¿Los arándanos son seguros en la alimentación de los perros?

28 junio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
La alimentación de los perros nunca deja de ser un desafío para sus tutores. Las frutas, sabrosas y ricas en nutrientes, son siempre un terreno resbaladizo. Infórmate sobre si los arándanos son una fruta a incluir en su dieta.

Una de las causas más comunes de las emergencias veterinarias es la sospecha de toxicidad alimentaria. Muchas veces, los tutores son culpables de dar en buena fe a sus perros elementos que podrían ser tóxicos para ellos.

Nunca debe asumirse que alimentos saludables para el ser humano son seguros para las mascotas. Como en última instancia depende del dueño del perro saber qué es aceptable o no para su can, es importante informarse de manera oportuna.

Ciertas frutas y bayas son sabrosas y saludables para los perros. Otras pueden causar una variedad de reacciones adversas, desde malestar estomacal hasta insuficiencia renal o algo peor. Saber qué elementos no incluir en la alimentación de los perros es esencial para su bienestar.

¿Qué sabemos de los arándanos?

Los arándanos pertenecen al género Vaccinium, que incluye aproximadamente 450 especies. Es una planta nativa de Norteamérica. A medida que la comunidad científica fue documentando su importancia nutricional, la popularidad de los arándanos aumentó exponencialmente. En la actualidad se cultivan comercialmente en muchos países.

Hoy se conoce a este fruto como un nutraceútico. Esto quiere decir que se le considera una alternativa a los compuestos medicinales farmacéuticos, que reporta al consumidor beneficios fisiológicos. Como tales, los arándanos como nutracéuticos se expenden comercialmente en la misma categoría que los suplementos dietéticos.

Un perro oliendo unos arándanos silvestres.

¿Por qué son tan beneficiosos?

Las frutillas fuertemente pigmentadas poseen compuestos antioxidantes. Estos elementos denominados fotoquímicos actúan de dos maneras:

  • Evitan la generación excesiva de radicales libres y así el daño oxidativo de la célula.
  • Después de que ha ocurrido un daño en ella, la protegen de una mayor degeneración celular, aliviando así la progresión de las condiciones causadas por el estrés oxidativo.

Los arándanos también son ricos en otros nutrientes como las vitaminas A, C y K, así como en calcio, fósforo, potasio y magnesio.

¿Cuántos de estos beneficios son extrapolables a los perros?

No existe mucha investigación que detalle cómo los arándanos pueden beneficiar a los perros. Sin embargo, los pocos hallazgos publicados arrojan resultados prometedores.

Un grupo de expertos examinaron los efectos de la ingesta de arándanos en los perros de trineo después del ejercicio. Ellos encontraron que, cuando se complementaba la dieta con las bayas, los perros exhibían niveles significativamente más altos de antioxidantes en sangre. El estudio sugiere que los arándanos pueden ayudar a proteger contra el daño oxidativo inducido por el ejercicio.

De manera consensuada, se cree que el daño oxidativo celular es uno de los mecanismos clave subyacentes al deterioro cognitivo relacionado con el envejecimiento en los perros.

En la literatura científica se encuentran varios reportes en los que las intervenciones nutricionales parecen limitar el deterioro cognitivo. Los resultados obtenidos sugirieron un beneficio potencial del consumo de arándanos en la memoria de trabajo en perros.

También, se ha reportado que los fenólicos del arándano pueden reducir la probabilidad de una infección gastrointestinal. Existen evidencias de que los fitoquímicos presentes en estos frutos pueden estar relacionados con la capacidad de un perro para combatir el cáncer.

¿Pueden los perros comer arándanos?

La respuesta es sí. A diferencia de las uvas, los arándanos no representan ningún riesgo para tu cachorro. Es más, la consumición de estos frutos puede generar diversos beneficios en el can.

Beneficios de incluir arándanos en la alimentación de los perros

Como mencionábamos, esta fruta es considerada un superalimento. Es baja en calorías, contienen potentes antioxidantes y fibra. Los arándanos son ricos en nutrientes como las vitaminas A, C y K, así como calcio, fósforo, potasio y magnesio.

Estos nutrientes refuerzan el sistema inmunológico y contribuyen a la salud en general. Combaten el envejecimiento en el cerebro, el dolor de la artritis e incluso el cáncer. Además, se piensa que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y otras afecciones como el resfriado común.

Siempre es recomendable que hables con tu veterinario antes incluir cualquier elemento nuevo en la alimentación de los perros. La observación es clave para detectar la aparición de reacciones adversas.

Un perro comiendo arándanos de una cesta.

¡Atención! Efectos negativos de los productos procesados con contenido de arándanos

Los productos procesados con contenido de arándanos no son buenos para los perros. A menudo contienen aditivos químicos, conservantes u otras sustancias que son perjudiciales para los canes.

Los jugos producidos a escala industrial carecen de una parte significativa de sus vitaminas, carotenoides y polifenoles. Además, los productos comerciales que contienen arándanos también pueden tener azúcar agregado y otros ingredientes que enferman a los perros. Por esto, siempre es necesario revisar las etiquetas.

También es esencial asegurarse de elegir arándanos orgánicos que no hayan estado expuestos a herbicidas o pesticidas. Los pesticidas pueden enfermar a los perros, así que debes asegurarte de lavarlos bien antes de usarlos en su alimentación.

  • Dunlap, K. L., Reynolds, A. J., & Duffy, L. K. (2006). Total antioxidant power in sled dogs supplemented with blueberries and the comparison of blood parameters associated with exercise. Comparative Biochemistry and Physiology Part A: Molecular & Integrative Physiology, 143(4), 429-434.
  • Fragua, V., Lepoudère, A., Leray, V., Baron, C., Araujo, J. A., Nguyen, P., & Milgram, N. W. (2017). Effects of dietary supplementation with a mixed blueberry and grape extract on working memory in aged beagle dogs. Journal of nutritional science, 6.
  • Basu, A, et al (2010). Berries: emerging impact on cardiovascular health. Nutr Rev. 68:168-77.
  • Prior, R. L., Lazarus, S. A., Cao, G., Muccitelli, H., & Hammerstone, J. F. (2001). Identification of procyanidins and anthocyanins in blueberries and cranberries (Vaccinium spp.) using high-performance liquid chromatography/mass spectrometry. Journal of agricultural and food chemistry, 49(3), 1270-1276.