Tu perro disfruta de los juegos con las hojas de otoño

Laura Huelin · 6 octubre, 2018
Un perro disfruta de los juegos sobre todo si están relacionados con el olfato, cuyo uso es instintivo y el cual puedes aprovechar con el cambio de estación

El cambio de estación puede ser una buena oportunidad para jugar de una manera diferente con nuestro perro. Aprovecha la llegada del otoño, pues quizás tu perro disfruta de los juegos con las hojas caídas.

Cómo tu perro disfruta de los juegos: el olfato

El sentido más importante y más desarrollado en los perros es el olfato. No solamente lo usan para comunicarse y para explorar el mundo que tienen a su alrededor: el olfato es imprescindible para su salud mental y física.

Uno de los juegos más divertidos y beneficiosos que podemos proponerle a nuestro perro es utilizar la nariz. Pueden utilizarla para encontrar comida escondida, para seguir rastros o simplemente para identificar todos los olores que hay concentrados en un lugar.

Cuando tu perro disfruta de los juegos no solo se está divirtiendo: estos son beneficiosos. Olfatear es una necesidad instintiva para los perros, les permite conocer mejor su entorno, es una actividad que les relaja y les facilita concentrarse. Los perros que no emplean el olfato suelen tener peor comportamiento en general que los que sí olisquean.

Jugar no es seguir órdenes

Solo dejando que el perro olfatee todo lo que quiera, sin darle órdenes ni pidiéndole que deje de hacerlo, estamos jugando con él. Porque esta es la esencia de los juegos: realizar una actividad placentera sin exigencias y sin órdenes.

Olfato del perro

Los juegos pueden tener límites, pero no se puede castigar, reñir y corregir en el proceso. Por ejemplo, se le puede pedir a un perro que juegue en un lugar concreto, o sin hacer ruido, pero debe hacerse de manera amable, mientras se le enseña cómo debe hacerlo en vez de castigarlo cuando se salta los límites.

Para un ejercicio mental tan exigente como utilizar el olfato en las situaciones que vamos a describir a continuación, son suficientes unos 10 minutos al día. Más tiempo puede cansar al perro o estresarlo; es todo lo contrario a lo que buscamos.

Correr entre las hojas

Como se puede ver en muchos vídeos virales en internet, los perros pueden disfrutar mucho de correr en las montañas de hojas. Si tienes la oportunidad y el espacio, crea montones de hojas y deja que tu perro corretee entre ellas, los deshaga… o quizás, si le apetece y es muy ordenado, te ayude a crearlos.

Pasear por los parques

Con el otoño aparecen muchísimos olores en el ambiente: hay flores diferentes, los frutos de los árboles se secan, las hojas se caen y fermentan en el suelo… Los parques, desde el punto de vista de las narices, son lugares totalmente nuevo. Tu perro disfruta de los juegos realizados en estos lugares novedosos.

Un juego divertido para tu perro y tranquilo para ti puede ser tan sencillo como dar un paseo libre por un parque: entra en el parque con tu perro y, con una correa larga, deja que él decida a dónde va olisqueando y cuánto tiempo quiere pasar con la nariz pegada en cada lugar.

Moda de otoño para tu perro

Mientras vaya recogiendo y examinando olores, es probable que además vaya dejando los suyos, rascando en el suelo u orinando, por ejemplo. Así, el resto de perros que vengan después tendrán olores nuevos que recoger. ¡Sale ganando todo el barrio!

Hacer juegos de olor con las hojas

Si no tienes parques que te permitan hacer esto cerca de casa o a tu perro le cuesta decidir arrancarse a caminar con la nariz pegada al suelo, puedes incitarle a hacerlo de una manera muy sencilla: lleva comida que le guste, repártela por el suelo y deja que la busque.

Los trozos de salchicha, de embutido o las migas de galletas para perros se quedarán encima de las hojas, otras se esconderán debajo, otras se meterán entre la hierba… de manera que tu perro tendrá que utilizar su nariz a fondo para encontrarlos. Y cada vez que lo haga bien se llevará una recompensa en forma de un sabroso trocito de comida.

Por el contrario, si tienes un gran jardín o un parque que te permita hacerlo, puedes crear un rastro todavía más fuerte: esparce restos de caldo de pollo o algún otro líquido sabroso y crea caminos. Tu perro disfruta de los juegos de olor más difíciles y no podrá despegar la nariz del suelo descifrando todos esos olores nuevos.

Los juegos de olores son muy atractivos y beneficiosos para los perros. Para innovar con ellos y sorprender a tu perro de una manera placentera, puedes aprovechar la llegada de la nueva estación. Así, tu perro disfruta de los juegos con las hojas del otoño.