Rana arborícola australiana: características, alimentación y hábitat

Laura Huelin · 21 agosto, 2018
Este anfibio goza de unas almohadillas con tal capacidad de adherencia que puede escalar por los cristales de las ventanas

La rana arborícola australiana es una de las más grandes de este continente. Este anfibio es tan dócil que es habitual encontrarlo dentro de las casas, a las que entran por su propio pie o como mascotas.

Características de la rana arborícola australiana

La rana arborícola australiana es un anfibio anuro: es decir, al contrario que otros anfibios como las salamandras, no tiene cola. Vive en ambientes húmedos y su color varía según la humedad del ambiente: varía del marrón al verde intenso.

Esta rana vive en Australia y ha sido introducida en ciertas partes de Asia y Estados Unidos. Es la rana más grande de su hábitat natural, ya que puede alcanzar los 10 centímetros de largo. Generalmente, son de color verde y pueden tener pequeñas manchas claras en la espalda. El vientre y el interior de las patas son de color blanco.

Las patas de la rana arborícola australiana son especiales: en la punta de cada dedo tiene una almohadilla que le permite agarrarse para trepar por árboles o paredes. Su capacidad de adherirse a las superficies es tal que incluso pueden llegar a trepar por los cristrales de las ventanas.

Como tantos otros anfibios, esta rana tiene hábitos nocturnos: descansan durante el día y empiezan a tener actividad cuando cae la tarde. Durante el día buscan lugares oscuros y húmedos para dormir, y cuando el ambiente es más fresco empiezan a cantar y salen de sus madrigueras para cazar.

Alimentación de la rana arborícola australiana

La rana arborícola australiana se alimenta, sobre todo, de insectos y arañas, pero si lo ve necesario, puede buscar otras presas pequeñas, como otras ranas. Le gustan los ambientes frescos y húmedos, donde se concentran mosquitos y otros insectos.

Rana arborícola australiana: hábitat

Para cazar presas pequeñas lanza su lengua, donde estos quedan atrapados. Sin embargo, si la presa es demasiado grande se la introduce directamente en la boca. Como sus dientes no están preparados para alimentarse de esta manera, pueden ayudarse de las patas delanteras para acomodarse el alimento antes de tragarlo.

Es frecuente encontrarse a estas ranas en las ventanas de las casas, en los tanques de agua y las bajantes pluviales. Les gustan los ambientes húmedos, y a varios metros sobre el suelo suele hacer menos calor, así que tienden a acumularse en partes altas de las casas.

Hábitat de la rana arborícola australiana

Originalmente, el hábitat natural de la rana arborícola australiana ocupaba casi todo el norte y este de la isla, aunque luego se ha introducido en otros territorios. Hoy en día se puede encontrar en más lugares: en las islas al norte de Australia y en Estados Unidos, donde ha sido llevada como mascota.

En la naturaleza viven en los árboles que rodean los lugares muy húmedos, como lagos o ríos. También se han visto viviendo en pantanos o en praderas sin árboles, pero cercanas a ecosistemas acuáticos. Son animales dóciles que no temen a los seres humanos: también viven en fuentes y charcas cercanas a las urbanizaciones.

Rana arborícola australiana: conservación

Debido a su belleza y a su docilidad, se han convertido en mascotas exóticas dentro y fuera de Australia. En cautividad pueden llegar a vivir 16 años, una cifra muy alta para un anfibio. Tiene una dieta amplia, por lo que resulta fácil de alimentar y necesita pocos cuidados.

Conservación de la rana arborícola australiana

La rana arborícola australiana está catalogada como especie en peligro de extinción. Al contrario que muchos otros animales de la lista, no está amenazada por la destrucción de su hábitat y tiene pocos depredadores: solo algunas serpientes y águilas pueden cazarlas.

Hay un hongo que amenaza a estas ranas: su piel debe estar siempre húmeda, por lo que es propensa a sufrir enfermedades. Esta rana es capaz de segregar compuestos antisépticos que los destruyen, pero no puede con el hongo quítrido.

Esta enfermedad ha reducido de manera evidente la población de este y otros anfibios en Australia, aunque ya se está buscando un tratamiento. No hay una preocupación inmediata por esta especie, pero sí para otras especies de anfibios similares y con una esperanza de vida más corta.

La rana arborícola australiana tiene un aspecto caricaturesco y simpático: es rechoncha, de un color verde intenso y tiene almohadillas adhesivas en las patas. Son animales dóciles que pueden colarse dentro de las casas buscando insectos y arañas para alimentarse, y es frecuente encontrarlas en tanques de agua o fuentes.