Todo lo que debes saber sobre las esponjas marinas

Francisco María García · 5 julio, 2018
Catalogadas por error, en su momento, como plantas, estos organismos pueden vivir tanto cerca de la superficie como a 4 500 metros de profundidad

Las esponjas marinas fueron consideradas plantas acuáticas hasta el siglo XIX. En 1825 los zoólogos descubrieron que se trataba de animales y comenzaron a estudiar sus características. Entre otras cosas, se sabe hoy que son criaturas de características primitivas, con más de 600 millones de años de antigüedad.

Estos organismos prehistóricos no dejan de sorprender a los científicos. En algunos casos, la categoría de ‘animal’ es reemplazada por ‘colonia celular’. Las esponjas marinas pueden habitar en aguas de baja profundidad o a más de 4 500 metros.

La esponja marina: ¿animal o un conjunto celular?

Las esponjas marinas son las únicas integrantes de la especie phylum Porifera. Existen miles de variedades de ellas, e incluso algunas habitan en aguas dulces. Por sus características pueden adaptarse bien, tanto a las bajas como a las altas temperaturas. De hecho, se considera que su distribución es una de las más extendidas del planeta.

De la multiplicidad de formas que adoptan las esponjas marinas, se encuentran las tubulares, las redondeadas, las que parecen lóbulos y las que se aplanan unos cuantos metros cuadrados en el fondo del mar. Los arrecifes de coral tienen esponjas de colores vibrantes, que dan la nota en la composición del conjunto.

Los hábitos alimenticios de las esponjas marinas son básicos: se limitan a comer las micropartículas presentes en el agua. En lo que se refiere a su forma de nutrición, esta simpleza esconde un complejo procedimiento celular. Al no tener órganos, estos seres capturan el alimento dentro de sus células: las alimentan una por una.

Esponjas marinas: reproducción

Al ser cuerpos sin órganos, sin sistema nervioso, sin aparato digestivo ni boca, las esponjas marinas son células actuando de manera coordinada. La particularidad de este funcionamiento celular recibe el nombre de ‘totipotencia’, y es la capacidad de cada célula de formar parte del todo y, a la vez, ser ella misma el todo.

Reproducción de las esponjas marinas

Según la variedad, la reproducción puede ser sexuada o asexuada. Si bien no poseen órganos genitales, cada individuo cuenta con óvulos y espermatozoides; de este modo, si un espécimen despide espermas, será recibido por otro debido a la corriente del agua.

Otros modos de reproducción ni siquiera requieren de factores externos. Son los casos de reproducción asexual en las esponjas marinas; esto implica que los óvulos son fecundados por los espermatozoides de un mismo sujeto.

Diversidad de las esponjas marinas

La constitución de las esponjas de mar viene dada por su soporte esquelético. De esta forma, una variedad puede presentarse blanda y suave, y otra rígida.

Son dos los componentes de la estructura ósea: las espículas y las fibras esponginas. Las primeras ofrecen una infinitud de formas y propiedades, pero solo pueden observarse con un microscopio.

Son sus respectivos esqueletos los que permiten clasificar las esponjas marinas que habitan los mares. De esta variedad se desprenden las ‘calcáreas’, llamadas así por ser el calcio el principal componente de las espículas. También se cuentan las ‘vítreas’, formadas por óxido de silicio, y otras como las ‘desmoesponjas’ y las ‘keratosas’.

Esponjas marinas: tipos

Promedio de vida de las esponjas marinas

Así como se puede hablar de una antigüedad de 600 millones de años, es posible afirmar que algunos individuos pueden vivir más de mil. Un caso trascendió el plano meramente científico; se trató de una Monorhaphis chuni, hallada en 1986 en China, a unos 1 200 metros bajo la superficie.

La edad de las esponjas puede calcularse de manera similar a la de los árboles. Gracias a las singularidades del esqueleto, es posible conocer también los diversos cambios climáticos en las profundidades marinas. En este sentido, los científicos aprovechan las cualidades de estos animales para valerse de ellos como bioindicadores de la calidad del agua.

Distribución de las esponjas marinas

Uno de los motivos por los cuales las esponjas han logrado expandirse por los mares de todo el mundo es porque tienen pocos depredadores. Además, son capaces de adaptarse rápidamente a los distintos tipos de clima. También son inmunes a un factor devastador para la mayoría de las especies del mar: la contaminación.

Más allá de la adaptabilidad y masividad de la esponja en el mundo, hay algunos sitios donde se hallan más a gusto que en otros. Lugares como el Golfo de México, el Mediterráneo Oriental, los mares japoneses y el Caribe son sus hábitats predilectos.