¿Cómo tratar el estrés en tu perro?

Paco María García 23 mayo, 2018
Los canes pueden presentar un exceso de nerviosismo miedo por diversas razones que hay que conocer antes de seguir cualquier procedimiento; en cualquier caso, la paciencia del dueño será vital a la hora de remediar esta circunstancia

Es posible que los perros sufran de estrés al igual que los humanos, pero en muchos casos se confunde con nervios o hiperactividad. Es importante diferenciar el estrés en tu perro de otras cuestiones que puedan estar afectando su salud. ¿Cómo detectar y tratar el estrés canino?

Cómo detectar las señales de estrés en tu perro

Cuando en el hogar se está pasando por una situación estresante, es probable que se transmita ese mismo estrés en tu perro. Los canes son sumamente empáticos, por lo que perciben el estado de ánimo de sus dueños y tienden a adoptar los mismos sentimientos de nervios, tristeza, euforia, etc.

  • Una alteración de la rutina a la que el animal está acostumbrado puede disparar el estrés en tu perro. La llegada de una nueva mascota, una mudanza, un viaje, el fallecimiento de uno de sus dueños, poco ejercicio y juegos, o la soledad, son las causas más comunes.
  • El perro estresado presenta síntomas que alertan a los dueños sobre su estado. El can se muestra nervioso, se sobresalta y asusta con facilidad ante movimientos o ruidos fuertes y ladra sin parar. Puede adoptar conductas obsesivas como el lamido en exceso.
  • Un perro sano pasa alrededor de 16 horas durmiendo. Si, por el contrario, se ve al perro con dificultades para relajarse, dormir o se muestra inquieto, es otra señal de que está padeciendo estrés.
Horas de sueño de un perro

Conductas extrañas y agresivas

  • El estrés en tu perro puede ser el origen de conductas agresivas hacia las personas u otros animales. Dependiendo de la personalidad del can, puede mostrarse temeroso y más tímido de lo usual.
  • Una de las conductas más frecuentes en canes estresados es que comienzan a hacer sus necesidades dentro del hogar o en lugares extraños, cuando están acostumbrados a hacerlo fuera. Esto se debe a que el estrés dispara una dosis extra de adrenalina al torrente sanguíneo.
  • Para liberar ese exceso de adrenalina, el perro puede recurrir a la monta de otros perros sin importar el sexo, otros objetos o las piernas de las personas. No lo hace por deseo de aparearse, sino como forma de liberar tensiones.
  • La apatía, indiferencia y anorexia, también son signos de que el estrés en tu perro es muy alto y puede acarrear riesgos para su salud. En estos supuestos es precisa la atención médica urgente.
Agresividad en los perros

Cómo tratar el estrés canino

Si el perro presenta uno o varios signos y síntomas anteriores, el dueño tendrá que tomar alguna de las siguientes medidas para aliviar de estrés de la mascota, lo que le aportará tranquilidad y bienestar. Por supuesto, se recomienda acudir al veterinario, quien indicará otros tratamientos específicos.

  • Si el estrés en tu perro fue provocado por la llegada de una nueva mascota, hay que evitar excluirlo del entorno habitual. Tampoco es positivo dejar que el nuevo integrante comparta los juguetes, platos, bebederos, cama, etc. Cada uno debe tener sus propias pertenencias.
  • Es positivo incluir dentro de los paseos lo que se llama ‘paseo olfativo. Es decir, dejar que el perro guíe al dueño y no al contrario. De esa forma, el can estimula su sentido más desarrollado, el olfato, mientras explora el terreno libremente.
  • Para que se relaje, libere la tensión, el temor, y logre dormir lo necesario, se puede envolver al perro en una manta. A esta práctica se la denomina ‘presión mantenida’, y es utilizada por adiestradores caninos.

Juegos y remedios naturales

  • Hay que elegir juegos que estimulen la actividad mental del perro, como esconder un objeto y que lo traiga al dueño. Otra cuestión a tener en cuenta es que se suele pensar que hacer jugar al perro hasta agotarlo lo ayudará a eliminar el estrés. En realidad, lo excita y exacerba su nerviosismo todavía más.
  • Para complementar las medidas anteriores, existen remedios caseros conocidos por sus propiedades relajantes, como la manzanilla, el tilo y la hierba de San Juan. Estas bebidas pueden administrarse junto con las comidas o directamente en la boca del animal.
  • La aromaterapia, las flores de Bach y otros preparados homeopáticos naturales no causan dependencia ni tienen contraindicaciones. Se las aplica en forma de gotas en los collares, mantas o en la propia cabeza del can.

Lo más importante a la hora de tratar el estrés en tu perro es tratarlo con paciencia y cariño. Hay que evitar los gritos y las agresiones físicas, así como la exclusión y el abandono; el perro percibe el interés de su dueño y lo agradece aplacando sus nervios y mostrándose alegre y afectuoso.

Te puede gustar