12 tipos de arañas venenosas

A pesar de que el veneno de las arañas suele ocasionar muchos problemas, desde el punto de vista biotecnológico estas sustancias tienen la capacidad de servir como base para generar nuevas medicinas, insecticidas o tratamientos novedosos para otros padecimientos.
12 tipos de arañas venenosas
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 23 agosto, 2021

Aunque algunos consideran a las arañas como unas de las especies más venenosas, la realidad es que no muchos tipos de arácnidos son letales para el hombre. De hecho, algunos ejemplares conocidos como “letales” solo ocasionan un dolor intenso que cede después de pocos días sin necesidad de cuidados excesivos.

No dejes que su temible apariencia o tamaño nublen tu juicio, pues a pesar de su físico, la mayoría de arácnidos no representan ningún peligro. Al contrario, ten más cuidado y cautela con aquellas arañas que son más pequeñas, pues suelen ser las más perjudiciales. Sigue leyendo para conocer más sobre los 12 arácnidos venenosos más interesantes y letales del mundo.

¿Quiénes son las arañas?

Las arañas conforman unos de los invertebrados más diversos del mundo y tienen una importante función en el ecosistema. Los tamaños de este grupo dependen de cada especie, por lo que pueden medir algunos milímetros o alcanzar los 30 centímetros de largo de pata a pata.

Como su propio nombre indica, las arañas pertenecen al orden Aranae, que se distingue por presentar un cuerpo con 4 pares de patas locomotoras. Son artrópodos como los insectos, pero no se tratan de parientes directos suyos.

La interacción del hombre con arañas peligrosas es muy poco frecuente, ya que la mayoría habitan regiones selváticas o cuevas. Sin embargo, la destrucción de ecosistemas naturales, la urbanización y la agricultura han provocado el acercamiento entre nosotros, lo que pone en riesgo a ambos grupos. De hecho, la mayoría de las arañas no son agresivas, sino que atacan como defensa al sentirse en peligro inminente.

Las arañas y su veneno

Los arácnidos son depredadores que tienen glándulas venenosas conectadas a sus colmillos, cuyo propósito original es cazar y defenderse. Por esta razón, la mayoría de las especies usan sus venenos para hacer retroceder a sus enemigos o incapacitarlos mientras escapan. Es más, a pesar de su mala fama, solo unos pocos ejemplares tienen el potencial de ser letales para los humanos.

Estos invertebrados no “pican”, sino que muerden a sus víctimas, inyectándoles el veneno desde las glándulas que están en la parte superior de sus quelíceros. De hecho, muchas veces el problema no está en los venenos de estos organismos, sino en la reacción del cuerpo de las víctimas a las toxinas, capaz de derivar en anafilaxia.

Tipos de arañas venenosas

Debido a la gran cantidad de arañas que existen, en esta lista se recopilan los tipos más venenosos y temidos por el hombre. También se desmienten algunos mitos con respecto a ellas, limpiando su nombre de la mala fama que se les había generado. No te lo pierdas.

Araña del banano (Phoneutria nigriventer)

La araña del banano se distribuye por varias localidades de América del sur, donde habita zonas selváticas húmedas. El veneno de este tipo de arañas tiene una acción neurotóxica y produce dolor intenso, enrojecimiento, calambres, convulsiones y parálisis. A pesar de sonar peligroso, los accidentes son leves y menos del 1 % de los casos derivan en la muerte de la víctima.

Un dato curioso de la mordida de esta araña es que puede ocasionar un efecto denominado priapismo, que hace referencia a una erección muy dolorosa. Por esta razón se le ha puesto en el punto de mira, pues parece tener potencial para combatir la disfunción eréctil del hombre.

Uno de los tipos de arañas más peligrosas.

Tarántula Goliat (Theraphosa blondi)

Este bello arácnido es uno de los más grandes del grupo de las tarántulas  y es conocido también como “tarántula pajarera” por tener dentro de su dieta a algunas aves. Al igual que el puesto anterior, el veneno de este ejemplar contiene neurotoxinas entre sus componentes que suelen ocasionar mucho dolor y parálisis.

A pesar de su apariencia, la mordida de este invertebrado no es letal para el hombre, pero sí muy dolorosa, debido al gran tamaño de sus “colmillos“. Los quelíceros por sí solos alcanzan una longitud de hasta 2 centímetros, así que imagina su efecto.

Una araña Goliat.

Viuda negra (Latrodectus mactans)

Esta especie forma parte de los tipos de arañas venenosas más comunes en Norte y Sudamérica. Es reconocida y temida por muchas personas, debido a su mala fama y color peculiar. Sin embargo, la probabilidad de que mueras debido a su veneno es muy baja, siempre y cuando la mordedura sea abordada de la manera correcta.

