Selegilina en perros: dosis, usos y efectos secundarios

El uso de la selegilina en los perros ha logrado mejorar la capacidad cognitiva en los canes geriátricos, además de que aumenta su calidad de vida y longevidad.
Selegilina en perros: dosis, usos y efectos secundarios
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 24 mayo, 2022

La selegilina es un fármaco usado tanto en perros como en humanos para controlar los niveles de varios neurotransmisores. Gracias a esto, se le adjudican diversos beneficios contra enfermedades mentales, como la enfermedad de Parkinson (en humanos) y la disfunción cognitiva geriátrica (en los perros).

Este medicamento tiene un gran potencial latente para mejorar la calidad de vida de los canes mayores. Además, se caracteriza por tener muy pocos efectos secundarios, lo que ayuda a evitar experiencias desagradables para la mascota. Sigue leyendo este espacio y conoce más sobre la selegilina para los perros.

¿Qué es la selegilina?

La selegilina es un fármaco que pertenece a la clase de las feniletilaminas, de manera que su estructura química se asemeja un poco a la de los neurotransmisores aminas. Gracias a esto, es capaz de unirse a las monoamino oxidasas tipo B (MAO-B), que son enzimas encargadas de oxidar y degradar serotonina, noradrenalina y dopamina.

¿Cuál es su mecanismo de acción?

En dosis bajas, la selegilina se une a las monoamino oxidasas tipo B de manera irreversible. Esto significa que les impiden destruir y oxidar neurotransmisores, por lo que la cantidad de dopamina, noradrenalina y serotonina aumentan. En consecuencia, existen cambios en la corteza cerebral que tienen efectos de neuroestimulación y neuroprotección.

Presentaciones del fármaco

La selegilina suele tener una presentación en forma de tabletas o cápsulas, pero también existen parches transdermales y soluciones líquidas. Según la necesidad del paciente canino, el veterinario recomendará la más adecuada para su caso.

¿Cómo ayuda la selegilina a los perros?

La selegilina en los perros es recetada para tratar principalmente el síndrome de disfunción cognitiva en pacientes geriátricos. Esta condición aparece como un problema neurodegenerativo que empeora con la edad, lo que se asemeja bastante a la enfermedad de Alzheimer.

En pocas palabras, el síndrome de disfunción cognitiva en perros geriátricos disminuye y atrofia varias partes del cerebro. Por lo tanto, las mascotas comienzan a mostrar problemas en su comportamiento que se agravan conforme crecen. Aunque no existe una cura como tal, la selegilina es uno de los primeros fármacos en ser aprobados para reducir su avance.

Además, algunos estudios señalan que la selegilina también es adecuada para tratar el hiperadrenocorticismo canino de origen hipofisario. Sin embargo, solo funciona bien en los casos cuya secreción excesiva de la hormona ACTH esté ligada al déficit de dopamina, pues de lo contrario, no tiene efectos positivos.

Perros viejos duermen mucho

Dosis adecuada

La dosis diaria recomendada de selegilina para perros suele estar entre 0.5 y 1 miligramo por kilo de peso. No obstante, los veterinarios suelen comenzar la medicación con dosis más bajas e incrementarlas conforme avanza el tratamiento. De hecho, es posible incrementar la frecuencia con la que se toma, pero solo si no se ha visto mejoría en los primeros días del tratamiento.

Por lo común, la administración de este fármaco debe llevarse a cabo una vez al día y por las mañanas. Esto ayuda a que los perros con afectaciones en su ciclo circadiano comiencen a regular su sueño. A pesar de ello, es mejor atender las indicaciones del profesional de la salud animal, pues cada caso es diferente y no siempre se necesitan las mismas instrucciones.

Efectos secundarios

Uno de los beneficios de la selegilina son los pocos o nulos efectos secundarios en los perros. Sin embargo, es posible que aparezcan e incluso que se vuelvan un poco serios. Los siguientes efectos son los más conocidos:

  • Vómito.
  • Diarrea.
  • Desorientación.
  • Confusión.
  • Agresión.
  • Movimientos repetitivos.
  • Temblores en todo el cuerpo.
  • Pérdida del apetito.
  • Dolor fuerte (signo de riesgo).

En caso de que alguno de los efectos secundarios aparezca, lo mejor es suspender la medicación y llevar a la mascota a consulta con el veterinario. Los efectos de la selegilina se detendrán en alrededor de 24 horas, aunque en algunos perros con problemas del riñón o del hígado se podrían mantener por más tiempo.

Contraindicaciones

La selegilina no debe administrarse en canes que se encuentren tomando meperidina u otro tipo de fármacos opioides. De la misma forma, tampoco se recomienda su uso conjunto con antidepresivos o inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).

Es importante que antes de comenzar el tratamiento de selegilina, se le comente al veterinario todos los medicamentos que toma el perro. Esto le sirve al profesional para decidir si este fármaco es el más adecuado para su caso u optar por otro. Recuerda que la vida de tu mascota está en riesgo, así que nunca escondas esta información.

También, ten en cuenta que el veterinario es el único que puede recetar y supervisar el tratamiento de los canes con selegilina. El diagnóstico es esencial para conocer el estado de salud y la idoneidad del fármaco. De lo contrario, se podría empeorar su condición. Así que evita automedicar a tu mascota y si tienes dudas acude con un profesional.

Te podría interesar...
Enfermedades que transmiten los mosquitos a los perros
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Enfermedades que transmiten los mosquitos a los perros

Los mosquitos son insectos que suelen transmitir varias enfermedades que también afectan a los perros. Conoce más sobre el tema aquí.



  • Regaño Otal, L., & Loste Montoya, A. (2019) Actualización del hiperadrenocorticismo canino. (Trabajo de fin de grado, Universidad Zaragoza)
  • Ginel, P. & Lucena, R. (2002) Interés de la selegilina en el tratamiento del hiperadrenocorticismo canino de origen hipofisario. Clin Vet Pequeños Anim, 22(1), 27-31.
  • González-Martínez, Á., Rosado, B., García-Belenguer, S., & Suárez, M. (2012). Síndrome de disfunción cognitiva en el perro geriátrico. Clínica veterinaria de pequeños animales, 32(3), 0159-167.
  • Gallego, D., Figueroa, J., & Orozco, C. (2010). Síndrome de disfunción cognitiva de perros geriátrico. Revista MVZ Córdoba, 15(3).
  • Campbell, S., Trettien, A., & Kozan, B. (2001). A noncomparative open-label study evaluating the effect of selegiline hydrochloride in a clinical setting. Vet Ther, 2(1), 24-39.