El transporte ideal para caballos

Francisco María García · 17 octubre, 2017

El transporte ideal para caballos es habitual por cuestiones deportivas, de cría, entrenamiento o controles veterinarios, entre otras. Muchas veces se vuelve una tarea delicada, especialmente cuando causa problemas de estrés o ciertos traumatismos en el animal. Garantizar las condiciones indispensables de bienestar y cuidado es, por tanto, fundamental. Aquí, algunas consideraciones sobre el transporte ideal para caballos.

Según la distancia que el animal necesite recorrer, el medio de transporte adecuado varía, y también las reglamentaciones. Avión, camión, tráiler o barco son algunas de las opciones. Y es cada vez más común que el mismo dueño sea quien transporte al animal.

Independientemente de ello, se deben asegurar las mejores condiciones de salubridad, bienestar y seguridad, minimizando las posibles consecuencias.

Qué tener en cuenta para elegir el transporte ideal para caballos

Dentro de la Unión Europea, cerca del 90% del transporte de animales se realiza por medio terrestre. Y aunque la elección se hace en función de la distancia, se deben procurar los mayores cuidados, cualquiera que sea el caso.

Persona acariciando a un caballo

Ello, porque el transporte suele ser causa de estrés o lesiones. Estrés, porque el animal es separado de su manada y vive la circunstancia como algo poco habitual.

De allí que se deba tener precaución de controlar los niveles del corazón, la hidratación y conducir con cuidado.

Transporte en camiones y trailers:

  • Deberán estar diseñados y utilizarse con el fin de evitar lesiones. Se recomiendan los suelos antideslizantes o que contengan viruta para absorber la orina.
  • Deben proteger al animal de las temperaturas extremas y tener una adecuada ventilación.
  • La altura mínima dentro de los compartimentos deberá superar en al menos 75 cm. la altura en cruz del animal más alto.
  • Cuidar que el agua y alimento sea el necesario para las horas de transporte.
  • Hacer paradas cada 6 horas de manera tal que el caballo se alimente, beba y defeque. Las normas internacionales establecen un máximo de 8 horas diarias de viaje para los equinos. Para viajes más largos, el transporte debe tener un acondicionamiento especial. Por ejemplo, suelo con camas, separadores, sistemas de ventilación y control de temperatura.
  • En cada parada debe controlarse el estado de salud de los caballos.

Ubicación en el medio de transporte

Para un transporte adecuado, se recomienda que el animal viaje sujeto, pero con suficiente capacidad de movimiento. Hay que garantizar que pueda bajar la cabeza. Entre otras cosas, para una correcta limpieza y drenaje de sus vías aéreas.

La ubicación nunca debe ser transversal al eje longitudinal del camión. De esta manera podría perder el equilibrio.

Respecto a ubicarlos hacia delante o hacia atrás, hay opiniones diversas. Se ha demostrado que al ubicarlos con la cara hacia delante, los animales sufren menos estrés.

Equipamiento y diseño del transporte ideal

El transporte ideal para caballos, además de suelo antideslizante o provisto de viruta, debe procurar contar con ventanas. Un ambiente aireado minimiza las posibles fobias y la generación de estrés en el animal.

Existen estudios que concluyen que la suspensión del remolque incide en la calidad del viaje. Una baja presión de neumáticos en el remolque hace más suave la conducción y provoca menos fatiga en el caballo.

Para la seguridad personal, se recomienda la provisión de mantas y mallas. Con ellas se absorbe el calor corporal generado por el animal.

Transporte en avión

Cuando las distancias son extensas, se opta por el transporte en avión. En este caso, alguna de las precauciones a considerar son:

  • Un ambiente presurizado y con aire acondicionado.
  • Utilización de containers diseñados para el transporte de caballos, con las dimensiones adecuadas.
  • Análisis médicos realizados antes de viajar.
  • Compañía de personas cualificadas que sepan reducir el estrés sin utilizar fármacos.
Caballo en una exhibicion
Fuente: ValenciaCaballo

Relación con el caballo para mejor transporte

  • No transmitir signos de nerviosismo ni dejar a la vista los elementos de transporte.
  • Evitar exponer al animal al desgaste físico el día anterior.
  • Enseñarle con paciencia a reconocer el camión. Hacerlo subir y bajar algunas veces los días previos para que se habitúe.
  • Las primeras veces, puede viajar junto a otro caballo experimentado que le otorgue seguridad y regule sus movimientos y estabilidad.
  • Cuidar especialmente la hidratación. Al ser delicados a las altas temperaturas, la fatiga y nerviosismo del viaje, puede facilitar la deshidratación.
  • Aislar el remolque de las altas temperaturas y viajar durante las horas de menos calor.

La tranquilidad, seguridad y salud del caballo siempre son el objetivo primordial.