4 especies de lechuzas

Yamila 24 febrero, 2018
Son aves rapaces territoriales con un carácter solitario, salvo en la época de apareamiento; habitan en bosques y montañas

Dentro de la familia de los búhos existen diferentes especies de lechuzas, de tamaño más pequeño, pero similares en aspecto y hábitos. En este artículo te contaremos sobre algunas de estas bonitas aves que habitan en entornos montañosos.

Cuántas especies de lechuzas existen

Las lechuzas son aves que se encuentran en bosques y montañas, y para comunicarse entre sí realizan una especie de chirrido. Son solitarias casi todo el año –excepto cuando buscan pareja– y los machos suelen ser bastante territoriales.

Una curiosidad sobre estos animales es que aprovechan la lluvia para bañarse… ¡También les gusta zambullirse en fuentes o piscinas! Algunas de las especies de lechuzas que encontramos en el ámbito natural son:

1. Cárabo norteamericano

Su nombre científico es Strix varia –foto que abre este artículo– y llega a medir 60 centímetros (125 con las alas desplegadas) y pesar un kilo. Las hembras son más grandes que los machos.

En cuanto a sus características físicas, el cárabo norteamericano presenta cara pálida con círculos oscuros alrededor de los ojos marrones –única lechuza con este tono– y pico amarillo. El pelaje es gris y marrón con marcas claras y ‘barras’ horizontales oscuras en el pecho. Tanto las patas como las garras están cubiertas de plumas.

Habita en Estados Unidos, Canadá y México, concretamente en los densos bosques. Se trata de un depredador oportunista que se alimenta de ratas, conejos, murciélagos, topos, comadrejas o visones.

2. Lechuza común

También conocida como lechuza blanca o de los campanarios, es una de las aves con mayor distribución en todo el mundo. Mide unos 35 centímetros –95 de envergadura– y pesa aproximadamente 350 gramos.

Lechuza común: características

Una de sus principales características es la forma de ‘corazón’ blanco de su rostro. El vientre también es claro, sus alas son cortas y de color marrón claro, y las garras están cubiertas de plumas grisáceas.

Prefiere anidar en zonas urbanas y desarrolladas por el hombre como campanarios, graneros o casas abandonadas. No fabrica los nidos, sino que aprovecha el refugio que encuentra a su alrededor.

La hembra pone entre cuatro y siete huevos y los incuba 30 días, mientras el macho busca alimento: principalmente roedores, pequeños pájaros e insectos.

3. Lechuza mora

Vive principalmente en África subsahariana, sobre todo al norte de Marruecos –de ahí el mote de ‘mora’– y en los montes de Madagascar. Prefiere cazar en campos abiertos y de día –se alimenta de insectos y roedores– y a menudo se la ve posada sobre postes bajos o en el suelo.

Lechuza mora

Cuando anida, también lo hace en el suelo: elige humedales despejados para poner sus cuatro huevos bien escondidos entre la vegetación.

En relación a sus características físicas, la lechuza mora mide unos 37 centímetros –99 centímetros de envergadura– y su plumaje es pardo en la parte superior y claro en la inferior. Sus ojos son amarillos con iris negro, y sus largas alas le permiten planear sigilosamente cuando está cazando.

4. Lechuza campestre

Se trata de una de las aves rapaces nocturnas que también realiza actividades diurnas. Para vivir prefiere áreas abiertas, cultivos, brezales y marjales costeros; siempre que haya presas disponibles, allí estará.

Lechuza campestre

Los ojos son amarillos con bordes negros, el vientre es blanco con pocas rayas oscuras y las alas tienen una franja color claro que finaliza en punta negra.  Migra durante el invierno hacia áreas más templadas y caza volando lentamente sobre el suelo. Su alimentación está basada en roedores y pájaros pequeños.

Para hacer el nido, la hembra elige herbazales o marismas; pone entre cuatro y ocho huevos al año y los incuba poco más de un mes. A las cuatro semanas de nacidos los polluelos, ya pueden salir del nido,  y siete días más tarde ya saben volar.

Te puede gustar