¿Quién fue Dian Fossey?

Eugenio Fernández · 19 diciembre, 2017
Dian Fossey, como Jane Goodall, entregó su vida a la protección de la naturaleza, concretamente a los gorilas, con los que llegó a convivir y por los que murió debido al furtivismo

Dian Fossey es una auténtica leyenda en la protección de los animales. Y es que esta mujer consiguió que todo el planeta se interesara por el gorila de montaña, en grave peligro de extinción. Gracias a ella, fueron protegidos de por vida y sus poblaciones siguen creciendo.

Dian Fossey, enamorada de África

Fossey nació en el San Francisco de los años 30, y trabajó durante varios años en el hospital de Kentucky tras formarse como terapeuta ocupacional. Siempre estuvo interesada en el continente africano, que visitó en 1963; este viaje a África hizo que Dian se quedara prendada de todo lo que vio allí, especialmente de los gorilas de montaña estudiados por George Schaller.

dian-fossey-africa

También conoció a Louis Leakey, un arqueólogo interesado en los grandes simios y que estaba apoyando el trabajo de Jane Goodall con los chimpancés. Al volver a Estados Unidos, Dian Fossey no podía olvidar las maravillas que había visto en Uganda.

Entonces, tras una de sus charlas con Leakey en California,  este le sugirió que estudiara a los gorilas. No se lo pensó dos veces y después de formarse en primatología y aprender el idioma local, partió de inmediato.  

Una joven en la selva

Tras recibir entrenamiento para rastrear gorilas y establecer el campamento base en medio de la montaña congoleña, Dian Fossey pasó meses siguiendo a las familias de gorilas. Consiguió mimetizarse entre los gorilas y comportarse como ellos, por lo que poder observarles desde muy cerca, e indentificarles a través del rostro. También logró hacer bocetos de la nariz de los animales.

Fossey llegó al Congo en una época llena de conflictos bélicos, lo que acabó desembocando en que el ejército de Uganda la escoltara en la civilización. Dian Fossey no se dio por vencida y, a pesar de la presencia de militares e incluso batallas, continúo sus estudios a unos kilómetros de la frontera, en la parte del parque de Virunga perteneciente a Ruanda.

En Ruanda fundó el centro de investigación de Karisoke, a 3 000 kilómetros de altitud, donde Dian estudiaría en soledad a los gorilas, lo que le valió la consideración de “la mujer que vive sola en la montaña”, Nyrmachabelli en la lengua local. El centro comenzó a acoger estudiantes, pero las duras condiciones hacían que la mayoría de ellos abandonasen.

Los gorilas de Karisoke no habían sido nunca estudiados por Schaller; su única relación con los humanos era el furtivismo. Esto hizo que a la estadounidense le costase mucho habituar a los gorilas de la zona a su presencia.

En Ruanda fundaría el centro de investigación de Karisoke, a 3 000 kilómetros de altitud, donde Dian estudiaría en soledad a los gorilas, lo que le valió la consideración de “la mujer que vive sola en la montaña”, Nyrmachabelli en la lengua local.

Dian Fossey gorilas

La mujer que amaba a los gorilas

El amor de Dian por los gorilas no tenía límites, y su presencia en Ruanda no se redujo a la investigación. El parque de Virunga es el más antiguo de África, y aunque la caza ya estaba ilegalizada en esa etapa, no impidió que presenciara decenas de casos de furtivismo. 

Dada la ineficacia de los guardas del parque, que muchas veces eran sobornados, Dian Fossey creó la fundación Digit, a través de la cual financió patrullas encargadas de destruir trampas.

Durante cuatro meses del año 1979, estas patrullas destruyeron casi 1 000 trampas, mientras que en otras zonas del parque los guardas forestales no requisaron ninguna. Ello desembocó en la desaparición de los elefantes del parque.

También intentó proteger a los gorilas del turismo, debido a la modificación de la conducta de estos animales y especialmente a la posibilidad de contagio de enfermedades infecciosas, como la influenza.

Al igual que otros primates, los gorilas se ven muy afectados por las enfermedades que padecen los humanos. El turismo comenzó a extenderse por la zona, y actualmente es la única forma de financiar y proteger el parque, con la posibilidad de ver a estos animales.

Por desgracia, Dian fue asesinada el 27 de Diciembre de 1985, encontrada en su habitación con graves heridas de machete. Se sabe que las motivaciones no fueron el robo, pues quedaron varios objetos de valor en la habitación; sin embargo, si parece que la motivación fue su guerra contra el furtivismo.

File:Gorilla and Dian Fossey's graveyard.jpg

Fossey fue enterrada junto a los gorilas fallecidos en el parque, que ella misma daba sepultura; en concreto, al lado de Digit, el más querido por ella y cuya muerte la empujo a acabar con el furtivismo del gorila. La última entrada en el diario de Dian Fossey antes de morir nos recuerda la necesidad de proteger la naturaleza:

“Cuando te das cuenta del valor de la vida, te olvidas del pasado y te concentras en la preservación del futuro”

–Dian Fossey–

Fuente de la imagen principal: Karen Foley Photography