Instintos de tu perro que debe satisfacer en el hogar

Virginia Duque 19 octubre, 2016

Hace muchos años que los perros son adoptados como mascotas. Pero aun así, ellos tienen instintos por naturaleza que deben satisfacer. Por muy bien que se hayan adaptado a nuestro hogar, hay cosas que sienten que no pueden dejar de hacer. Es su naturaleza canina quien se lo exige.

Hay algunos de sus instintos que pueden ocasionar problemas en la convivencia, como por ejemplo esconder cosas o escarbar la tierra del jardín. Sin embargo, estos no se deben frenar, pues forman parte no solo de su instinto, sino de lo que tu animal es en su carácter y personalidad.

Instintos naturales que satisfacer en el hogar

Relacionarse con otros perros y personas

perros parque

Los perros son animales de manada, es decir, están acostumbrados a estar con alguien y a relacionarse. De ahí su rapidez y eficacia para ser mascotas. Un perro no puede vivir en una terraza o en un jardín sin entrar en casa y sin que nadie salga a jugar y pasar tiempo con él.

De hecho, se han escuchado historias de perros que se vuelven locos precisamente por vivir en esas circunstancias. Por ello, antes de adoptar un can, hay que tener presente que este necesita relacionarse. Así que si no estamos dispuestos a que viva con nosotros en la misma casa, es mejor desistir de la idea de tener una mascota.

Otra necesidad es la de relacionarse con otros perros. Entendemos tu miedo cuando sales a la calle por si otros peludos se acercan, por si acaso quieren hacerle daño, pero tu mascota lo necesita. Permítele que huela a otros caninos, que juegue con ellos e incluso que discuta. No le pasará nada, sino todo lo contrario.

Comer, beber y dormir

Estos son instintos básicos que hasta los humanos tenemos. Los perros antes de ser domesticados, consumían su tiempo y energía en buscar alimento y comida. Por tanto, un can que tiene satisfechas estas necesidades básicas tiene cubiertos gran parte de sus instintos.

Rastreo

El olfato es una parte muy importante en el perro. La usa para sentir, transmitir y percibir información del mundo que lo rodea. Por ello su nariz tiene más de 250 millones de  células sensoriales, a diferencia de las personas, que solo contamos con diez millones.

Por tanto, no intentes tratar a tu perro como si fuera un niño cuando salís a pasear. Déjale que huela lo que desee, pues es su modo de encontrar su lugar en el mundo. Si están en casa, el lugar donde ya conocen todo, puedes motivarlo a usar ese instinto escondiendo sus juguetes y permitiendo que los busque.

Jugar

Mantenerse activo es vital para un perro, y hacerlo a través del juego es la manera más sencilla. Quizá cuando él quiere jugar no sea el momento en que a ti más te apetece, pero debes colaborar en que lo haga, pues esto activa su cerebro. Recuerda, mens sana, corpore sano.

Roer huesos y juguetes es una manera natural en la que lo hacen. No regañes a tu perro si muerde sus juguetes, ¿acaso no se los compraste para eso?

Ladridos

beagle ladrando

Los perros no tienen la capacidad de comunicarse a través del habla, necesitan los ladridos para hacerlo. Por ello ladra cuando llegas a casa, cuando oye ruidos extraños como un buen guardián, o cuando hay algo que quiere y parece que tú no lo estás entendiendo. No prives a tu animal de que ladre. Permite que se comunique.

En este instinto de la comunicación también entra un poco el instinto olfativo. Hay algunas prácticas de los canes que bajo el punto de vista humano pueden parecer repugnantes como oler el pipí de otros perros o el culito de su congéneres. Sin embargo, esto es de lo más normal en ellos, pues así se comunican y se entiendes. ¿Quienes somos nosotros para impedirlo?

Te puede gustar