Todo sobre el loro gris africano

Irene Peláez · 13 marzo, 2015

El loro gris (psittacus erithacus), también llamado loro gris de cola roja o yaco es uno de los loros que vive en África. Este ave presenta tres subespecies, la subespecie nominal, la subespecie de cola de vinagre y la de las islas de Santo Tomé y Príncipe, siendo la nominal la más difundida. El loro gris africano tiene el pico negro, el plumaje gris y la cola roja, posee una elevada inteligencia y una gran capacidad de memorización y repetición de palabras.

¿Qué pinta tiene el loro gris africano?

loro gris africano 2

Esta especie de loro es de tamaño mediano, pudiendo medir hasta 33 cm de largo. Los machos pesan en torno a los 530g (aunque algunos han llegado a superar los 600g) y las hembras suelen estar por debajo de los 460g, siendo muy raro que lleguen a los 500g.

Aparte del tamaño, esta especie no presenta un dimorfismo sexual apreciable a simple vista, aunque las hembras suelen tener el plumaje más claro que los machos y los machos un perfil más macizo y cuadrado. Además hay diferencias de plumaje y tamaño entre ejemplares de distintas zonas geográficas.

El loro gris africano puede llegar a vivir entre 70 y 90 años y hay casos extremos registrados de ejemplares que han llegado a vivir 100 años. El color del iris de este loro cambia con la edad: de recién nacido y hasta los pocos meses, el iris es de color oscuro, luego pasa a ser blanco-grisáceo y según va creciendo se vuelve amarillo claro. Cuando el loro es adulto el iris se vuelve amarillo intenso.

El pelaje del loro gris africano es, como su nombre indica, de distintas tonalidades de gris, excepto la cola, que es roja. En ejemplares jóvenes que todavía no han mudado la pluma, la cola no es roja inmaculada, sino que tiene tonos negruzcos, especialmente en la punta. El pico y las uñas de este loro son de color negro y las patas de color gris oscuro.

¿Cómo se comporta el loro gris africano?

El loro gris africano es un animal gregario que vive en bandadas organizadas jerárquicamente. Cada bandada puede componerse de centenares de individuos. Como sucede con la mayor parte de las aves de la familia psitácida, el yaco establece vínculos de pareja estables. El loro gris africano construye nidos en cavidades de los árboles a gran altura del suelo, y su media de huevos por puesta es de 2 a 5 huevos. Los huevos miden 36 x 28 mm aproximadamente y son de color blanco. Su incubación dura de 27 a 30 días y los jóvenes abandonan el nido a los 70-80 días.

Como animal doméstico este tipo de loro demanda mucha atención y dada su extremada inteligencia y sensibilidad, pueden llegar a deprimirse si no son correspondidos. Además, tienen mucha habilidad para captar los sentimientos, pensamientos y estados de ánimo de sus dueños y lo reflejan en su comportamiento.

Este loro no es una mascota adecuada para convivir con niños, debido a su pico fuerte y sus garras afiladas. Por eso, necesita ser educado para poder ser buena compañía doméstica.

El yaco es el loro hablador por excelencia. Es tan buen hablador como imitador e incluso puede silbar, aunque para que aprenda frases y sonidos, se deben asociar las frases con situaciones, objetos o acciones.

¿Qué come el loro gris africano?

loro gris africano 3

Este loro  tiene una alimentación fundamentalmente vegetal, lo que quiere decir que se alimenta sobre todo de verduras, frutas, hortalizas y semillas, que le dan las vitaminas y grasas que necesita. La verdura fresca de hoja verde y sin cocer es fundamental, por lo que alimentos como la lechuga, las acelgas, el repollo, el perejil o la col, deben ser muy frecuentes en su dieta.

Asimismo, verduras como la lombarda, el maíz o el pimiento son muy buenos complementos para su adecuada alimentación, así como las frutas (por ejemplo las manzanas, naranjas, fresas, peras…). Además, las pipas de girasol o calabaza son muy necesarias para complementar su alimentación, aunque nunca en más de un 10%, ya que tienen un alto contenido en grasa.

Las carencias alimenticias de estos animales están asociadas con la caída de las plumas, por lo que si esto sucede es recomendable llevar el loro al veterinario, que podrá recomendar una dieta adecuada.