¿Tu perro sacude la cabeza con frecuencia?

Si un perro sacude  la cabeza en exceso, puede obedecer a varios factores. Desde características particulares, hasta alguna afección o dolencia. Cuando se observan situaciones que escapen de la cotidianidad, es momento de buscar la opinión del veterinario

Movimientos suaves y armoniosos: la normalidad

Es muy común de algunos canes ladeen la cabeza, incluso con cierta fuerza, cuando sus amos les hablan. Este gesto denota que están prestando atención a lo que se les dice.

Algunos ejemplares pueden giran el rostro de un lado a otro (con algunas pausas, no son acciones continuas) entre frase y frase. Esta puede ser su manera de dar a entender que no entienden nada de lo que se les está diciendo.

En otros casos, puede ser lo contrario: identificaron las palabras con sus gestos, y responden.

No hay nada anormal en ello. Además, los dueños suelen terminar “derretidos” por lo adorable que pueden lucir sus mascotas.

Movimientos frenéticos: hay que poner atención

Las sacudidas violentas requieren evaluación. Y, si el cuadro viene acompañado por otros síntomas, como rascado de orejas con las patas, es todavía más imperativo.

Las causas por las que un perro sacude la cabeza son varias. En casi la totalidad de los casos, el problema está focalizado en orejas u oídos. Muchas veces se requiere de atención médica urgente.

Posibles causas por las que el perro mueve la cabeza

Oídos húmedos después de una ducha

No es extraño que después de un baño, los perros se sacudan con fuerza, tratando de evacuar el agua de sus cuerpos. Lo mismo ocurre con su cabeza.

Para evitar que el agua entre a sus canales auditivos, se le pueden colocar tapones de algodón. En todo caso, los dueños deben asegurarse de secarlos lo mejor posible.

Cuando se va a la playa, es una situación todavía más frecuente.

Algún objeto extraño en dentro de una oreja

No tiene que ser muy grande. Basta una pequeña espiga para que la sensación de incomodidad genere que el perro sacuda la cabeza.

Se debe estar particularmente atento cuando hay niños en casa y perros muy tolerantes con ellos. Hay canes tan dóciles, que permiten sin inconvenientes a los cachorros humanos introducir pequeños objetos o comida en las orejas.

Garrapatas

Estos molestos insectos suelen escoger los ductos auriculares de los canes para morar en ellos. La succión insaciable de sangre no solo puede generar mucho dolor. Las garrapatas pueden trasmitir a las mascotas enfermedades potencialmente mortales.

Seborrea

La resequedad extrema dentro de las orejas, puede provocar comezón a niveles desesperantes en los perros.

La seborrea puede generar, de igual manera, el efecto contrario: exceso de grasas.

Cocker Spaniel, Labrador y Golden Retriever, Pastor Alemán y Dóberman, son de las razas más afectadas.

Hematomas

Si un perro sacude  la cabeza mucho, puede convertirse en la causa misma del problema. Los golpes violentos de las orejas contra el cráneo derivan en vasos sanguíneos rotos dentro del pabellón auditivo. Esto generará hematomas, que a su vez producirán nuevas molestias, que terminarán en más sacudidas. Este círculo vicioso deberá interrumpirse inmediatamente sea detectado.

Vasculitis cutánea. El perro sacude la cabeza

La acción de las garrapatas también puede provocar esta afección dérmica. En algunos casos incide en orejas y en el interior de los oídos.

Los vasos sanguíneos del pabellón auditivo se inflaman y aparecen úlceras y costras en los bordes exteriores, generando mucho dolor.

Aunque todas las razas son susceptibles de padecer esta enfermedad, Salchicha, Collies y Pastor Alemán, entre otras, tienen mayor riesgo.

¿Tu perro sacude la cabeza? Se debe descartar Otitis

Las sacudidas violentas de la cabeza en perros son un síntoma clásico de la Otitis. Esta infección del aparato auditivo debe ser tratada con mucho cuidado. Sus efectos negativos sobre el tímpano pueden llegar a ser irreversibles. En algunos casos, la infección puede extenderse al cerebro del can, poniendo en riesgo la vida del animal.

Algunas razas son más propensas a desarrollar esta enfermedad, a razón de su propia composición física.

Perros con orejas largas y caídas que impiden la correcta circulación del oxígeno. Bassed Hounds, Beagle, Cocker Spaniel, Bloodhound y Poodle son víctimas habituales.

Perros con mucho pelo

Además de impedir el libre tránsito del aíre en los oídos, también su condición los hace producir cerumen de manera excesiva. En esta categoría entran: San Bernardo, Border Collie y Bichón Maltés, entre otros.

Categories: Consejos Etiquetas:
Te puede gustar