Una piscina en casa y tus mascotas

Francisco María García · 21 junio, 2018
Para disfrutar de la diversión refrescante en verano, hay que tener presente una serie de medidas de seguridad y de higiene

Una piscina en casa y tus mascotas puede ser el espacio para una gran diversión; sin embargo, también es necesario tomar las medidas necesarias para evitar accidentes donde las mascotas, niños y adultos mayores puedan salir seriamente lastimados.

Piscina en casa y tus mascotas: peligros

La existencia entre una piscina en casa y tus mascotas es una combinación de diversión, pero también de riesgos. Con el calor del verano, no solo a las personas les gusta zambullirse en el agua, sino que a las mascotas también. Hay que tener mucho cuidado, sobre todo si el animal está solo en el área de la piscina.

En la práctica, uno de los mayores peligros que las mascotas pueden tener es caer a la piscina. En buena parte de los casos, si no son rescatados a tiempo terminan ahogándose, de ahí la importancia de tomar todas las medidas necesarias y evitar que este tipo de lamentables accidentes ocurran.

Piscina y mascotas: medidas para evitar accidentes

Dispositivos de seguridad

Los dispositivos de seguridad son unos de los aspectos más importantes para mantener un cerco de seguridad alrededor de las piscinas. En este sentido, existen una gran variedad de vallas, cercas e incluso sistemas automáticos para garantizar la seguridad del recinto.

Estos cercos o dispositivos automáticos de seguridad son primordiales para mantener alejados a las mascotas, niños y adultos mayores de los peligros de la piscina sin supervisión. Es importante que estos dispositivos sean instalados por los expertos, para así garantizar su durabilidad.

Riesgos acuáticos y de higiene

Además de los accidentes más comunes, también se deben tener en cuenta diferentes riesgos acuáticos que están estrechamente relacionados con la adecuada higiene de la piscina. Para un baño seguro es primordial que el agua de la piscina esté bien tratada, entre otras cosas porque el perro tragará agua.

Perro bañándose

El pH del agua constituye uno de los elementos claves para mantener la higiene de la piscina; debe mantenerse limpia y clara, y el pH debe oscilar entre 7.2 y 7.6. Además, se debe estar muy atento sobre la circulación del agua, la limpieza y agregar los químicos necesarios para mantener la piscina en óptimas condiciones.

Kit de primeros auxilios

Es recomendable tener un kit básico de primeros auxilios. En el caso de poseer piscinas, además, es necesario tener flotadores y salvavidas a mano. Adicionalmente, siempre será necesario tener un teléfono fijo o móvil para llamar a emergencias, así como también anotar los números de emergencia en un lugar visible del área de la piscina.

Control de las salidas a la piscina

El establecimiento de un control en el área de la piscina también constituye otra de las medidas primordiales para mantener segura a toda la familia, incluidas las mascotas.

Vigilancia activa

La vigilancia activa también debe formar parte de las medidas a tomar en cuenta para evitar accidentes. En este sentido, cuando la familia, amigos y mascotas se encuentren en el área de la piscina, es recomendable designar al menos a un adulto responsable y que sepa nadar para cumplir con esta importante función.

Piscina para perros

En ocasiones pensamos que los animales, especialmente los perros, saben nadar por instinto. Pero esto muchas veces no es así, por lo que es recomendable estar muy atentos cuando se lleven a las piscinas, los lagos o el mar. También es importante no forzarlos a entrar al agua si así no lo quieren, ya que esa experiencia puede traumatizarlos.

Diversión al máximo

Las mascotas suelen disfrutar mucho de la diversión que trae consigo el verano. En este sentido, existen diferentes lugares en España y en el resto del mundo que funcionan como parques acuáticos, especialmente diseñados y destinados para perros y otras mascotas.

Por ejemplo, en Madrid se encuentra el parque Rodriguez Sahagún, que cuenta con piscinas para perros, mientras que en Cataluña está el Aqua Park Canino Can Jané,que posee numerosas piscinas pensadas para las diferentes razas y tamaños de los perros.

También en Madrid se inauguró la primera piscina exclusivamente para perros. Es decir, los dueños no pueden bañarse allí; se llama Campus Perruno y tiene una profundidad que oscila entre los 80 y 90 centímetros.

Definitivamente, tener una piscina en casa y tus mascotas es sinónimo de mucha diversión. Tomando algunas medidas de seguridad, esa diversión estará garantizada durante todo el verano.