Juegos que ayudan al perro en su estimulación mental

8 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Silvia Conde
Debemos dedicar un tiempo a la estimulación mental de los perros para mantenerlos sanos y felices. Aquí te mostramos diversas opciones para ello.

Los perros son animales inteligentes con una gran facilidad para el aprendizaje. Su capacidad intelectual se asemeja a la de un niño de dos años de edad. Para mantener a un perro sano y feliz es necesario proporcionarles una buena estimulación tanto física como mental. Aquí te mostramos cómo.

Beneficios de los juegos para perros

Los juegos que fomentan la estimulación mental y olfativa de los perros tienen muchos beneficios en la vida del can:

  • Reducen los niveles de estrés.
  • Previenen el aburrimiento y los comportamientos destructivos generados por falta de estímulos.
  • Mejoran el vínculo entre tutor y mascota.
  • Liberan la energía acumulada.

Además de todos estos beneficios, los juegos son una buena idea para pasar el tiempo los días de frío, lluvia o mucho calor, cuando permanecemos más tiempo en casa. Este tipo de actividades son de especial utilidad ahora que nos encontramos en cuarentena.

Juegos de estimulación mental para perros

Los perros tienen suficiente capacidad mental para aprender gestos y palabras, muestran una comprensión básica de la aritmética y son muy buenos estudiando su entorno y localizando recursos. Por esto mismo, existen muchos tipos de actividades que podemos probar con ellos aprovechando sus cualidades caninas.

Juegos de inteligencia

En el mercado puedes encontrar muchos juegos interactivos para mascotas o puedes fabricarlos tú mismos. El más típico consiste en un tablero con muescas donde se esconde la comida, estas muescas tienen una tapa que el perro tiene que intentar abrir con la boca o las patas.

A veces el mecanismo funciona girando, tirando, volcando o levantando. Con la práctica el perro conseguirá su premio cada vez en menos tiempo así que puedes adquirir varios tipos de tablero e ir alternándolos.

Este tipo de juegos estimulan la inteligencia y memoria del animal.

Perro tratando de resolver un puzzle.

Juegos de olfato

El olfato es el sentido más desarrollado en perros. Podríamos decir que ven el mundo con su nariz,  ya que más de un 50% del cerebro lo dedican al olfato y poseen más de 220 millones de células olfativas, mientras que los humanos no superamos los 5 millones. Por esto es esencial dedicar un tiempo a diario a los juegos de olfato.

Para practicar los juegos de olfato podemos colocar bolitas de pienso escondidas entre telas viejas que tengamos por casa o esparcirlas por diferentes habitaciones sin que nos vea el perro. A medida que el animal entre en la dinámica de juego es conveniente ir aumentando su dificultad, por ejemplo anudando las telas o utilizando alfombras olfativas.

Juegos de buscar

Podemos esconder comida o escondernos nosotros mismos y dar la orden de «busca» para que nos encuentre. Con este juego potenciamos el olfato, la llamada y la localización. Muy útil cuando llevemos al perro suelto por el parque o el campo.

Adiestramiento

El adiestramiento es una forma de estimular la inteligencia del perro. Aprendiendo nuevas órdenes, palabras y gestos mejoramos la comunicación con la mascota.

Algunas órdenes facilitan posteriormente situaciones cotidianas, como que nuestro animal sepa estar sentado y tranquilo si salimos a comer con él o que vuelva si se aleja de nosotros.

Una orden muy útil es la de permanecer quieto antes de lanzarse a por la comida. Con este comando estamos indirectamente trabajando sobre el autocontrol del propio animal.

Perro siguiendo una pelota.

Entrenamiento

A veces el entrenamiento físico también funciona como estimulación mental, por ejemplo al pasar distintos obstáculos y texturas.

Utilizando la comunicación, la confianza y el refuerzo positivo el perro aprende a resolver los distintos obstáculos andando, haciendo zig-zag, saltando, agachándose… hasta que es capaz de resolverlos solo motivado por nuestra atención.

Es importante que dediquemos tiempo a estimular a los perros con juegos físicos y mentales para mantenerlos activos, en forma y felices. Además, no nos podemos olvidar de utilizar siempre el método acierto – recompensa si queremos que el aprendizaje sea una experiencia positiva para ellos.