Todo sobre el maullido de los gatos

Mediante esta forma de comunicación, la cual puede incluir entre 60 y 70 sonidos diferentes, los felinos, dada su gran inteligencia y sensibilidad, tratarán de conseguir lo que quieren de sus dueños

Los mininos son unos seres muy inteligentes y saben muy bien cómo hacerse entender con sus pares, otros animales y, sobre todo, con sus humanos. Hoy te contamos todos sobre el maullido de los gatos, una de las muchas herramientas de comunicación con las que cuentan.

Conoce cómo se comunica un minino

Para saber qué quieren o qué les pasa a sus mascotas maulladoras, los humanos pueden prestar atención tanto al lenguaje corporal como a las expresiones faciales y a los sonidos que emiten. Así se logra advertir, por ejemplo, si los mininos están enfadados, tienen miedo o se sienten a gusto.

“La voz del gato”, de acuerdo a la Real Academia Española, puede sonar, entonces, como una definición bastante pobre sobre el maullido. Y es que es una expresión que admite diversas variantes de acuerdo a sus interlocutores o a lo que quieran expresar los mininos.

Pero, además, es solo una de las muchas manifestaciones sonoras de los Felis Catus. También están los siseos, los ronroneos, los bufidos, los gruñidos y hasta alguna expresión similar a un lamento o llanto.

Por otra parte, quienes conocen bien a sus amigos gatunos, saben que cada individuo tiene una forma particular de ser. Bien puede afirmarse que no hay un minino igual a otro. Y esto se hace evidente también en la forma en que maúllan.

Un lenguaje adaptable a las circunstancias

Contra lo que muchos creen, el maullido no es una forma de comunicación que los gatos solo utilizan con las personas. También la emplean con sus congéneres y con otros miembros del reino animal.

Maullido de los gatos: significado

Sin embargo, algunos estudiosos de la conducta animal afirman que estas adorables mascotas saben cómo manipular a sus humanos a través del maullido. Los muy pillos buscan el ‘miau’ adecuado para, más temprano que tarde, conseguir lo que desean de las personas con las que comparten un hogar.

Lo cierto es que con la inteligencia y la sensibilidad que los caracteriza, los gatos que conviven con seres humanos y otras mascotas pronto aprenden la mejor forma de hacerse entender. Y a la hora de maullar lo hacen en distinto tono, volumen, intensidad o duración, de acuerdo a cada caso específico.

Conoce detalles sobre el maullido de los gatos, una de las tantas formas que estas mascotas sensibles e inteligentes utilizan para comunicarse con humanos y otros animales.

Motivos por los que los gatos maúllan

Se estima que los mininos son capaces de emitir entre 60 y 70 maullidos diferentes. Con ellos expresan emociones, estados de ánimo, sentimientos, necesidades y deseos. Entre las muchas situaciones en que hacen ‘uso’ de los maullidos podemos señalar:

  • Como forma de saludo pueden demostrar alegría al ver a sus humanos.
  • En reclamo de comida, de que les abran una puerta, etc. En este caso, comienzan con maullidos suaves que pueden tornarse más persistentes y hasta enojados si no se les presta atención en tiempo y forma.
  • Cuando no quieren ser molestados. Los maullidos se vuelven roncos y emiten también bufidos, al tiempo que encogen sus cuerpos.
  • Si quieren que los mimen. En estas circunstancias emiten sonidos cortos y suaves, y frotan su cabeza y mejillas contra sus dueños. Y, lo más probable, es que también ronroneen.
Lenguaje de los gatos

Maullidos entre congéneres

Más allá de en su relación con las personas, el maullido de los gatos se evidencia también:

  • En la comunicación entre madres e hijos. Tanto las gatas como sus cachorros emplean este sonido para distintas situaciones (si lo pequeños se pierden, si tienen hambre, etc.).
  • Cuando las hembras entran en celo. Las mininas maúllan a todo volumen y de forma repetitiva para que los machos acudan a su encuentro.
  • Al amenazar a otros ejemplares antes o durante una pelea. Aquí el timbre y la intensidad del maullido son realmente intimidantes.

Más detalles sobre el maullido de los gatos

Si bien es normal que algunas gatos sean más parlanchines que otros, en algunas ocasiones pueden llegar a maullar en exceso o hacerlo de una manera extraña. Si esto ocurre, se debe averiguar el motivo y corregirlo. Y, si es necesario, realizar una consulta con el veterinario.

Entre los motivos de que los mininos se expresen vocalmente más allá de lo considerado normal podemos señalar:

  • Aburrimiento. Cuando no hacen  suficiente ejercicio o juegan poco, comienzan a dar vueltas por las casa y a maullar de forma sonora y repetitiva.
  • Miedo o estrés. Puede ocurrir que algunas situaciones alteren al animal –cambios, pérdidas o agresiones de otras mascotas, entre otros– y el maullido es la forma que encuentran para expresar lo que les pasa.
  • Enfermedad. Si bien muchos gatos no emiten sonidos en estas circunstancias, algunos maúllan de manera quejumbrosa.
Te puede gustar