¿Cómo quitar el miedo al agua en perros?

Virginia Duque Mirón · 11 diciembre, 2017

Aunque los perros tienen fama de que les gusta el agua, esto no sucede con todos, pues son muchos que la teme. ¿Es tu perro uno de ellos? Si es así, seguro que te preguntas si es posible quitar el miedo al agua en perros? La respuesta es sí, y te decimos cómo. Quédate con nosotros y toma buena nota de estos consejos.

¿Se puede quitar el miedo al agua en perros?

Para evitar que nuestro perro tenga miedo al agua, debemos seguir una serie de pasos :

No todos los perros nadan

Eso de que los perros saben nadar desde que nacen o por instinto no es del todo cierto, y es que hay perros, o mejor dicho, razas de perros, que son más ‘torpes’ en el agua. Por ejemplo, el pug, el bulldog francés, el galgo… Aunque sí es cierto que hay otros muy diestros como el labrador o el terranova, sin contar otros llamados perros de agua, claro.

Cara de un perro terranova

Ayúdale a ver el agua como su amiga

Es normal que ante lo desconocido tu perro pueda tener miedo del agua, así que lo mejor para tener un primer contacto es que tú entres al agua con él. Se sentirá más seguro y protegido, y se le hará más fácil perder el miedo; quizá la próxima vez que vea el agua se lance solo.

Este proceso será mucho más efectivo si lo haces cuando el animal es un cachorro, ya que es la edad idónea para el entrenamiento y el aprendizaje. Cogerlo en brazos, y quizá mojarlo un poco mientras te adentras paulatinamente con él en el agua para luego soltarlo despacio, será la mejor forma de enseñarle que el agua no es un enemigo.

Ponle un chaleco

Aunque los perros aprenden rápidamente no es bueno ni forzar ni dejar al animal sin protección. Si decides entrar con él en el agua, hazlo de forma tranquila para que no se ponga nervioso. Si te ve nervioso a ti, se lo transmitirás y el rechazo hacia el agua será un hecho.

Para hacer que esté más tranquilo –y tú también– ponle un chaleco de flotación. Al ver que flota estando solo se sentirá seguro y cómodo, y tú podrás estar calmado también sabiendo que nada le va a pasar.

Refuerzo positivo

Ya verás como una vez que le pongas el chaleco y lo metas en el agua moverá las patas de forma instintiva. Elógialo y dale mimos diciéndole lo bien que lo ha hecho; sácalo del agua y dale un premio como una golosina o cualquier otra cosa que le guste.

Sigue intentándolo varias veces y premia a tu animal siempre que hago el intento de nadar. Una vez que no le cueste tanto entrar en el agua no le pongas el chaleco, pero sujétalo por la barriga. Después. suéltalo de vez en cuando para ver cómo reacciona y, cuando veas que tiene interés en aprender, prémialo de nuevo. Así, el animal asociará el agua con algo positivo.

Perro con una pelota en la piscina

Usa juguetes

Quizá tu perro ya se vaya acostumbrando, pero aún le da miedo entrar solo al agua. Bien, para solucionarlo usa juguetes que floten y que a él le gusten, lánzalos y deja que él solito vaya a buscarlos. Es posible que al primer intento le cueste, pero seguro que no tardará en ir tras ellos; si solo ladra mirando el juguete, pero no hace el intento de ir por él, es seguro que necesitará más sesiones de confianza a tu lado. Ten paciencia y lo lograrás.

No olvides que un miedo se puede convertir en una fobia. Por tanto, no fuerces al animal, trata de enseñarle siempre usando el refuerzo positivo y con paciencia, cariño, perseverancia y amor.

Fuente de la imagen principal: Matt Deavenport