Hematomas en el perro

Paco María García 13 julio, 2016

Los hematomas en un perro pueden recibir diferentes denominaciones. Las petequias, equimosis y los moretones se identifican por los cambios en la piel, generalmente debido a heridas que llevan a hemorragias bajo el área afectada.

Los llamados moretones son diferentes tipos de lesiones en la piel del can, que originan  la ruptura de los vasos sanguíneos y el cambio de color del tejido debido a la presencia de glóbulos rojos.

Por otra parte, la petequia es un punto pequeño de color rojo o morado en el cuerpo causado por hemorragias menores.

La equimosis es una mancha o parche de color morado o rojizo que se localiza bajo la mayoría de los tejidos del cuerpo (membranas mucosas) o debajo de la piel.

Cualquiera de estas lesiones puede surgir de forma repentina o bien tras una pequeña lesión.

El veterinario analizará un historial detallado de la salud del perro, incluyendo el comienzo de los síntomas. A continuación realizará un examen físico completo, buscando específicamente la presencia de lesiones. Cuando se llevan a cabo exámenes de laboratorio de rutina normalmente incluyen: hemograma, perfil bioquímico y urianalisis.

Hematomas en perros de orejas largas

orejas perro 3

En los casos de razas de perros con orejas largas, los hematomas en esa parte de su cuerpo son una dolencia grave. Este tipo de perros son más propensos a padecer estos cardenales, debido a que el movimiento de su cabeza puede provocar impactos que romperán los vasos capilares. Un rascado profundo y las sacudidas violentas pueden ocasionar estos hematomas o rotura de los pequeños vasos.

Hay que tener en cuenta diferentes recomendaciones para este tipo de dolencias frecuentes en estas razas de perros, como es vigilar el baño y los paseos bajo la lluvia, evitar las peleas entre canes y también los parásitos. Hay que localizar cuanto antes los hematomas en las orejas para empezar el tratamiento oportuno.

Otras causas de los hematomas

Como vemos, el impacto de las orejas no es el único motivo de los moratones y hematomas. Pueden ser la consecuencia de una pelea entre perros, en la que nuestra mascota reciba un mordisco en su pabellón auricular.

Otras veces, los parásitos externos como garrapatas pueden ser la causa de los molestos y poco saludables hematomas en las orejas del perro. Este tipo de parásitos muerden la piel de la mascota para chupar su sangre, de la que se alimentan, y rompen por lo tanto los vasos sanguíneos.

La protección a nuestra mascota de estos parásitos externos es uno de los factores más importantes para evitar hematomas. Es preciso elegir un producto antiparasitario eficaz, en el formato más adecuado, para utilizarlo con la frecuencia necesaria.

Uno de los momentos adecuados para la revisión de este tipo de dolencias o infecciones es el aseo o la higiene. Debemos vigilar cualquier inflamación, moratones, hipotéticas ampollas en el pabellón auditivo, etc. La parte exterior de este conducto auditivo debe tener una tonalidad rosada pálida. Ese es el color que indica una salud óptima.

Cuando se realizan los llamados “conteos sanguíneos”, pueden revelar la existencia de trombocitopenia, una enfermedad de la sangre que es una de los orígenes usuales de estas condiciones hemorrágicas. La razón se debe a que las plaquetas son células esenciales para la coagulación sanguínea normal, y una importante disminución en el número de plaquetas puede conducir a hemorragias en todo el cuerpo.

Las peleas de perros son otra fuente de hematomas y heridas.

¿Qué tratamientos puede llevarse a cabo con los hematomas?

emergencias veterinarias

Aunque no existe un tratamiento específico disponible para petequias, equimosis, o moretones, es posible usar algunos antibióticos y otros productos como la prednisona para evitar el riesgo de infecciones. Un pequeño hematoma puede curarse sin tratamiento, pero la medicación evitará que cualquier tipo de infección se propague.

En los supuestos más graves, nuestra mascota puede necesitar ser hospitalizada; en un centro especializado estará hidratada y puede recibir, de ser necesario, una transfusión de sangre.

En la cura inmediata, el hematoma de un perro se puede curar mediante la retirada de la sangre que se ha acumulado en el área afectada. El especialista inyecta cortisona en el oído después de drenar la sangre. Es posible que el hematoma puede repetirse una vez que la sangre ha sido drenada, por lo que el proceso puede tener que repetirse varias veces.

Otra solución es la aplicación de un drenaje permanente en el oído afectado en nuestro perro para extraer la sangre acumulada con regularidad. Dejar el drenaje en el oído del perro durante varias semanas para obtener buenos resultados.

Te puede gustar