Tips para jugar con tu mascota en verano

Francisco María García · 6 julio, 2018
Es fundamental si te llevas a tu perro de vacaciones en periodo estival evitar que sufra con el calor; si lo sacas a pasear, hazlo muy temprano por la mañana o bien entrada la tarde

Jugar con tu mascota en verano

Cuando llegan las vacaciones, suele surgir la misma duda: ¿qué hacer con nuestras mascotas? Quienes van a salir de viaje pueden optar por dejarlas al cuidado de amigos o familiares, buscar un hotel o llevarlas con ellos, por ejemplo, a la playa.

También es el verano una época ideal para pensar en planes más sencillos, como jugar con nuestra mascota en el parque o dar largos paseos aprovechando los días más extensos. En cualquier caso, es muy importante evitar que las mascotas sufran con el calor. A continuación, veremos algunos tips para jugar con tu mascota en verano.

Llevar mucha agua fresca

A los perros les afectan mucho las altas temperaturas. Ellos no sudan como las personas y por lo tanto su capacidad para disipar el calor es mucho más lenta. Para equilibrar su temperatura corporal, jadean. Por eso es necesario evitar exponerlos a altas temperaturas durante mucho tiempo, para que no sufran alteraciones internas o externas.

Una de las principales medidas que se deben tomar para evitar la deshidratación es contar siempre con abundante agua fresca. Durante el verano, ya sea durante vacaciones en coche o antes de realizar un paseo largo a pie, es necesario identificar los puntos de agua que existen en el recorrido.

En todos los casos, es aconsejable tener siempre una o varias botellas de agua fresca para que la mascota pueda tomar, y para poder rellenarlas en el trayecto.

Llevar el perro a la playa

También es muy útil refrescarle la cara, las axilas y las patas, que son los puntos donde los perros acumulan más el calor. Otra buena idea es llevar un pañuelo y colocarlo en el cuello de tu mascota después de remojarlo.

Evitar las horas más calurosas para jugar con tu mascota en verano

Para salir a jugar con tu perro durante el verano, ya sea en el parque o en la playa, es importante elegir el momento adecuado. Con objeto de evitar que la mascota sufra excesivamente con el calor y pueda él también disfrutar de las vacaciones, es indispensable no sacarlo a las horas en las que el sol está en su máxima incidencia.

La peor hora para pasear o jugar con un perro en verano es a partir del mediodía, cuando el sol está más fuerte. Lo ideal es hacerlo temprano en la mañana, entre las seis y las nueve de la mañana.

Por la tarde, es importante tener en cuenta que el suelo está caliente, porque ha estado absorbiendo rayos solares durante horas; lo mismo ocurre con la arena de la playa. Lo mejor sería salir por la noche, momento en el que, además, nuestros perros estarán más despiertos y dinámicos.

Juegos y actividades para perros

La experiencia de jugar con tu mascota en verano a la luz de la luna puede ser muy divertida para ambos. Sin embargo, si se prefiere aprovechar la luz del día o el lugar no permite un paseo nocturno, es aconsejable esperar por lo menos hasta las siete de la tarde.

Es importante también limitar el ejercicio intenso durante la temporada de calor. Las actividades de juego que se realicen deben ser de esfuerzo moderado y de corta duración. Y por supuesto, es necesario estar atentos a cualquier síntoma que indique que el perro está demasiado cansado o, peor aún, que tiene un golpe de calor.

Las piscinas caninas

Además de los paseos por la ciudad, el parque o la playa, existe un plan que sin duda será el más divertido para jugar con tu mascota en verano. Se trata de la piscina. A los perros generalmente les encanta nadar y no podrán resistirse a la sensación refrescante del agua.

En algunas ciudades de España como Madrid y Barcelona se han creado piscinas caninas, donde puedes ir con tu perro. Se trata de piscinas exclusivas para perros, que tienen entre 80 y 90 cm de profundidad. Están bordeadas por una entrada que parece playa, por lo que hasta los más miedosos se atreverán a vivir la experiencia.

La infraestructura y equipamiento de esos espacios, además de las piscinas para perros,  cuentan con zonas de picnic, sombrillas, tumbonas y un ambiente familiar muy agradable. Para tener más diversión, también se puede acudir al primer parque acuático de España, que se encuentra en Barcelona.