¿Hay piscinas para perros?

Francisco María García 1 agosto, 2017

El verano es una época de calor excesivo. De la misma forma que nosotros sufrimos de calor, los canes también. Por esa razón, es necesario buscar lugares donde puedan refrescarse, y crear buenos momentos para recordar.  Las piscinas para perros son una buena opción.

No hay demasiados lugares que acepten perros para el baño. Lo normal es que su entrada está prohibida en las piscinas y balnearios, por cuestiones de salubridad. También ocurre lo mismo en las playas.

En España, hay playas donde se admite la presencia de los canes. No obstante, hasta hace algunos años, no existían piscinas para perros, donde estos y sus dueños pudieran refrescarse un poco y compartir hermosos momentos para rememorar.

Descubre algunas de estas piscinas para perros, en España

Piscinas para perros en España

Campus perruno

Este campus fue el primero en abrir, como piscina y balneario para perros, en la ciudad de Madrid. Su piscina esta ideada, con un borde parecido a la playa, para que el can pueda entrar cómodamente. La inmersión del animal se produce sin un cambio brusco, que le pueda producir estrés.

De la misma forma, se ofrecen planes recreativos y medicinales, en los que el can puede ejercitarse, o hacer terapia. Además, cuenta con su propio parque de Agility. Se programan actividades especiales para perros corredores, o concursos de velocidad y obstáculos, para ayudar a que tengan un entrenamiento más recreativo.

La profundidad de las piscinas oscila entre 80 a 90 cm. También hay espacios especiales para los propietarios de los canes, para que las personas compartan, haciendo barbacoas o reuniones. Se trata de que humanos y perros puedan socializar y disfrutar de la temporada.

Otra ventaja de este centro de Madrid es que tienen un programa especial para las personas que aman a los perros, pero no pueden tener uno. Durante este programa, se les presta un can del recinto, para que puedan pasar el día en el campus, con él.

Agua Park Canine Can Jané

Este parque de Cataluña, está ubicado dentro del Resort Canino de Jan Jané. Cuenta con más de 6 hectáreas, y ofrece varias piscinas para perros, de hasta 60 cm de profundidad, por 1000m2 de longitud. Además, está autorizado como núcleo zoológico de la Generalidad de Cataluña. También cuenta con distintas actividades recreacionales durante el día.

Una de las cosas más interesantes que ofrece este lugar son los horarios, en los que se suelen reunir los dueños y sus mascotas, para compartir y socializar. Además, el lugar posee un centro de rehabilitación, escuela de Agility y de adiestramiento. Aunque está abierto todos los días, suelen modificar los horarios; lo mejor es consultar la información antes de ir.

Piscinas naturales

En España hay piscinas naturales donde se han habilitado zonas de baños seguras, para que los perros puedan disfrutar del lugar. Estas piscinas tienen como fuente natural de suministro de agua los ríos cercanos. Algunas de ellas son Navaluega en Ávila y Las Presillas en Madrid. Ambas poseen vistas hermosas, y ambientes ideales para jugar con el perro, o hacer un pícnic.

 Piscinas para perros caseras

Si no resulta fácil acercarse a un recinto donde haya piscinas para perros, lo mejor es tener piscina propia. Se pueden conseguir fácilmente y suelen ser desarmables, para poder guardarlas fácilmente una vez acabado el verano.

Antes de adquirir una piscina para perros, hay que considerar el tamaño y raza del can. De entrada, no a todos les gusta el agua. Por esta razón, es recomendable consultar con el veterinario, quien nos dará especificaciones para poder tener una elección acertada. Los tamaños más comunes que puedes encontrar, son: 80×20 cm, 120×30 cm, o 160×30 cm.

Precauciones al utilizar una piscina para perros

  • Hay que estar pendiente del perro. Para algunos es natural nadar, pero a otros canes les cuesta más aprender y puede peligrar incluso su vida. Lo mismo ocurre en la playa.
  • Aunque en los centros especializados suelen tener agua, es importante que esta no le falte al perro, ya que está en constante actividad física.
  • Igual que los humanos, los perros pueden entrar en shock, si entran con los músculos calientes a un agua muy fría. Es importante que el agua esté a temperatura ambiente.
  • Las piscinas para perros pueden llegar a ser resbaladizas. Lo recomendable es un piso anti resbalante. De esta forma, evitaremos caídas o situaciones que pueden hacer que nuestra mascota se haga daño.
  • En las piscinas para perros, hay muchos animales. Aunque se supone que todos son amigables, siempre es bueno asegurarse de que no hay agresiones.
Te puede gustar