Contrario a lo que se piensa, la mayoría de los casos de mordeduras de esta “peligrosa” araña se tratan sin antitoxinas. Es más, incluso en la actualidad se prefieren utilizar las terapias tradicionales, pues existen controversias por las reacciones alérgicas que llegan a ocasionar las antitoxinas administradas.

Uno de los tipos de arañas venenosas.

Araña de arena de 6 ojos (Sicarius thomisoides)

Este invertebrado es un arácnido que habita ambientes desérticos y semidesérticos, en los que se entierra parcialmente en la arena. Al igual que las demás, son arañas temidas por su peligroso veneno, pues este presenta un agente dermonecrótico que “mata” el musculo y puede ocasionar la perdida de la extremidad.

Los géneros Sicarius y Loxosceles son unos de los pocos que ocasionan daños importantes a la víctima. Los síntomas de las heridas por estas arañas son dolores intensos y coloración morada en el musculo, con una pérdida progresiva de la movilidad. Sin embargo, a pesar de la peligrosa mordida, el pronóstico médico suele ser positivo si se atiende de manera correcta.

Araña vagabunda (Eratigena agrestis)

Este ejemplar nativo de Europa ha logrado colonizar otros países como Estados Unidos y Canadá. Es una especie terrestre que habita espacios cerrados y recónditos, por lo que suele entrar a las casas y meterse entre la ropa o esquinas poco iluminadas. A pesar de que se le consideraba una araña peligrosa por su veneno necrótico, en la actualidad se sabe que no es de importancia médica.

Desde 1980, se temía la mordida de esta araña debido a que, según algunos reportes clínicos, podía ocasionar necrosis con su veneno. Sin embargo esto era falso, ya que se derivaba de casos en los que era confundida con otras arañas e incluso otros invertebrados. Un artículo de la revista científica Medical Entomology confirmó que su mordida no es peligrosa para el hombre.

Una araña vagabunda.

Araña del ratón (Missulena)

Originarios de Australia, estos arácnidos conforman un grupo abundante en bosques y zonas semiáridas de matorral. Es más, aparte de ser unos organismos venenosos, también son capaces de “volar” o dejarse arrastrar, lo que les permite transportarse grandes distancias gracias al viento.

La mordida de esta araña tiene componentes neurotóxicos que ocasionan un fuerte dolor y adormecimiento en el área cercana a la herida. A pesar de ello, la mayoría de los casos clínicos ocasionados por esta araña producen molestias menores o moderadas, por lo que no se le considera peligrosa para el hombre.

Araña de saco amarillo (Cheiracanthium punctorium)

La araña de saco amarillo forma parte de los tipos de arañas venenosas más comunes en Europa y Asia Central. Aunque es reconocida por tener un veneno similar al de Loxosceles esto se ha desmentido, pues su mordida no contiene compuestos necróticos. Sin embargo, sí es una de las más dolorosas, ya que el veneno es citolítico, ocasionando síntomas más severos que el piquete de una avispa.

Araña cazadora gigante (Heteropoda maxima)

Este arácnido rivaliza en tamaño con la tarántula Goliat, pero se distingue fácil por su apariencia de “cangrejo”, debido a su cuerpo pequeño con alargadas patas. A pesar de su enorme apariencia, este invertebrado no forma parte de las habituales arañas venenosas, pues su mordida no es peligrosa para el hombre.

De hecho, los síntomas parecen estar ligados más al “corte” en la piel que al veneno que produce el animal.

Araña tela de embudo (Atrax robustus)

Esta especie es nativa del este de Australia y forma parte de los principales tipos de arañas venenosas del mundo. Esto se debe a que su mordida contiene una neurotoxina sumamente peligrosa, llamada atracotoxina, que puede provocar un paro cardiorespiratorio fatal. Dicho efecto se debe al daño ocasionado en el sistema nervioso y este deriva en la muerte del paciente si no es tratado a tiempo.

Un ejemplar de Atrax robustus.

Araña lobo (Lycosa erythrognatha)

Las arañas de este tipo son depredadoras que no dependen de su seda para capturar a su presas, sino que hacen uso de su veneno para paralizarlas. A pesar de ello, no se consideran peligrosas para el hombre, ya que los efectos de su mordida no suelen ser severos. Es más, en la mayoría de los casos no es necesario usar la antitoxina específica para arañas lobo, pues no ocasionan daños más allá de un intenso dolor.

Araña espalda roja (Latrodectus hasselti)

Este invertebrado común en Australia pertenece al mismo género que la viuda negra, por lo que la mordedura de ambos producen síntomas bastante similares. De hecho, el síndrome clínico que provoca este grupo se denomina latrodectismo y genera dolor en la zona, espasmos, taquicardia y rigidez muscular.

