¿Por qué la tortuga de Florida es ilegal cómo mascota?

9 noviembre, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Silvia Conde
Actualmente es ilegal la introducción de las tortugas de Florida en muchos países por los daños que provoca en los ecosistemas locales como especie invasora.

La tortuga de Florida (Trachemys scripta elegans) ya se considera especie invasora en muchos lugares del mundo. En España, el Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO) ha aprobado un Real Decreto por el que se actualiza el Catálogo español de especies exóticas invasoras, en el cual figura esta tortuga.

Para las especies citadas en este catálogo queda prohibido con carácter general la posesión, transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos y se establecen una serie de controles para su tenencia. ¿Por qué esta especie es un peligro potencial para los ecosistemas? Descúbrelo en las siguientes líneas.

El reptil más comercializado

La tortuga o galápago de Florida se ha convertido en uno de los reptiles más populares como mascota, principalmente gracias a su resistencia y pequeño tamaño. Son animales bastante fáciles de mantener mientras se preserve limpio su entorno y se les aporte una dieta equilibrada.

Aunque es originario del sureste de los Estados Unidos y el noreste de México,​ el galápago americano se encuentra en muchas otras partes del mundo, debido a su comercio como mascota y a la tenencia irresponsable por parte de muchos tutores.

En lo que a morfología se refiere, se trata de una tortuga semiacuática que mide de media de unos 12 a 20 centímetros. Las hembras pueden ser un poco más grandes y se han encontrado ejemplares de hasta más de 30 centímetros de diámetro. En general, esto animales son muy longevos, pues pueden vivir entre 20 y 30 años en cautividad.

El caparazón de esta tortuga puede ser de diferentes tonalidades de verde y conforme crece se va oscureciendo. Su plastrón es siempre de color amarillo. Su cabeza, cuello y extremidades presentan unas líneas amarillas longitudinales características de esta especie, así como las manchas rojizas a ambos lados de su cabeza.

Una tortuga de orejas rojas sobre un fondo blanco.

La tortuga de Florida es una especie invasora

Los galápagos de Florida liberados en estanques, parques y lagos proliferan rápidamente en estos lugares, por lo que compiten por los recursos de la zona y desplazan a otras especies autóctonas, que no están preparadas para combatir a este animal exótico.

Estas tortugas compiten con otros animales principalmente por el alimento, las zonas donde tomar el sol —actividad importante para regular la temperatura en los reptiles— o los sitios de puesta.

Además de esta mayor competencia, los galápagos americanos tienen otra ventaja con respecto a las especies autóctonas, pues alcanzan la madurez sexual a una edad más temprana que las tortugas endémicas, con un mayor número de huevos por puesta. Por ello, pueden multiplicar sus números poblacionales con rapidez.

Esta especie de tortuga invasora compite con el galápago europeo (Emys orbicularis) y el galápago leproso (Mauremys leprosa), ambas especies endémicas con las que se muestra agresiva.

Aparte de todos estos problemas, cualquier especie exótica puede constituir un vector de nuevos patógenos en el ecosistema. La tortuga de Florida puede ser la posible causa de introducción de bacterias patógenas como Salmonella, Aeromonas hydrophila, Citrobacter freundii, Pseudomonas sp. y otros microorganismos.

¿Es ilegal tener una tortuga de Florida en casa?

En Europa se ha prohibido la introducción de la especie. Esto es debido a las poblaciones que se han creado en muchos lugares del continente por la suelta incontrolada de ejemplares que se habían adquirido como mascotas y los daños que han provocado en muchos de estos ecosistemas.

España es uno de los países que ha llevado a cabo esta prohibición, pues ha incluido a la tortuga en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras. De esta forma, queda ilegalizada su introducción en el medio natural, posesión, transporte, tráfico y comercio.

¿Qué puedo hacer si ya tengo una tortuga como mascota?

A partir de la entrada en vigor de este Real Decreto, los propietarios de estas especies deberán informar, antes del 1 de enero de 2022, sobre dicha posesión a las autoridades competentes de las comunidades autónomas en las que residan.

Además, los tutores de estas tortugas tendrán que cumplir ciertos requisitos para que su tenencia sea legal. Entre ellos, encontramos los siguientes:

  • Esterilización.
  • Marcaje.
  • Declaración responsable para no liberarlo.
  • Obligación de informar en caso de que el animal escape.
  • Prohibición de cesión, comercio y reproducción del animal

Las administraciones competentes, además, facilitarán la entrega voluntaria de las tortugas de Florida a núcleos zoológicos legales o centros de recogida habilitados.

En el caso de los ejemplares asilvestrados en el medio natural, las comunidades autónomas deberán establecer mecanismos de vigilancia y de control poblacional para su seguimiento y posible erradicación. Por desgracia, con las especies invasoras a veces no hay otra opción.

Una tortuga en un ambiente natural.

Antes de tener cualquier tipo de mascota, cualquier tutor debe ser consciente del compromiso que significa y tomar conciencia del peligro de su liberación en el medio. Adquiere tu mascota de forma responsable, pues las tortugas invasoras alteran el equilibro del ecosistema local, compiten con las especies autóctonas y, ahora, puede constituir un delito tenerlas.

  • Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.
  • Revista Quercus. Competencia entre el galápago de Florida y los galápagos autóctonos, 2014.
  • Sociedad Andaluza de Herpetología y Terrariofilia. La tortuga de Florida, especie exótica invasora.
  • Global Invaside Specie Database