5 lugares para avistar pingüinos

No solo viven en lugares completamente gélidos como la Patagonia argentina, que seguro que te suena, sino que esta especie se desarrolla en en otros continentes en los que quizás no cabría pensar; por tradición, hemos asociado este animal a la nieve

Estas curiosas aves –que no vuelan pero son perfectas nadadoras– viven en el hemisferio sur y son conocidas por su gracioso andar y su ‘traje’ negro y blanco. En este artículo te contaremos cuáles son los mejores lugares para avistar pinguinos en diversas partes del mundo.

¿Qué lugares para avistar pinguinos existen?

Los pingüinos son uno de los pocos animales que mantienen siempre la misma pareja toda su vida –son monógamos– y suelen elegir climas fríos para desarrollarse. Si bien no vuelan, son unos expertos nadadores y bucean a gran velocidad para capturar sus presas. ¿Te gustaría verlos en acción y en su hábitat natural? Aquí te dejamos algunas opciones:

1. Punta Tombo (Argentina)

En este país sudamericano hay varias ‘pinguineras’ –como se las conoce popularmente– que se pueden visitar sin molestar a los animales mientras cuidan de los huevos, comen o construyen sus nidos. Punta Tombo se ubica al sur de la ciudad de Puerto Madryn –en la famosa Patagonia– y cuenta con una gran infraestructura para los visitantes.

Animales que viven en grupos: pingüinos

La mejor época para visitar la zona es en enero y febrero, cuando los pinguinos están criando a sus pichones antes de regresar al mar. Al parecer la presencia de los ‘intrusos’, que los miran desde unas pasarelas de madera, no afecta a estas aves. También se pueden observar otras especies como patos, cormoranes y gaviotas.

En tierras argentinas hay más lugares para avistar pingüinos: Isla pingüino (a tres kilómetros de la costa y hogar de dos especies, Magallanes y penacho amarillo); cabo dos bahías (menos infraestructura que Punta Tombo, pero más tranquilo para la observación); ría Deseado (se visita solo con excursión y se puede caminar por la playa al lado de las aves) y cabo vírgenes (es la pingüinera más austral del continente).

2. Chile

Si te has quedado encantado con el avistaje de pingüinos en Argentina, puedes viajar al país vecino y seguir disfrutando de sus costumbres y hábitos. Los dos destinos para observar a estas curiosas aves son la isla Magdalena (se llega tras dos horas de navegación por el estrecho de Magallanes) y el parque pingüino rey (en la región de Punta Arenas).

3. Phillip Island (Australia)

Nos vamos hacia otro continente y región, pero seguimos en el hemisferio sur. Phillip island se encuentra en Australia. Sí, aunque creas que en este país solo hay canguros y koalas… ¡También tienen pingüinos!

Técnicas de pesca de las aves marinas: pingüino

Se ubica cerca de Melbourne y es el hábitat natural de los pingüinos azules, los más pequeños entre todas las especies (miden unos 30 centímetros), quienes aparecen en la playa al atardecer. Son cerca de 70 000 ejemplares los que convierten a esta isla en un verdadero paraíso blanco y negro.

Están todo el día en el agua –pueden nadar hasta 100 kilómetros diarios en busca de comida– y, cuando cae el sol, regresan a sus madrigueras para alimentar a las crías y descansar.

4. Oamaru (Nueva Zelanda)

Continuamos en Oceanía, pero esta vez viajamos a Nueva Zelanda, cerca de la ciudad de Dunedín y dentro de la península de Oatago. La especie de pinguinos que habita esta región es el ‘azul’, y la colonia es bastante accesible.

Se trata de una antigua cantera que se ha convertido en el hogar de las aves en los años 90, y desde entonces se les ha provisto de casetas de madera, rampa para entrar y salir del agua, y verjas para no pasar a la carretera y ser atropellados.

Pingüinos: dónde se encuentran

5. Stony Point (Sudáfrica)

También estarás eliminando un mito en relación a Sudáfrica, donde hay más animales que los ‘cinco grandes’ que se pueden ver en un safari. Para encontrar pingüinos debes ir hasta Stony Point, a 90 kilómetros de Ciudad del Cabo (se llega luego de atravesar una carretera que bordea acantilados para el infarto), en la bahía Betty.

La colonia de pingüinos africanos se puede observar desde una pasarela de madera o, si nos animamos, desde la misma playa… ¡Hay muchísimos! Están todos muy cerca de los otros, y es que parece el metro en hora punta.

Aunque una población de 50 000 ejemplares te parezca una gran cantidad, lamentablemente es solo la cuarta parte de lo que había en el año 2000. ¿El enemigo principal? El tiburón blanco. Aunque el hombre también es una gran amenaza.

Te puede gustar