Terapia floral para tu perro

Francisco María García · 11 mayo, 2018
Se trata de un tratamiento natural sin contraindicaciones, y es que no produce efectos secundarios; puede servir para equilibrar al can cuando su estado de ánimo es negativo

Al igual que los humanos, los perros también sienten tristeza, depresión, miedo y estrés. Y el estado de ánimo determina su conducta. Para ayudarlos a equilibrarse y alcanzar un bienestar emocional, actualmente se está utilizando la terapia floral.

El tratamiento con base en esencia de flores, conocido como flores de Bach, es una manera natural y efectiva para combatir sentimientos negativos y estar en armonía.

En los perros esta terapia floral tiene el mismo éxito que en los humanos. Incluso más, porque ellos no tienen prejuicios, ni racionalizan el tratamiento. ¿Qué es la terapia floral?, ¿cuáles son beneficios de esta terapia en los perros?

¿Qué es la terapia floral?

Este tipo de terapia está basada en la administración de una infusión de esencias de 38 flores naturales que fueron diluidas en diferentes líquidos, para conseguir su durabilidad.

La terapia floral no tiene contraindicaciones al tratarse de un tratamiento suave, que no causa ningún mal al animal. Por el contrario, los beneficios sobre el perro se hacen evidentes enseguida.

Beneficios de la terapia floral para perros

Los perros manifiestan sus sentimientos a través de su conducta. Quizá ante un cambio brusco en sus rutinas el perro se muestre agresivo, decaído, huraño…

Tratamiento floral para perros.

Si se notan estos cambios en su personalidad, en primer lugar, se debe acudir al médico veterinario, para que descarte cualquier causa física que pueda estar afectando a la mascota.

Una vez diagnosticado, el mismo profesional indicará cómo comenzar con la terapia floral de acuerdo a lo que el perro necesite; también puede derivarlo a un especialista en terapias alternativas para mascotas.

A veces, también es preciso incluir en el tratamiento algunas sesiones de modificación de conducta, cuando el perro se muestra agresivo y desobediente a las órdenes del dueño.

Comportamientos que se pueden tratar

La terapia floral es útil para modificar y equilibrar las siguientes conductas y emociones de los perros:

  • Miedo: cuando el perro ha tenido situaciones de abandono, lo maltrataron o estuvo encerrado, suele manifestar miedo al contacto humano.
  • Estrés: se manifiesta a través de conductas obsesivas y repetitivas después de un cambio brusco, o como respuesta al estado de ánimo del dueño.
  • Desobediencia: muchas veces los perros manifiestan su nerviosismo mediante la desobediencia a sus dueños; es una manera de canalizar el exceso de energía.
  • Agresividad: un perro es agresivo debido a varios factores, entre ellos estados de ánimo negativos que desestabilizan su conducta como violencia, aislamiento o descuido. Con esta agresividad, suele ser extremadamente dominante, con problemas de convivencia con otras mascotas o niños.
  • Depresión y tristeza: debido a una pérdida o sin motivo aparente, un perro manifiesta una conducta autodestructiva o se limpia exageradamente el pelaje. Quizás esté muy pegado a su dueño, sufra cada vez que se queda solo o se manifieste apático y sin apetito.
  • Traumas: después de una operación quirúrgica, una enfermedad, accidente separación o cualquier circunstancia traumática, el perro se muestra inseguro, temeroso o desorientado.

En general, estas son las conductas más frecuentes; cada perro es diferente y puede demostrar que sufre una modificación en su estado de ánimo normal de distinta manera.

No obstante,  siempre se notarán cambios negativos en su conducta habitual. Ello será una señal de alarma que tiene que motivar al dueño a pedir una consulta con el veterinario.

Flores y perros

Cómo administrar la terapia floral al perro

En primer lugar, el especialista realizará un diagnóstico basándose en la conducta del perro para determinar qué emociones lo llevan a actuar así y cuál es la razón.

El dueño es entrevistado de forma exhaustiva para descartar situaciones traumáticas para el perro, pero que son consideradas ‘normales’; es el caso de una mudanza, la llegada de un bebé, un divorcio, el fallecimiento de uno de los dueños, etc.

Si el perro es elegido para recibir terapia floral, el especialista indicará la esencia adecuada, la cantidad de gotas diarias y la duración del tratamiento.

Administrando las gotas

La administración del tratamiento es sencilla. Las gotas se pueden colocar en el lomo del animal, la cabeza, directamente en la boca del perro o diluidas en el bebedero. La dosis habitual es de cuatro gotas, cuatro veces al día.

De cualquier manera, el perro es muy sensible a esta terapia gracias a su gran olfato –la clave del tratamiento– y los resultados positivos se aprecian rápidamente.

La terapia floral para perros es tan efectiva y recomendable como para los humanos; no tiene efectos secundarios. Sin embargo, no se debe olvidar que se trata de una terapia alternativa. Algunas conductas caninas negativas deben ser erradicadas con clases de obediencia y otros métodos que el veterinario puede indicar.