6 curiosidades sobre el Tiranosaurio rex que no conocías

Laura Huelin · 30 octubre, 2018
¿Sabías que el Tiranosaurio rex es el depredador terrestre más grande que ha existido? Te contamos esta y otras curiosidades sobre este llamativo dinosaurio.

El Tiranosaurio rex es el más conocido de todos los dinosaurios: en las películas y libros siempre se le representa como el más grande y feroz entre los suyos. Sin embargo, nos solemos quedar en su aspecto y tamaño, así que te invitamos a conocerlo un poco mejor a través de sus curiosidades.

Curiosidades sobre el Tiranosaurio rex

Este dinosaurio se extinguió hace aproximadamente 65 millones de años: fue uno de los últimos supervivientes antes de la gran extinción. Se considera que no había subespecies y que los fósiles pequeños que se han encontrado simplemente son huesos de ejemplares jóvenes.

En vida, este enorme saurio ocupaba un territorio muy amplio: se lo podía encontrar en casi toda Norteamérica. Se han encontrado cerca de medio centenar de esqueletos casi completos, por lo que se han podido estudiar muchos aspectos de su vida: su movimiento, tamaño, crecimiento, dieta…

A pesar de conocer con precisión muchas cosas sobre el Tiranosaurio rex, las películas a veces no los han representado como realmente se comportaban o se movían. Estas son algunas de las curiosidades sobre este gran animal:

1. Es el depredador terrestre más grande que ha existido

Los científicos no se ponen de acuerdo acerca de cuánto pesaría un Tiranosaurio rex adulto, aunque gracias a los huesos se puede estimar cuál era su tamaño real: los resultados son asombrantes. Este dinosaurio sería el depredador terrestre más grande que jamás ha existido en el planeta.

Contando con la cola, se calcula que medían cerca de 12 metros de largo y podían alcanzar los cuatro metros de altura solo hasta las caderas, que debido a su postura agachada podrían ser el punto más alto de su cuerpo. La boca del Tiranosaurio rex podía medir hasta un metro de largo: sus dientes alcanzaban con facilidad los 30 centímetros.

Dinosaur Valley State Park

2. Tenía más de 60 dientes

La boca del Tiranousario rex era sencilla pero completa y eficaz: tenía más de 60 dientes con funciones y formas diferentes, colocados en fila. Algunos eran lisos y afilados, preparados para cortar carne, mientras que otros tenían bordes aserrados o estaban preparados para machacar huesos.

3. Tenía mejor visión que otros dinosaurios

Gracias a la forma de su cráneo, se ha podido reconstruir e imaginar cómo veían estos dinosaurios. Los resultados son sorprendentes: es posible que tuviesen mucha mejor visión que el resto de los animales de su momento.

Como ocurre con los humanos y con las aves, el Tiranousario rex podría ver tanto lo que había delante de ellos como a los lados; no es común en animales terrestres, ya que tienen el campo de visión mucho más limitado. Este dato nos permite imaginar cómo eran sus técnicas de caza.

4. No era muy veloz

A pesar de que en las películas se representa a los Tiranosaurios rex corriendo al lado de coches en espectaculares persecuciones, estos dinosaurios no eran tan veloces. Se calcula que como máximo podrían alcanzar velocidades de 40 kilómetros por hora: es un animal demasiado pesado y grande para poder ser más veloz.

Debido a esto, los científicos suponen que era un cazador oportunista: sí perseguía a sus presas, que eran dinosaurios más lentos que él, pero no durante largas distancias. Acechaba a sus presas y esperaba a que estuviesen cerca para poder saltar sobre ellas.

5. Cada mano solo tiene 2 dedos

El Tiranosaurio rex es un animal imponente, con unas patas traseras fortísimas, una cola enorme que le sirve de contrapeso y un cuello poderoso capaz de sujetar la cabeza. Sin embargo, tiene dos pequeñas patitas delanteras, desproporcionadas en relación con el resto del cuerpo.

Aunque en conjunto parecen muy pequeñas, se estima que eran mucho más fuertes de lo que pensamos y podrían haber podido levantar pesos de hasta 200 kilogramos. Cada pata delantera tenía únicamente dos dedos, terminados en garra.

No se conoce exactamente la función de estas dos pequeñas patas ni qué utilidad podía darles el Tiranosaurio, pero se ha descartado que las emplease para cazar.

Dónde ver dinosaurios

6. No era carnívoro

El Tiranosaurio rex era omnívoro. Eran grandes depredadores y cazadores que se alimentaban de otros dinosaurios grandes, casi de su tamaño, pero estos no eran su única dieta. Los científicos están de acuerdo en que también se alimentaba de plantas.

Además, hay un debate abierto sobre si era carroñero aparte de cazador. Parece que en su hábitat no abundaba la comida, por lo que este animal oportunista tendría que aprovechar todas las fuentes de alimento que encontrase: comían pocas veces pero en grandes cantidades.

Gracias a la cantidad de fósiles descubiertos, podemos conocer mejor al Tiranosaurio rex que a otros dinosaurios. Aunque a veces el cine deforma su realidad, no se aleja mucho de cómo era este depredador, el más grande que ha existido en el planeta.