¿Realmente el perro viene del lobo?

Francisco María García 6 agosto, 2017

Para muchos es un hecho indiscutible: el perro viene del lobo. Sin embargo, dentro de las comunidades científicas, ésta no es una afirmación que goce de unanimidad.

Una cosa es clara: el perro y el lobo comparten muchas semejanzas. Incluso se ha tasado en un 99% las similitudes en el ADN de ambas especies.

Algunos especialistas aseguran incluso que no se trata de dos clases distintas de mamíferos, como tradicionalmente se clasifican. Sostienen que lobos y perros son dos sub especies del mismo animal.

También es común la afirmación que el perro no es más que la “versión” doméstica del lobo silvestre.

 El perro viene del lobo (o no)

El punto neurálgico dentro de los debates acerca si el perro viene del lobo, giran en torno a la domesticación.

Se tiene certeza que el perro es, en definitiva, el animal doméstico más antiguo del mundo. Los primeros vestigios de este proceso, están en fósiles de entre 31 mil y 38 mil años.

No está del todo claro si en definitiva el hombre domesticó al perro. Algunas teorías dan cuenta que estos cánidos se domesticaron solos, como medida de supervivencia.

Posiblemente el descubrimiento por parte del ser humano de cualidades que pudiesen resultarle útiles en los perros, hizo posible el proceso de interacción entre las dos especies.

Un beneficio mutuo entre hombre y perro

Fue un intercambio. Mientras los perros consiguieron una fuente segura, constante y sin riesgos de alimentos, el hombre encontró un ayudante. Y, además, un ayudante versátil e incansable, capaz de trabajar en equipo, seguir instrucciones y de rápido aprendizaje.

La creencia de que las cualidades cooperativas de los canes, su disposición para el trabajo y su sencilla curva de aprendizaje, son una consecuencia misma de la domesticación, no es del todo aceptada. Algunos sostienen que estas características ya estaban presentes en los lobos, antes que empezaran a relacionarse con el ser humano.

El lobo no es el único cánido responsable en la formación de los perros

Un sector de biólogos y paleontólogos afirma que el origen de los perros, como especie específica, no está solo en el lobo gris. Tampoco únicamente en otras sub especies de estos cuadrúpedos.

Aseguran que del proceso que terminó con la formación de los canes domésticos, tal como los conocemos al día de hoy, también participaron otras como el coyote y el chacal.

Esto explicaría la extensa variedad de sub especies de canes. Se tiene registro de al menos 400 razas distintas de perros domésticos, lo que le convierte en el mamífero más diverso.

Sin embargo, estar teoría ha enfrentado algunas objeciones, hasta ahora insalvables. La primera de ellas es que en China no se tiene constancia de la existencia de estos animales. El gigante asiático es uno de los tres puntos geográficos donde se ubica el nacimiento original de la especie.

También se habla de las similitudes en el ADN de las especies de cánidos. Mientras entre perro y lobo es del 99%, entre perro con coyote y chacal es de 96%.

Similitudes y diferencias: ¿el perro viene del lobo?

Para sustentar la diversidad de sub especies de canes domésticos, así como para dar explicación a las notables diferencias físicas, otras teorías no califican solo al lobo gris como el “padre” originario de todos los perros. Afirman que otras subespecies, como el lobo Ártico, el Americano, Euroasiático, del Himalaya, de India, entre otras, tienen alta cuota de participación.

La diversidad de tamaños y pelajes fue condicionada por las características climatológicas de los lugares en los que se desarrollaron. Es un hecho científico: las especies más grandes viven en zonas más frías.

En cuanto a la personalidad, los lobos siguieron viviendo en manadas, siendo desconfiados de su entorno y pragmáticos en su actuación. Los perros flexibilizaron sus normas sociales y se convirtieron en “cachorros eternos”: aún en su vida de adultos, prefieren jugar a la pelota antes que ponerse a cazar.

Voces en contra de la idea de que el perro viene del lobo

Hay teorías mucho más polémicas en torno a esta discusión. Hay postulados en los que se cuestiona por completo que el perro viene del lobo. Se afirma que desde siempre, se trató de dos especies distintas.

Los científicos que defienden estos postulados aseguran que las semejanzas entre los lobos modernos y los perros domésticos, obedecen a que comparten un origen común. También a que durante el proceso de domesticación, terminarían cruzándose.

Te puede gustar