5 animales patagónicos

Yamila 8 marzo, 2018
Estas especies se han adaptado a vivir en una de las zonas más frías del planeta; la Patagonia es una región que comprende territorio del sur de Argentina y Chile, y que está muy cerca de la Antártida

La Patagonia es una de las zonas más frías y ventosas del planeta, pero eso no ha impedido a ciertas especies adaptarse y sobrevivir. En este artículo te contaremos sobre los animales patogénicos, aquellos que viven en el sur de Argentina y Chile, muy cerca de la Antártida.

Cuántos animales patagónicos existen

Al contrario de lo que se cree, en la Patagonia argentina y chilena habitan muchos animales; muchos de ellos son aves, aunque también hay mamíferos terrestres y marinos. Entre la fauna local destacamos:

1. Huemul

El ciervo sur andino –foto que destacamos en este artículo– pertenece a la familia de los cérvidos y habita en la zona de la cordillera de los Andes. Solo quedan unos pocos centenares, y por ello ha sido declarado en peligro de extinción.

El huemul puede medir hasta 165 centímetros, tiene pelaje de color café o beige muy denso y grueso y una de las diferencias entre sexos es que el macho posee cornamentas bifurcadas de hasta 30 centímetros de largo. Las hembras solo dan a luz a una cría en cada embarazo.

Estos ciervos viven en grupos pequeños dentro del bosque andino patagónico, muy cerca del estrecho de Magallanes. Al ser herbívoros se alimentan de brotes de árboles, arbustos, hierbas y líquenes que encuentran entre las rocas.

2. Ballena franca austral

Es otro de los animales patagónicos más representativos y también uno de los atractivos turísticos de la región. La ballena franca austral llega a la zona –concretamente en la península de Valdés– durante la primavera para aparearse y cuidar de las crías.

Ballena patagónica

Este enorme cetáceo, que puede medir hasta 15 metros y pesar 40 toneladas, se puede diferenciar de los demás debido a las ‘callosidades’ que presenta en cualquier parte del cuerpo: una especie de huella dactilar que no se altera en ninguna etapa de su vida.

La alimentación de este gigante animal está compuesta por microorganismos llamados plancton, los cuales pueden ser devorados de un solo bocado. La ballena franco austral es conocida por su bonita cola y por los largos ‘chorros’ de agua que lanza desde la parte superior de su cabeza al salir a la superficie.

3. Puma

Se trata de uno de los animales patagónicos que también se puede encontrar en otras latitudes del continente, ya que se adapta sin problemas a diversos hábitats. Después del jaguar es el segundo felino más grande de América y el cuarto a nivel mundial (los dos primeros son el tigre y el león).

Puma de la Patagonia

A diferencia de los demás de su familia, el puma no puede rugir, sino que ronronea como un gato. Es un depredador solitario y un cazador que se basa en la técnica de la emboscada para conseguir presas: ciervos, guanacos, roedores e insectos son su alimentación básica.

Elige zonas con densa vegetación para vivir, permanece al acecho por horas y se camufla entre la hierba gracias a su pelaje marrón claro o dorado.

De cuerpo esbelto y ágil, el puma tiene patas delanteras muy poderosas con garras retráctiles y grandes colmillos para matar a sus presas de un solo golpe. Las hembras son feroces cuando de defender a sus crías se trata: las ocultan en madrigueras o cuevas y viven con ellas hasta los tres meses.

4. Pingüino de Magallanes

Si bien no pueden volar, los pingüinos también son aves, pero se han adaptado al hábitat y convertido en expertos nadadores y pueden incluso alcanzar los 45 km/hora bajo el agua. En el caso de los pingüinos de Magallanes, viven en las costas e islas patagónicas y se caracterizan por su cuerpo blanco y negro el cual le permite mimetizarse en las profundidades del océano.

Pingüino patagónico

Se alimenta de peces como el pejerrey y la sardina, así como también de crustáceos como el calamar y el krill. Anidan en colonias cerca de la costa y son monógamos: la pareja se encarga de preparar el nido y tras el apareamiento la hembra pone dos huevos que incuba con la ayuda del macho durante 40 días.

5. Ñandú

El choique o ñandú es otro de los animales patagónicos más representativos y también un ave que no vuela, endémica de esta región árida y fría de Sudamérica. Vive en grupos pequeños de un macho y varias hembras, solo el ‘padre’ se encarga de encubar a todos los huevos que ha tenido con diferentes madres. Apenas nacen, los polluelos le siguen a todos lados.

Ñandú patagónico

Se trata de un animal de plumas grises y blancas de hasta un metro de altura y 28 kilos de peso. Su cabeza es pequeña, pero tanto su cuello como sus patas son largos; estas últimas le permiten alcanzar velocidades muy altas… ¡60 km/hora!

Te puede gustar