¿Tu perro tiene miedo a los coches?

Virginia Duque Mirón · 18 junio, 2018
Para solucionarlo hay que tomar medidas que le transmitan calma, no forzarlo, exponerle poco a poco y llevarle en buenas condiciones dentro del habitáculo

Hay muchos perros que tienen miedo a los coches, bien sea para viajar en ellos o simplemente al escuchar su sonido recorriendo las calles. Este comportamiento suele ir asociado a un trauma de estrés postraumático, pero no siempre debe ser así y tiene solución. Si tu perro tiene miedo a los coches, sigue estos consejos para ayudarle.

Pasos a seguir si tu perro tiene miedo a los coches

Mantén la calma

Si ya conoces el problema de tu perro con los coches, y te pones nervioso pensando en su reacción cada vez que pasa uno, esto solo alentará los nervios de tu mascota y empeorará las cosa. Lo mejor es que le hables con una voz suave a la vez que caminas de manera calmada. Sonríe y muéstrate tranquilo y seguro. Esto se transmitirá a tu perro.

No le acaricies

Si se pone ansioso, no le acaricies. Las caricias son premios y así es cómo él las ve. Si lo haces, sentirá que está haciendo bien las cosas y que su comportamiento es normal, y volverá a sentirse de la misma manera cada vez que se presente la ocasión.

No lo regañes

El miedo es un sentimiento que nadie puede evitar; tu mascota tampoco. Si lo regañas o lo castigas, se sentirá peor y su miedo se hará mayor. Es más, es posible que te relacione a ti como una mala experiencia al igual que el sonido de los coches y se muestre ansiosos y nervioso cuando está contigo. Debe verte como un refugio, no como una amenaza.

No lo fuerces

Dicen que lo mejor para superar los miedos es afrontarlos. Esto no funciona en todas las personas y tampoco lo hace con los animales. No creas que ayudas a tu perro si lo fuerzas a que se enfrente a su miedo. Esto solo lo hará más grande.

Perro con miedo a subir al coche

Intenta que se acostumbre

Si vives en la ciudad, es muy posible que por tu calle pasen coches todo el tiempo. Comienza a acostumbrar a tu perro a sus sonidos abriendo ventanas. No lo hagas con todas a la vez, intenta mantenerla una semana una abierta, luego súmale otra y así hasta que poco a poco queden todas abiertas.

Durante este proceso tendrás que ir observando las reacciones de tu can, para que en realidad se acostumbre y no intensifique su miedo. Si vas a abrir una nueva ventana y no lo ves preparado, posponlo.

Llévalo donde hay coches

Eso sí, a distancia. Ve hacia un parque o una calle que estén cerca de calles transitadas de modo que se puedan ver y oír los coches a lo lejos. No dejes que esté mucho tiempo si lo notas ansioso. Medio minuto dos o tres veces por semana será una terapia excelente.

Conforme veas que su miedo se aplaca, puedes ir aumentando el tiempo de exposición.

Da una orden

Intenta que obedezca o incluso que aprenda una orden cerca del tráfico. Si consigues que se concentre en ti, se olvidará de que hay coches a su alrededor y esto podría ayudarle a superar el miedo.

Si tiene miedo a viajar en coche…

Si el miedo de tu perro es a viajar en coche asegúrate de que su arnés es cómodo, de que esté bien atado, pero que no le apriete. Si lo llevas en transportín, este debe ser adecuado a su tamaño.

Arnes cinturón seguridad vial perros

Abre las ventanas para que no se maree y que el habitáculo esté aireado y fresco. No pongas ambientador en el coche, pues sus olores fuertes podrían marearlo y hacer peor su estancia.

Si tiene miedo y está ansioso no lo fuerces a subir en el coche, más bien intenta calmarlo primero y haz entrenamientos con el coche parado para que entre y salga a cambio de una golosina. Así conseguirás que relacione el coche con algo positivo.

Tranquilo, cualquier miedo o trauma que tu mascota pueda presentar podrá ser desarraigado si consigues entender las señales de tu mascota y le muestras cariño. Todo necesita esfuerzo, pero la recompensa merecerá la pena.