Alondra: conservación de la especie

Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
6 julio, 2019
La alondra ricotí ha sufrido un descenso poblacional del 4 % anual durante al menos los últimos 10 años; ello la ha convertido en una especie de atención prioritaria

La alondra es una de las 26 especies de aves esteparias ibéricas. Este grupo se caracteriza por formar sus nidos en el suelo, por su locomoción típicamente terrestre y por poseer coloración críptica, muy semejante a su entorno.

Un caso emblemático es el de la alondra ricotí (Chersophilus duponti), pues enteramente la población europea habita en España. Autores célebres como Chaucer y Shakespeare han resaltado a esta pequeña ave en la literatura –en buena parte debido a su canto matutino– simbolizando en sus obras el amanecer. En este artículo conoceremos un poco de la vida y los peligros que afronta esta pequeña cantora.

Características de la alondra

La alondra ricotí es miembro de la familia de aves llamada aláudidos, pertenecientes a su vez a las paseriformes, o aves cantoras. Son de tamaño pequeño, de alrededor de 11 centímetros, lo que junto a su plumaje pardusco, la ayuda a pasar desapercibida.

De hecho, su camuflaje es tan exitoso que, entre observadores de aves, se la conoce como el ‘fantasma del páramo’. La alondra prefiere los espacios despejados, las grandes llanuras, en entornos áridos y semiáridos.

En España la encontramos principalmente en el páramo de Layna o en el valle del Ebro, pero también en el Rincón de Ademuz y dondequiera que se encuentren romerales, Rosmarinus officinalis.

Canto

La alondra es una cantora mañanera, concentra su canto a la primera hora antes del amanecer. Su trino es muy melodioso y lo realiza con gran vehemencia. La variada vocalización incluye llamadas de alarma y de estrés, pero las más utilizadas para su detección son los cantos y los reclamos territoriales.

Alondra cantando

Los machos cantan al vuelo, y con ello defienden sus territorios de cría y atraen a sus parejas. Aunque se ha reportado para otras especies de alondra el canto en las hembras, en el caso de la alondra ricotí no hay evidencia de que las hembras canten.

Alimentación de la alondra

Esta pequeña ave es omnívora y se alimenta cuando está en el suelo. Su alimento predilecto son los insectos, de los cuales come una amplia variedad. También come semillas, pastos, hojas, brotes, frutas y flores.

Nido y biología reproductiva

Como comentáramos antes, la alondra ricotí construye los nidos en el suelo. Ubican los nidos de modo tal que estén resguardados por un matorral, mechones de hierba, terrones de tierra o piedras. La forma del nido es de copa.

En cuanto al número de huevos por puesta, se sabe que va de las tres a cinco unidades, y que la hembra los incuba en solitario. Aunque la información sobre la incubación es limitada, se estima que dura 12 días. Además, los pollos abandonan el nido tras un período de 8 días.

La temporada reproductora de la especie se extiende desde finales de marzo hasta principios de julio. Estas aves permanecen en las áreas de cría la totalidad del año.

Es interesante conocer que para esta especie la tasa de depredación –la ocurrencia de ataque por depredadores– en nido oscila entre el 46 % y el 84 %.

La alondra, calificada en peligro de extinción

La especie ha sufrido un descenso poblacional del 4 % anual durante al menos los últimos 10 años, así que es un una especie de atención prioritaria. A nivel nacional, la alondra está clasificada como especie en peligro de extinción en el Libro Rojo de las Aves de España. Los criterios empleados para la clasificación incluyen el tamaño poblacional y la superficie de su distribución.

Chersophilus duponti

Así, la clasificación de la alondra ricotí obedece a que la superficie de su área de ocupación es menor a 500 km2. Además, su población se encuentra muy fragmentada, pues la mayoría de los individuos están distribuidos en solo unas 14 localidades.

Adicionalmente, está clasificada como especie vulnerable en el Catálogo Español de Especies Amenazadas. A nivel europeo, está incluida en el Anexo I de la Directiva Aves (Dir. 79/409/CEE) como especie sujeta a medidas de conservación.

Causas que vulneran a la alondra

Los expertos consideran que el grupo de aves esteparias es el grupo más amenazado de Europa y con mayor riesgo de desaparecer en las próximas décadas. Entre ellas, la alondra ricotí es el ave que está sufriendo el mayor declive en España.

Es innegable apuntar como condición desfavorable al cambio de las condiciones climáticas. Otras causas de igual peso las constituyen, obviamente, la escasez de alimentos y la pérdida de hábitat.

Alondra en su hábitat

La alondra depende de zonas abiertas, secas y cálidas con vegetación baja y desigual; tales nichos se encuentran cada vez menos en el paisaje cultural de Europa Central. La actividad humana, a través de la intensificación agrícola, ha modificado los hábitats de la alondra ricotí en toda Europa. Como consecuencia, la estepa ha sufrido deterioro y disminución de su área.

El pronunciado declive de las poblaciones de la alondra ricotí ha encendido las alarmas sobre la necesidad urgente de elaborar una estrategia de conservación a nivel nacional. La estrategia incluye medidas para proteger las poblaciones y asegurar su viabilidad a largo plazo.

La estrategia de conservación de la alondra ricotí incluye proteger las zonas donde habita la especie, evitar nuevos impactos en dichas áreas y realizar manejo del hábitat. Además, se considera imprescindible ejecutar un programa de seguimiento basado en métodos de censo efectivos de la población.

Gestión del hábitat, obligación ineludible

Los expertos vienen planteando el deber de proteger, en la medida de lo posible, una serie de manchas de hábitat potencial que pudieran actuar como corredores naturales entre las poblaciones remanentes y permitir que se den eventos de recolonización.

Expertos estiman que 200 hectáreas es la extensión mínima deseable para las manchas de hábitat que acogen poblaciones de alondra ricotí. Recientemente, la situación de esta ave en peligro de extinción ha sido favorecida por un programa de investigación y conservación de la especie por parte del gobierno español.

  • Yanes, M., & Suarez, F. (1996). Incidental Nest Predation and Lark Conservation in an Iberian Semiarid Shrubsteppe. Conservation Biology, 10(3), 881-887.
  • Rivas, J. M., & Moreno-Rueda, G. (2006). Censo detallado de la mayor población de Alondra Ricotí Chersophilus duponti del sur de España. Revista Catalana d’Ornitologia, 22, 27-29.
  • Pérez Granados, C., Iborra, L., & Germán, M. (2018). Biología y conservación de la alondra ricotí Chersophilus duponti. Revista Catalana d’Ornitologia, 34: 33-54. doi:10.2436/20.8100.01.5
  • Pérez-Contreras, J., González Cachinero, J.M.  (2013). Rivas Fernández J. M. Inventario ornitológico de la provincia de Granada, España (2003-2012). Zool. baetica, 24: 79-139 ISSN: 1130-4251