5 curiosidades de la jirafa

Eugenio Fernández · 30 abril, 2018
Cerca de los seis metros de estatura, su cuerpo presenta características que van de la mano, tales como una larga lengua de casi medio metro

La jirafa (Giraffa camelopardalis) es un animal artiodáctilo perteneciente a los mamíferos, que solo puede ser encontrado en el continente africano. Es un animal emblemático para muchos y conocido en todo el planeta, pero sobre él hay muchas curiosidades además de su extremada altura.

Curiosamente, su nombre científico proviene de los romanos, y es que Julio César quedó prendado de este bello animal y trajo uno consigo a Europa. Los romanos bautizaron a este animal como camelopardalis, que en latín quiere decir ‘camello leopardo’, pues a los romanos les recordaba a un posible cruce entre ambas especies.

En realidad, su nombre común viene, sin embargo, del árabe, y significa alta, en referencia a la altura de una jirafa: roza los seis metros de alto, lo que convierte a la jirafa en el animal más alto de la tierra.

Curiosidades de la jirafa: un parto complicado

La gestación y nacimiento de una jirafa deben hacer frente a los extremos físicos de este animal: la gestación de las jirafas es extremadamente larga, y puede llegar a durar hasta 15 meses. 

Dada la altura de la jirafa, sorprende averiguar que el parto es de pie: cuando una jirafa nace, cae desde 1,5 metros de altura, y al poco rato ya está de pie, al igual que muchos otros animales herbívoros.

Curiosidades de la jirafa: el secreto tras su largo cuello

Otra de las curiosidades de la jirafa es la siguiente: sorprende saber que una jirafa tiene las mismas vértebras cervicales que un ser humano; todos los mamíferos, salvo los perezosos y los manatíes, rompen esta norma. En el caso de la jirafa, para poder cubrir la elevada longitud de su cuerpo cuenta con siete vértebras muy alargadas.

Animales vivíparos: jirafa

Sin embargo, esta elevada longitud de cuello y vértebras tiene un alto coste: al poseer las mismas vértebras que una persona en un cuello extremadamente largo, este es poco flexible. Al tener un cuello que apenas se puede flexionar, la jirafa debe estirar sus patas para poder llevar su cabeza a los estanques y beber agua.

Estas alargadas vértebras permiten a la jirafa llegar a árboles muy altos, donde puede consumir las hojas de la acacia, una planta que pocos animales más comen. Para ello cuenta con una lengua particular: púrpura para evitar las quemaduras solares, dura y prensil para poder hacer frente a los pinchos de la acacia, y de medio metro de longitud.

Curiosidades de la jirafa: su piel

De entre las curiosidades de la jirafa también destaca su pelaje: su piel es particularmente dura y gruesa, lo que también la protege de ciertas plantas espinosas. Cuenta además con un patrón que ayuda a este enorme animal en el camuflaje.

Por si fuera poco, la piel de una jirafa desprende un olor muy fuerte formado por diversos elementos químicos, los cuales se cree que actúan como repelente de mosquitos, y que podrían tener cierta función sexual.

 Jirafa

Curiosidades de la jirafa: su aparato circulatorio

De entre todas las curiosidades de la jirafa, la anatomía de este animal esconde muchos secretos: el corazón y la cabeza están separados por varios metros, por lo que es muy complicado tener un sistema circulatorio eficaz que luche contra las leyes de la gravedad. 

Para luchar contra la gravedad, la jirafa cuenta con aponeurosis reforzadas en las piernas para aumentar la presión sobre la irrigación de estas extremidades. Por otro lado, cuenta con una red de vasos sanguíneos que se contraen cuando la jirafa estira el cuello para beber, lo que reduce la capacidad de perfusión sanguínea para que no se acumule la sangre.

Para cumplir con las necesidades físicas de este sistema circulatorio, la jirafa cuenta con un motor particular: el corazón de este animal pesa 10 kilos y sus paredes son aún más gruesas de lo que cabría esperar, como si las paredes de los ventrículos estuvieran hipertrofiadas, lo que le permite aumentar su potencia de bombeo.

Los osiconos, los extraños cuernos de la jirafa

De entre las curiosidades de la jirafa a nivel anatómico, también podemos destacar la presencia de cuernos romos, cortos y cubiertos de piel, conocidos como osiconos. Pueden tener dos o incluso cuatro de estos cuernos, que en realidad son protuberancias óseas del cráneo.

Los osiconos están presentes en muchas especies extintas y en los machos de okapi. La principal diferencia con los cuernos es que los osiconos están cubiertos de piel y pelo, y que son enteramente de hueso, a diferencia de los cuernos de la vaca, formados por queratinaDado que tienen vascularización sanguínea, se cree que poseen una función termorreguladora.