Pautas para mantener la higiene del perro en casa

Mariela Ibarra Piedrahita · 22 febrero, 2015

Tener a un perro en casa resulta ser una divertida y cálida experiencia. Sin embargo, existen situaciones relacionadas con su aseo que pueden acarrearnos serios problemas si no las manejamos con la diligencia que merecen. Uno de los aspectos más importantes a cuidar de un perro será su limpieza, por lo tanto te damos algunas pautas para mantener la higiene del perro en casa.

Es primordial, más allá de velar por el orden y los olores de nuestra casa, vigilar la higiene del perro, pues la falta de la misma puede desencadenar problemas en su piel, ojos, oídos, órganos internos, etc. Mantener la higiene de un perro es relativamente sencillo, para esto puedes seguir los siguientes consejos.

Normas generales

baño perro

Los perros necesitan un espacio para dormir, otro para comer y otro para hacer sus necesidades. Para la cama del perro es mejor que uses materiales que sean fáciles de lavar y que no acumulen ácaros o polvo, como las alfombras o cierta clase de telas.

Procura alimentar al perro en un espacio diferente a la cocina, esto es con el fin de evitar la contaminación de la comida por medio de pelos, saliva u orína.

No exageres con su limpieza, el exceso de higiene en los perros puede acarrear problemas de salud, como el debilitamiento de su manto protector, el cambio del pH, infecciones en los canales auditivos y alergias. En caso de que huela mal a pesar de que lo bañes, debes visitar al veterinario para descubrir las causas del olor.

Mantén a tu perro seco. Esto evitará que contraiga alergias, infecciones, dermatitis u otra clase de enfermedades. Recuerda secarlo bien después del baño o si se moja con la lluvia durante su paseo. En caso de que el perro haya estado nadando en la piscina, se aconseja primero enjuagarlo para sacarle el cloro y después proceder al secado.

Educación

Algo que te facilitará enormemente la tarea de vigilar el aseo de un can, será educarlo de manera apropiada. Debes acostumbrar al perro desde cachorro a bañarse con regularidad sin que esto sea una experiencia traumática para ellos, ni una odisea para ti.

El baño es importante en la medida que los ayuda a deshacerse de piel y pelo muerto, los refresca, les quita la suciedad y ayuda a controlar plagas. El baño también ayuda a prevenir enfermedades oculares y a mantener un pelo sano.

Otro hábito al que debe adecuarse tu perro, en especial si es un de pelo largo, es a cepillarse varias veces a la semana. El pelo suelto tiende a enredarse y a causar problemas en la piel, que si no se retira a tiempo, se forman los enredos que suelen generar dolor en los perros.

Partes a cuidar con atención

bañar a un perro

No está demás decir que hay zonas que requerirán una mayor atención por tu parte, por ejemplo, deberás cortar sus uñas o llevarlo a que se las corten cada cierto tiempo, cuando crecen demasiado suelen entorpecer los movimientos del animal o enterrarse en las almohadillas.

Los dientes son de mucha importancia para garantizar al perro una calidad de vida. Por eso deberás vigilar su salud dental, evitando que pueda astillarse los dientes, perderlos, acumular demasiado sarro o desarrollar enfermedades en la encía y lengua.

Cuidar del pelaje lo protegerá del frío y mantendrá su piel a salvo de infecciones.

Las patas son zonas que pueden llegar a desarrollar infecciones si no se asean adecuadamente, normalmente el perro limpiará sus almohadillas con su lengua, sin embargo debes ayudarle cuando se encuentre enfermo o no lo hace con frecuencia. Deberás secar las almohadillas de tu perro cuando ha estado en el barro o ha pisado algún material biodegradable (comida, heces, etc).

Qué pasa con sus heces

Un perro nunca debería estar en contacto con sus heces o con las de otros perros, estas son fuente de múltiples bacterias que causan enfermedades , además del riesgo biológico que implica estar en contacto continuo con excrementos, no sólo para tu perro, sino también para ti.

Se recomienda acostumbrar al perro a hacer sus necesidades fuera de casa, en los paseos, y después debes proceder a recoger los excrementos para evitar la contaminación, los malos olores y la propagación de enfermedades. Sin embargo, debes proporcionarle a tu perro un espacio donde pueda hacer sus necesidades dentro de casa. Así podrá hacerlas en cuento sienta ganas y tu no estés disponible para pasearlo. En este caso, deberás recogerlas lo más prono posible, y no permitir que tu perro camine o duerma en el mismo lugar donde defeca.