6 animales sin sistema nervioso central

El sistema nervioso es uno de los pilares primordiales de muchos animales. Sin embargo, existen algunos que no necesitan este complejo aparato para sobrevivir.
6 animales sin sistema nervioso central
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 08 febrero, 2022

El sistema nervioso central es uno de los principales rasgos que difiere al hombre de otros muchos animales. El cerebro permite que el ser humano sea crítico y pensante, sin embargo, las neuronas y terminaciones nerviosas tienen muchas más funciones —como la locomoción— aparte de otorgar personalidades. Entonces, ¿cómo es posible que existan animales sin sistema nervioso central?

Algunos seres vivos, más cercanos a nuestros ancestros a nivel evolutivo, prescinden de esta estructura compleja. A continuación, te enseñamos cómo la naturaleza nos brinda verdaderas obras de arte con una complejidad morfológica mínima. No te lo pierdas.

¿Qué son los seres no conscientes?

Los animales no sintientes son aquellos que no poseen sistema nervioso central. Dicho sistema está compuesto por el cerebro y la médula espinal y es el encargado de controlar todas las funciones del cuerpo, además de los órganos y tejidos.

Dentro de los animales no conscientes —al menos en base a lo que sabemos a día de hoy—, se encuentran las bacterias, las protistas, las arqueas, los hongos y ciertos animales, que pueden contar con sistemas nerviosos centralizados sencillos. Te ponemos algunos ejemplos a continuación.

1. Anélidos

La característica principal de estos animales sin sistema nervioso central es que su organismo se divide en varios segmentos. Sin embargo, en el segmento superior de su cabeza hay un cerebro primitivo, del que se desprenden 2 cordones nerviosos ventrales. Gracias a esto, cada segmento de su cuerpo presenta un conjunto de células nerviosas, conocido como ganglios.

Entre los anélidos están los gusanos de tierra, las sanguijuelas y otros animales que en su mayoría son acuáticos, aunque también existen en el ecosistema terrestre.

Una lombriz.

2. Medusas

Aunque las medusas no cuentan con sistema nervioso central, son animales con capacidad motora que se trasladan gracias a un pequeña capacidad de locomoción. Por tal motivo, se les facilita moverse hacia arriba o hacia abajo dentro de una columna de agua, aunque necesitan corrientes de agua para desplazarse de forma lateral.

Las medusas cuentan con un sistema sensorial en sus células, ubicado en los tejidos que recubren su estómago, conocidos como epidermis y gastrodermis. Gracias a estos cuerpos, las medusas pueden sentir si hay algún peligro cercano, una fuente de alimento o algún otro cambio en su medio próximo.

A partir de este sistema sensorial, las medusas activan los mecanismos que liberan su potente veneno cuando hay una presa u objeto extraño a su alcance. Las células encargadas de liberar las toxinas reciben el nombre de cnidoblastos.

Existen más de 1500 especies diferentes de medusas identificadas actualmente. No obstante, los expertos afirman que hay muchas especies desconocidas en el fondo del mar.

Un animal sin sistema nervioso.

3. Esponjas marinas

Entre los animales sin sistema nervioso central, las 5500 especies de esponjas marinas son las más simples, ya que tampoco cuentan con sistema digestivo o respiratorio. Debido a que las esponjas son organismos estáticos, no es necesario un sistema nervioso para regular sus movimientos, pues sus células se encargan de reaccionar a los estímulos dependiendo de la función que van realizar.

A continuación, te mostramos algunos de los cuerpos celulares específicos de esponjas:

  • Coanocitos: células flageladas con la tarea de digerir los nutrientes absorbidos.
  • Mesohilo: espacio ubicado entre la capa de coanocitos y pinacocitos. Es aquí donde se encuentra el esqueleto rudimentario de las esponjas, además de otros tejidos celulares.
  • Pinacocitos: células que recubren el cuerpo. No existe comunicación entre ellas.
Uno de los animales marinos que eliminan virus.

4. Turbelarios

Más conocidos como planarias o gusanos planos, los turbelarios se caracterizan por poseer órganos sensoriales aglomerados en una sola parte del cuerpo. Este rasgo es conocido como cefalización y la mayoría de sus células nerviosas agrupadas en la región anterior se enfocan en realizar procesos sensitivos. Los seres humanos también estamos “cefalizados”, pero en un grado mucho mayor.

Su organismo consta de muchos receptores sensoriales para reaccionar a los estímulos y un “cerebro” en forma de anillo, que despliega nervios a través del cuerpo. Más allá de esto, las planarias destacan por su capacidad para regenerarse.

Un animal sin sistema nervioso central.

5. Moluscos

Los moluscos son animales que representan una mixtura entre los sistemas nerviosos más primitivos y los modernos. Esto es debido a que sí presentan cerebro, boca y órganos sensoriales para conformar una zona cefálica. Por otra parte, cuentan con un anillo periesofágico y 2 pares de nervios distribuidos así:

  • 2 nervios viscerales: encargados de las tareas digestivas y reproductivas.
  • 2 nervios pedios: encargados de la locomoción de los moluscos.

Estos nervios se encuentran desarrollados en menor medida en animales como las almejas. Sin embargo, pulpos, caracoles, calamares y sepias presentan los nervios más desarrollados, en los que también se observan ganglios suplementarios en alguno casos.

Por tal razón, es correcto afirmar que los moluscos tienen un sistema nervioso central más desarrollado que los gasterópodos, pero menor que el de los peces. Sin duda, la excepción a la regla son los pulpos, pues sorprenden por su inteligencia a pesar de poseer un aparato nervioso “menos sofisticado”.

El´mejillón cebra es una de las especies invasoras. Es un animal sin sistema nervioso.

6. Acelomados

Los acelomados son animales bastante rudimentarios, aunque se han observados casos en los que también presentan cierta cefalización. Físicamente, estos animales son similares a cualquier gusano o babosa, pero se difieren al poseer un anillo nervioso en un extremo de su cuerpo, del que emergen 8 nervios longitudinales a través del segmento longitudinal. Curiosamente, estos animales poseen ocelos u ojos muy rudimentarios.

Los platelmintos, los mesozoos y los nemertinos son animales acelomados. Si nos ponemos estrictos, las planarias (turbelarios) deberían estar en esta categoría, pues forman un grupo artificial dentro de los platelmintos.

Uno de los animales sin sistema nervioso.

Tal como apreciaste, son varias las especies y filos de animales que no cuentan con sistema nervioso central. Sin embargo, esto no es impedimento para que estos seres vivos puedan sobrevivir en sus ecosistemas. Dicha supervivencia es resultados de siglos de evolución y adaptación a los cambios en los océanos, donde mayormente suelen habitar.

Te podría interesar...
¿Cuántos cerebros tiene un pulpo?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Cuántos cerebros tiene un pulpo?

El cerebro del pulpo esconde muchísimos secretos, pues se trata de un animal verdaderamente inteligente para su condición.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Chapman, A. D., 2009. Numbers of Living Species in Australia and the World, 2nd edition. Australian Biodiversity Information Services ISBN (online) 9780642568618. Recogido el 22 de junio de 2021 de: http://www.environment.gov.au/science/abrs/publications/other/numbers-living-species/discussion-invertebrates#porifera
  • Junoy, J., & Herrera-Bachiller, A. (2012). El nemertino con el pijama de rayas, Micrura dellechiajei (Hubrecht, 1879): Una desconocida especie, nueva para la fauna española. Rev Invest Mar, 19, 424-425.
  • Mackie, G. O. (1990). The elementary nervous system revisited. American Zoologist, 30(4), 907-920.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.