5 delfines oceánicos

Yamila · 28 abril, 2018
Cercanos a las costas, estos cetáceos son reconocidos por su carácter sociable, y es que suelen acercarse bastante a los barcos y se relacionan de manera ejemplar con el ser humano

Son más conocidos que sus pares de río, los relacionamos a la diversión y a los juegos, y son de los animales marinos más sociables. En este artículo te hablaremos sobre algunas especies de delfines oceánicos, para que aprendas más sobre ellos.

Ejemplos de delfines oceánicos

Dentro de la familia de los cetáceos, los delfines oceánicos son unos de los más conocidos. Se caracterizan por su cabeza de gran tamaño, su largo hocico y sus cortas aletas. Los delfines son carnívoros estrictos (se alimentan de peces y crustáceos), muy sociables y viven cerca de las costas. Entre ellos destacamos:

1. Delfín nariz de botella

Es el más ‘famoso’ de los delfines oceánicos, ya que muchos crecen en cautiverio y son empleados para espectáculos o nados con personas. El nariz de botella o mular –imagen que encabeza este artículo– es muy sociable e inteligente; en estado salvaje forma grupos de hasta 12 individuos y gracias a la ecolocalización consiguen alimento.

Muchas veces se acercan a los nadadores o a los barcos y siguen las estelas que dejan en el agua; pueden alcanzar una velocidad de hasta 11 km/h y deben salir a la superficie para respirar como máximo cada ocho minutos.

Prefiere los climas cálidos y templados, y es una de las especies que menos duerme del mundo: solo descansan de forma ligera.

2. Delfín pintado del Atlántico

Este cetáceo de 2,5 metros y complexión robusta habita en la corriente del Golfo, en el océano Atlántico Norte, y debe su nombre a que los ejemplares adultos presentan un cuerpo ‘manchado’ con motas más oscuras en el vientre y más claras en los flancos.

Delfín pintado del Atlántico

Se trata de un nadador rápido, acompañante de los navíos y conocido por interactuar con las personas, sobre todo en las Bahamas. Esto lamentablemente lo convierte en un blanco fácil para los arponeros y una víctima en la pesca con red, donde queda atrapado.

3. Delfín oscuro

También conocido como delfín de Fitzroy, vive en las costas del Hemisferio Sur y, como su nombre indica, es de colores oscuros –casi negros– en la parte superior y más grisácea en la inferior. De longitud mediana (unos dos metros de largo y 100 kilos de peso), tiene nariz corta y aleta dorsal prominente.

Delfín oscuro: alimentación

Se trata de uno de los delfines más abundantes de la Patagonia argentina y viaja hacia Oceanía cada año, además de hacer otros viajes un poco más ‘cortos’, en torno a los 1 500 kilómetros. Su alimentación se basa en peces como la merluza y la anchoita, a quienes caza cuando están agrupados en cardumen. El delfín oscuro puede llegar a formar familias de 200 individuos.

4. Delfín de flancos blancos

Se lo conoce también como delfín del Atlántico y es otro de los delfines océanicos más extendidos, ya que habita en las frías aguas del océano Atlántico Norte (entre Norteamérica y Europa). Es más largo que los demás de su familia, ya que alcanza los 2,8 metros y los 200 kilos cuando es adulto.

Delfín de flancos blancos

Pueden vivir unos 25 años (las hembras son un poco más longevas), la gestación dura 11 meses y una vez que nace la cría es amamantada durante un año. Se trata de un animal muy amigable, alegre, acróbata y que suele acercarse a los barcos, aunque no es tan sociable como otras especies. Se alimenta de peces como el arenque y la caballa.

5. Delfín gris

Si bien muchos de los delfines oceánicos son grises, este lleva ese nombre debido a la tonalidad más oscura con marcas alargadas, como si fuesen cicatrices. Es de tamaño grande (cerca de 3,5 metros de longitud y 350 kilos de peso), tiene una cabeza ‘globosa’ y un hocico muy corto.

Delfín gris: información

No presenta diferencias mofológicas entre los sexos, se aparea todo el año (sobre todo en primavera y otoño), la gestación dura unos 14 meses y la cría se alimenta de leche materna durante casi dos años. Luego su dieta está compuesta por calamares y peces pequeños.

Los delfines grises se agrupan en ‘vainas’ de hasta 30 individuos y forman subgrupos según el sexo o la edad. Se asocian a otros cetáceos como la orca, la marsopa o la ballena gris y suelen ser muy tímidos con las personas y embarcaciones.