¿Se puede evitar el olor a perro húmedo?

Aitana Bellido · 18 junio, 2018
Este hedor puede deberse no solamente a que el can se haya mojado, sino por el padecimiento de una serie de enfermedades

Un perro que acaba de pasar toda la tarde corriendo por un barrizal puede llegar a casa emitiendo una peste que pocos pueden aguantar. El famoso y odiado olor a perro húmedo tiene un origen mayormente natural y puede prevenirse.

¿Por qué huelen mal nuestras mascotas?

En la epidermis de todos los mamíferos hay una serie de bacterias y levaduras que, en el caso de los perros, pasan por un ‘periodo de latencia’ mientras su pelaje está seco.

Sin embargo, una vez nuestros animales se mojan, las moléculas de agua provocan que se desplacen pequeños compuestos volátiles que dan lugar al olor a perro húmedo. Estos microorganismos son totalmente inocuos y acompañarán a nuestro perro durante toda su vida.

El sebo natural que recubre el pelo de los perros también participa en la formación del hedor. Esta sustancia debe mantenerse y cuidarse, ya que impermeabiliza a nuestra mascota y le proporciona la suavidad y el brillo característicos de su manto.

Perro mojado que se sacude

Otras zonas en las que también podemos notar ese olor de forma más intensa son las orejas, las almohadillas y el ano, donde se localizan una serie de glándulas secretoras.

Hábitos y consejos que pueden minimizar el olor a perro húmedo

Dado que el olor que despiden nuestras mascotas depende de las bacterias y levaduras presentes de forma natural en su piel que ya hemos mencionado, es muy difícil que el olor a perro desaparezca por completo. Una serie de hábitos de limpieza, no obstante, pueden ayudar a que nuestra casa o nuestra ropa no lo padezcan tanto.

  • Limpia las patas de tu perro. Así, minimizarás el olor a perro húmedo y  mantendrás tu casa seca y libre de barro y gérmenes. Utiliza un paño o una toalla que tengas cerca de la entrada de tu casa para evitar que el perro lo ensucie todo.
  • Mete a tu mascota directamente en la ducha. En el caso de que sea una raza de tamaño pequeño, bastará con llevar al animal en brazos hasta el baño. Si es de mayor tamaño, asegúrate de limpiarle primero las patas. Se recomienda utilizar un  champú especializado para evitar que pueda desarrollar problemas cutáneos.
  • Cepíllalo con frecuencia. Esta es otra forma de mantener la higiene de la piel y el manto del animal. No debemos bañar a nuestro perro en exceso, así que esta es una buena forma de eliminar los restos de suciedad y los gérmenes.
Baño de los perros

Puedes utilizar, como desinfectante completamente natural, una forma diluida de vinagre de manzana. Una taza de vinagre mezclada con el champú habitual de nuestra mascota minimizará el olor más de lo que piensas.

Enfermedades que despiden un olor particular

Hay una serie de olores que pueden no surgir de forma natural y que son indicadores de que nuestro animal está pasando por algún tipo de infección. Si notamos, además, un comportamiento más esquivo o retraído de lo habitual, debemos llevar a nuestra mascota al veterinario.

Entre los casos de infecciones más comunes, podemos encontrar:

  • Otitis. Como hemos dicho, alrededor de las orejas los perros cuentan con una serie de glándulas que son las responsables de parte de su olor natural. Una infección de oído puede dar lugar a nuevas secreciones que intensifiquen ese olor, por lo que conviene mantener sus oídos limpios y controlados.
  • Infección bucal causada por el sarro o por algún alimento en mal estado. La boca canina también produce un olor fuerte y característico. Un olor a acetona o a amoníaco puede ser indicador, sin embargo, de una infección bucal que requiere tratamiento veterinario.
  • Cualquier secreción fuera de lo normal en las glándulas cercanas a los ojos, la boca, la nariz o los órganos reproductores tiene consecuencias directas en el olor de nuestro animal. Un seguimiento por parte del dueño puede prevenir enfermedades e infecciones y mantener a nuestro perro limpio y sano.