Los ejemplares de esta especie presentan neurotoxinas que en pocas ocasiones derivan en la muerte si los pacientes se encuentran bajo cuidado médico. Además, existen antitoxinas específicas que alivian en algunas horas los dolores, pero que en la mayoría de los casos no son necesarias.

Uno de los tipos de arañas venenosas.

Reclusa parda (Loxosceles reclusa)

Las especies del género Loxosceles son también conocidas como “arañas violinistas” o “viudas café”. Debido a que se distribuyen por casi todo el mundo, el efecto de su veneno es muy bien conocido, por lo que a su síndrome clínico se le denomina loxoscelismo. La mordedura de este invertebrado ocasiona la “muerte” del musculo, algo también denominado como aracnoidismo necrótico.

La reclusa parda es el arácnido que ocasiona los síntomas más severos del grupo y si no es tratado a tiempo puede derivar en la muerte de la víctima. Algunos de los síntomas más frecuentes son: dolores intensos, fiebre, vómitos, insuficiencia renal, y en ocasiones, la perdida de la extremidad afectada.

Una araña violinista de cuerpo entero.

Como podrás darte cuenta, la mayoría de los distintos tipos de arañas no producen venenos letales para el hombre. Sin embargo, esto no significa que su mordida no sea sumamente dolorosa. Por esta razón, recuerda evitar manipular a cualquier araña sin importar que parezca inofensiva. Ante cualquier mordedura, acude de inmediato con un profesional de la salud.

Te podría interesar...

La araña errante brasileña: una de las más venenosas del mundo
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
La araña errante brasileña: una de las más venenosas del mundo

La araña errante brasileña, propia de climas tropicales, es conocida por ser la araña con el veneno más mortífero del mundo.



  • Herzig, V., & King, G. F. (2013). The neurotoxic mode of action of venoms from the spider family Theraphosidae. In Spider Ecophysiology (pp. 203-215). Springer, Berlin, Heidelberg.
  • Baerg, W. J. (1923). The Effects of the Bite of Latrodectus mactans Fabr. The Journal of Parasitology9(3), 161-169.
  • Offerman, S. R., Daubert, G. P., & Clark, R. F. (2011). The treatment of black widow spider envenomation with antivenin Latrodectus mactans: a case series. The Permanente Journal15(3), 76.
  • Arán-Sekul, T., Perčić-Sarmiento, I., Valencia, V., Olivero, N., Rojas, J. M., Araya, J. E., ... & Catalán, A. (2020). Toxicological Characterization and Phospholipase D Activity of the Venom of the Spider Sicarius thomisoides. Toxins12(11), 702.
  • Gaver-Wainwright, M. M., Zack, R. S., Foradori, M. J., & Lavine, L. C. (2011). Misdiagnosis of spider bites: bacterial associates, mechanical pathogen transfer, and hemolytic potential of venom from the hobo spider, Tegenaria agrestis (Araneae: Agelenidae). Journal of medical entomology48(2), 382-388.
  • Isbister, G. K., & Gray, M. R. (2004). Bites by Australian mygalomorph spiders (Araneae, Mygalomorphae), including funnel-web spiders (Atracinae) and mouse spiders (Actinopodidae: Missulena spp). Toxicon43(2), 133-140.
  • Papini, R. (2012). Documented bites by a yellow sac spider (Cheiracanthium punctorium) in Italy: a case report. Journal of Venomous Animals and Toxins including Tropical Diseases18, 349-354.
  • Nicholson, G. M., Little, M. J., & Birinyi-Strachan, L. C. (2004). Structure and function of δ-atracotoxins: lethal neurotoxins targeting the voltage-gated sodium channel. Toxicon43(5), 587-599.
  • Ribeiro, L. A., Jorge, M. T., Piesco, R. V., & de Andrade Nishioka, S. (1990). Wolf spider bites in Sao Paulo, Brazil: a clinical and epidemiological study of 515 cases. Toxicon28(6), 715-717.
  • Ortuño Lazarte, Patricia Elizabeth, & Ortiz Samur, Nadir Peggy. (2009). LATRODECTISMO. Revista Científica Ciencia Médica12(1), 25-28.
  • Rodriguez-Jara, Pablo, Montes-Carmona, Jose-Francisco, Albarracin-Arjona, Beatriz, & Infante-Cossio, Pedro. (2017). Loxosceles spider bite in lower lip. Revista Española de Cirugía Oral y Maxilofacial39(2), 117-119. https://dx.doi.org/10.1016/j.maxilo.2016.02.004