Las medusas pican, pero no todas

Francisco María García 28 julio, 2017

En las costas españolas es bastante frecuente encontrarse con medusas. Entre otras cosas, debido a que la temperatura de sus aguas, es ideal para que habiten. Sin embargo, en los últimos años, se ha vuelto más frecuente verlas en aguas de temperaturas más frías. Aunque hoy, nuestra pregunta es otra: ¿todas las medusas pican?

Los distintos cambios climáticos han provocado la emigración de algunas especies.

Cómo son las medusas

Se trata de animales pasivos, que no tienen la necesidad de atacar. Sus tentáculos, por cualquier estímulo externo, expulsan células eucariotas, que contienen veneno para protegerse de los depredadores.

Gracias a su buen sistema de defensa, las medusas se dejan arrastrar por la corriente, capturando de esta forma el alimento con sus tentáculos.

La sustancia que segregan estos animales, no suele ser mortal para los seres humanos. Sin embargo, es una de las más tóxicas del reino animal.

Consejos para evitar la picadura de las medusas

  • Algunas medusas pican y no se puede evitar porque son transparentes. No pueden ser visualizadas con facilidad. Por esta razón, es recomendable evitar las zonas afectadas por esta especie.
  • Es aconsejable aplicar algunos productos, para que las medusas no se acerquen. Los protectores solares, suelen ayudar como aislante ante la cercanía de estos anímales.
  • No tocar a estos animales, aunque se encuentren muertos. Los tentáculos de las medusas se activan por recibir un cambio de temperatura. Y también pueden activarse al entrar en contacto con otra superficie. Hay que recordar que siguen segregando veneno hasta que se secan la células.

Las medusas pican, pero hay métodos para evitarlo

La universidad de Israel realizó una investigación para encontrar una sustancia que sirviera para repeler a las medusas. Para obtener una base efectiva, recurrieron al pez payaso, cuya piel emana un líquido. En principio, las picaduras de las medusas no afectarían a las zonas aplicadas con este líquido.

Esta crema consigue que la medusa se confunda en el agua, y considere a quien la use un espécimen de su misma especie. De esa forma se evita que las células urticarias exploten.

En las diferentes pruebas realizadas, se ha descubierto que este producto tiene un grado de efectividad de 85%. Falta por probar en las especies más peligrosas. Es el caso de la Phisalia phisalis, vulgarmente conocida como Carabela Portuguesa, o la Chironex Flecken.

Más pruebas sobre si las medusas pican

El Laboratorio Isdin, junto con Oceno grafic, creó un repelente que consigue que la medusa se aleje de quien use el producto, evitando el arriesgado encuentro con este curioso animal.

Medidas preventivas

En algunos países han tomado medidas preventivas para disminuir la población de medusas en sus playas. Entre estas medidas, están:

  • Incentivar a la existencia de barcos que se encargan de pescar a las medusas. El problema de este procedimiento, es que se realiza a 100 metros de la orilla, y algunas medusas suelen esquivar las redes. Por ello llegan a la orilla.
  • También se colocan redes de pescar a la altura del “rompeolas”. Este método necesita de una persona conocedora del tema. Si se coloca mientras las crías son pequeñas, estas pasarán a través de la malla. Además, cuando las medusas mueren, suelen chocar con la malla y desmembrase, pasando así sus restos por los huecos de la red. Con ello, será un peligro para las personas que disfrutan de la playa.

Tratamiento

Algunas personas recomiendan colocar agua fría en la herida. Este suele ser un error, ya que el cambio de temperatura hará que las células urticarias exploten. Con ello se libera aún más la toxina, y se origina más dolor e irritación en la zona afectada.

Lo recomendable es no ocasionar un cambio brusco y seguir estas indicaciones:

  • Cuando una persona es picada por una medusa, primero debe tratar de identificar la especie y no hacer movimientos bruscos. La especie más común en las costas españolas, es la Pelagia Noctulina.
  • La persona deberá salir de la zona infectada por estos animales, haciendo movimientos cortos y calmados, con la mayor precisión posible.
  • Se recomienda que se aplique primero agua salada en la herida. Así se evita que la sustancia sufra un cambio de temperatura, y exploten las células.
  • Después de lavar con agua salada, se puede enjuagar la herida con agua dulce. Hay que poner hielo 15 minutos, esto ayudará a aliviar el dolor y disminuir la zona afectada.
  • La picadura de medusa se debe tener en observación, y aplicar antisépticos para poder evitar una futura infección. El vendaje es una buena estrategia para hacer que la herida no tenga contacto con las bacterias.
Te puede gustar