Todo lo que debes saber sobre los prebióticos para perros

19 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
Los prebióticos para perros son una tendencia creciente como complemento a la dieta de nuestra mascota, pero ¿sabemos realmente qué son?

La alimentación y la salud suelen ir ligadas, ya sea el caso de una mascota o de nuestra propia salud. Los avances científicos nos han permitido descubrir y desarrollar complementos para potenciar esta relación, como es el caso de los prebióticos para perros. Si quieres saber más sobre ellos, no dejes de leer lo que viene a continuación.

Prebióticos vs probióticos

Desde que descubrimos sus bondades, los microorganismos han sido de gran utilidad tanto en medicina como en nutrición. Estos avances se han ido aplicando paulatinamente tanto en medicina humana como en veterinaria, y es por eso que hoy en día podemos hablar de probióticos y prebióticos enfocados al mundo animal.

Pero antes de adentrarnos en detalle conviene recordar la diferencia que existe entre ambos. Si bien los dos productos están enfocados hacia una misma diana –los microorganismos beneficiosos que habitan en el interior del animal– el método de acción es distinto. Los probióticos son organismos vivos en sí, fundamentalmente bacterias, que tienen efectos beneficiosos cuando se suministran de manera razonable.

Perro corriendo con la lengua fuera

Los prebióticos, en cambio, son alimentos en sí, no organismos vivos. Lo curioso de los prebióticos es que los ingredientes de los que están compuestos no son digeribles por el sistema digestivo, pero constituyen una fuente de alimentación para los microorganismos presentes en el intestino.

Prebióticos para perros, ¿una buena opción?

Una vez aclarada la diferencia, está claro que a primera vista los prebióticos tienen un papel potencialmente beneficioso en la salud intestinal de nuestro perro. Una vez que las bacterias degradan estos prebióticos, liberan una serie de compuestos que influyen de manera positiva:

  • Promueven el correcto movimiento del intestino, a la vez que proporcionan energía a las células.
  • Evitan la proliferación de microorganismos no deseables.

Hoy en día, existen alimentos comerciales de alta calidad que incorporan prebióticos tales como fructooligosacáridos o fibra natural procedente de algunas plantas. Si estás pensando en incorporar prebióticos en la dieta de tu mascota, estos son los compuestos que deberías buscar en la lista de ingredientes.

Perro con plato de pienso

Precauciones respecto a los prebióticos

Sin embargo, no todo son buenas noticias cuando nos referimos a los prebióticos para perros. Y es que, a pesar de sus propiedades beneficiosas, debemos tener especial cuidado antes de suministrar prebióticos, ya que no todos los animales reaccionan igual frente a ellos.

Uno de los aspectos que más se está poniendo de manifiesto respecto a los prebióticos es su doble efecto. Aunque es cierto que los diferentes ingredientes que contiene son útiles para los microorganismos ‘buenos’, existen estudios que afirman que los microorganismos ‘malos’ también se benefician de ellos.

Esto puede suponer un problema en perros con trastornos gastrointestinales. Si fomentamos que las bacterias perjudiciales se fortalezcan a través de los prebióticos, estaremos empeorando los problemas digestivos de nuestra mascota. Por eso, lo ideal es aplicar estos prebióticos una vez estemos seguros de que el tracto digestivo de nuestro perro funciona perfectamente.

Como ves, las bondades de los prebióticos son numerosas, pero lo mejor es contar con la ayuda y el consejo de un veterinario o experto en nutrición animal antes de decidirnos a administrarlos.

  • Nawaz, A., Irshad, S., Hoseinifar, S. H., & Xiong, H. (2018). The functionality of prebiotics as immunostimulant: Evidences from trials on terrestrial and aquatic animals. Fish & shellfish immunology76, 272-278.
  • Gibson, G. R., & Rastall, R. A. (2006). Prebiotics: development & application (pp. 101-110). Chichester: John Wiley & Sons.