Aullido de los perros: ¿qué significan?

13 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Elsa M. de Arribas
Los aullidos son imprescindibles en la comunicación de los perros, pero no siempre son fáciles de interpretar. Aquí te damos algunas claves para ello.

Una de las múltiples conductas que pueden resultar llamativas en los perros es su aullido. Parientes cercanos de otros cánidos como los lobos, esta herramienta es una de las formas que tienen para comunicarse entre los distintos integrantes de una jauría.

Los perros utilizan el aullido para indicar que nos encontramos en su territorio, o para comunicarse con otros de su especie que están en otro lugar. También se ha observado que pueden aullar cuando se sienten solos o están heridos.

Sin embargo, una duda que puede surgir al escucharlo es, ¿qué significa? Aquí te comentaremos el porqué del aullido de los perros y cómo se puede gestionar este sonido, que en ocasiones puede volverse un poco molesto.

¿Cuál es el significado del aullido de los perros?

Desde tiempos remotos, el aullido ha formado parte de la vida del perro  y el lobo. Así pues, parece ser que este carácter ha acabado siendo una forma de expresión heredada de sus ancestros. Podría llegar a tratarse de un comportamiento vestigial, que respondía a un tipo de asociación jerarquizada la cual no se da en la actualidad.

Aunque no es un comportamiento muy habitual, se cree que el aullido también puede ser una respuesta a diferentes causas:

Marcaje de territorio

En el momento en que el perro percibe que otro de su especie ha entrado en su territorio, puede aullar. De esta manera, está indicando al intruso que ese lugar ya está protegido por alguien. Este mensaje se dirige tanto a los humanos como a los animales que intenten invadir su territorio.

Comunicación canina

Otra posible interpretación del aullido es la comunicación canina. Es posible que perros que se encuentren en diferentes propiedades aúllen para comunicarse. A falta de contacto visual, el sonido es el mejor vehículo para transmitir información.

Por otra parte, si un perro pertenece a una manada y se extravía, aúlla. Así, está indicando su posición para que sea más sencillo encontrarle.

Perros comunicándose

Indefensión o dolor

El tono del aullido también indica bastante sobre el mismo. Por ejemplo, si el aullido es más bajo o lastimero, puede transmitir dolor.

En ese caso, es posible que el animal esté herido o que esté sufriendo. También se ha observado que los perros pueden aullar cuando están estresados o reciben un susto.

Imitación

Se ha observado que los perros pueden aullar cuando oyen un estímulo externo fuerte. Entre estos estímulos externos pueden encontrarse las sirenas de las ambulancias o el ruido de los cohetes.

Uno de los sonidos que más nos ha acompañado esta cuarentena es el de los aullidos de los perros junto con los aplausos de la tarde.

En este caso, el aullido puede ser agudo y fuerte, seguramente porque intenta imitar el sonido. Otra opción es que el sonido le moleste y el aullido sea de queja, pues el aparato auditivo de los perros es muy refinado.

Búsqueda de atención

Otra opción es que el perro aúlle porque quiere llamar la atención de su tutor. Si desde pequeños aprenden que al aullar les hacen caso, adoptarán esta estrategia en el futuro.

Por ello, el animal aullará con el objetivo de recibir mimos, pedir comida o juguetes o simplemente para recibir atención. Por este motivo hay que enseñarles desde pequeños que pueden recibir atención sin necesidad de causar ruido.

¿Cómo gestionamos el aullido de los perros?

Aunque estemos más habituados a los ladridos como forma de comunicación de los perros, ha de recalcarse que los aullidos también lo son. Por eso, al interpretarlos podemos detener el aullido y establecer una mejor relación con nuestra mascota.

Aunque, como se ha visto, el aullido puede ser causado por diferentes causas, a continuación se ofrecen una serie de consejos para que el animal esté tranquilo y no aúlle:

  • Revisar que tiene agua fresca y limpia accesible.
  • Comprobar que ha sido alimentado durante el día.
  • Evitar que se enfrente a cambios drásticos de temperatura (calor o frío).
  •  Intentar que el animal no pase mucho tiempo solo. Si no puede evitarse, dedicarle un tiempo al día para que no se sienta triste o abandonado.
  • Proporcionarle juguetes o juegos para que se entretenga, tanto él solo como acompañado.

Todos estos consejos, son medidas conocidas y fáciles de aplicar. Es una buena forma de prevenir que el perro aúlle, en la medida de lo posible.

¿Y si aúlla para captar la atención?

Si, por otra parte, el perro aúlla como manera de captar la atención, hay que enfrentarlo de otra manera:

  • Ignorar sus aullidos en búsqueda de atención. En el momento en que empiece a aullar o hacer ruido, hay que ignorarle. De esta manera, al evitar hacerle caso, aprenderá que no tiene que repetir ese comportamiento.
  • Felicitarle cuando esté tranquilo. Al recompensar un comportamiento tranquilo, el perro volverá a realizarlo. Por ejemplo, es adecuado brindarle alguna recompensa de manera aleatoria cuando esté calmado y quieto.
Perro ladrando

Se puede concluir que los aullidos de los perros son indispensables en la comunicación canina. Son útiles tanto para comunicarse con otros perros como con los seres humanos.

Por esa razón, nosotros tenemos que interpretar el aullido. De esta manera, podremos saber qué es lo que requiere nuestro perro y evitar ponernos nerviosos por este característico sonido.