas similares. Encuentran pareja en fuentes de agua dulce y allí liberan los huevos o esperma, según el caso, directamente en el agua. Una vez ocurre la fertilización, la plánula (larva) se adhiere a una superficie dura y se convierte en un pequeño pólipo.

Los pólipos son diminutos, llegan a medir de uno a dos milímetros y parecen una bola viva con dos tentáculos, los cuales utilizan para adherirse a piedras u otras superficies donde no se sientan expuestos, a menudo en una grieta de las rocas o en la parte inferior de las mismas.

Una vez que el pólipo ha terminado de brotar, se convierte en una medusa juvenil, que crece hasta hacerse sexualmente madura, y viaja desde el río hasta el mar. Allí continúan creciendo hasta alcanzar su tamaño definitivo, de 16 a 24 centímetros.

Avispa de mar: veneno

La avispa de mar madura muere poco después de la liberación de esperma y óvulos, y no interviene en la crianza de sus crías. Debido a esto, se piensa que las medusas de caja tienen una longevidad de poco menos de un año.

Comportamiento de la avispa de mar

Las medusas de caja tienen varios rasgos de comportamiento que las distinguen de otras medusas. En particular, las avispas de mar pueden nadar activamente, mientras que la mayoría de las otras especies flotan y se dejan llevar por la corriente.

Otra diferencia de la avispa de mar es que descansa en el fondo del mar y no se mueve a menos que se la moleste. Se considera que esta fase de descanso sirve para compensar la energía invertida en el tiempo que pasan nadando activamente. Suelen nadar más lentamente durante el día, lo que probablemente se deba a la caza o consumo de sus presas.

Durante temporadas de oleaje muy activo descienden a aguas profundas hasta que el mar se calma. Las picaduras a los humanos suceden de manera involuntaria y puede resultar fatal. Se estima que sus principales víctimas son los niños y adultos jóvenes.

Dónde vive la avispa de mar

Su hábitat se circunscribe a las aguas del continente australiano y el sudeste de Asia. Habitan en partes del océano Índico, océano Pacífico y la Gran Barrera de Coral. También se han encontrado avispas de mar en las aguas de la costa occidental de Australia.

Los picaduras a humanos en su mayoría son reportadas en las aguas oceánicas de Queensland, en la costa este de Australia. Se piensa que la avispa de mar también puede ser responsable de picaduras reportadas cerca de Filipinas.

https://www.nationalgeographic.es/animales/avispa-del-mar