8 mamíferos marinos más impresionantes

Yamila · 31 octubre, 2017
Estos animales destacan por su capacidad de nadar durante kilómetros sin cansarse y, sobre todo, por su gran tamaño

Los mamíferos marinos suelen ser de gran tamaño y nos asombra su forma de nadar durante kilómetros sin cansarse y su manera de alimentar a sus crías bajo el agua. En el siguiente artículo te pondremos al día sobre los más impresionantes.

Mamíferos marinos: vida en el agua

Existen aproximadamente 130 especies de mamíferos marinos y están agrupados en cetáceos, sirenios, pinnipedos y nutrias. También podemos añadir al oso polar porque pasa la mayor parte de su vida en el mar (entre hielos marinos).

Estos animales se han ido adaptando a la vida marina en cuanto a la forma de su cuerpo, su alimentación y su reproducción. Muchos de estos mamíferos marinos están en peligro de extinción debido a la explotación comercial para obtener carne, piel, grasa o marfil. Presta atención a las características más destacadas de las siguientes especies:

1. Ballena

Incluye cuatro especies y dos géneros y se trata de un gran cetáceo; de hecho, es el animal más grande del mundo. Entre sus particularidades, podemos destacar que cuentan con barbas encargadas de filtrar el agua y capturar el alimento, y cuando duermen la mitad de su cerebro se mantiene en estado de alerta.

Mamíferos marinos: ballena

Las ballenas tienen una cola horizontal que les permite ascender a la superficie cuando necesita respirar –aunque pueden soportar una hora bajo el agua– gracias a un orificio nasal situado en la parte superior de la cabeza y que expulsa agua.

2. Delfín

También son cetáceos y uno de los mamíferos marinos más conocidos y más inteligentes del mundo. Pueden medir hasta nueve metros de largo, tienen un hocico alargado y un orificio en la cabeza para respirar, y se alimentan de peces. Además, usa sonidos, saltos y danzas para comunicarse, y es extremadamente sociable.

 

3. Manatí

Es un animal herbívoro que pasa una gran parte del día buscando alimento, y que come plantas en aguas no demasiado profundas de las costas de África y América; su único depredador es el hombre. Puede medir hasta seis metros y pesar 500 kilos, es de color gris, tiene cola aplanada y se reproduce cada dos a cinco años.

4. Marsopa

Del latín ‘cerdo de mar’, esta especie de cetáceo de tamaño pequeño, pero bastante robusto, lamentablemente se encuentra en peligro de extinción. Tiene el hocico redondeado (parece que siempre está sonriendo), dientes aplanados y una aleta dorsal triangular y pequeña.

Mamíferos marinos: marsopa

5. Orca

También conocida como ballena asesina, es otro de los mamíferos marinos más famosos sobre todo porque se encuentran en oceanarios o parques de atracciones. En estado salvaje se encuentra en todos los océanos del mundo, aunque prefiere zonas templadas y frías. Sus características distintivas son la aleta dorsal que presenta y el color del cuerpo: blanco y negro.

6. Morsa

Es un mamífero pinnípedo semiacuático que habita los mares árticos, y está dividido en dos subespecies según la zona en que viva: Atlántico y Pacífico. Los últimos son un poco más grandes y pueden pesar 1 200 kilos, tienen una piel de cuatro centímetros de espesor y nada de pelo en el cuerpo. Los machos poseen dos grandes colmillos de hasta un metro de largo y su esperanza de vida ronda los 40 años.

7. Nutria marina

Este carnívoro vive en el Océano Pacífico Norte, entre Japón y México, y si bien sale a tierra firme, pasa la mayor parte del tiempo en el agua. Los adultos pesan hasta 45 kilos, presentan un grueso pelaje para protegerse del frío y son los mamíferos marinos más pequeños. Se alimentan de peces, moluscos, erizos y crustáceos, y utiliza las rocas para abrir los caparazones de sus presas.

8. Foca

En total hay 19 especies de fócidos, que habitan las regiones costeras a excepción de las tropicales; son migratorios y viajan en grupos que llegan a 100 ejemplares.

Las focas no tienen pabellón auditivo y sus extremidades posteriores se dirigen hacia atrás, por lo que no les sirven para desplazarse en tierra, donde se arrastran. Además, su pelaje es corto, y para protegerse del frío y el agua tienen una capa de grasa subcutánea.