¿Qué son los pájaros papilleros?

Miguel Rodríguez · 11 junio, 2018
Estas aves se caracterizan por ser muy mansas y cariñosas con los humanos, con los que crean un estrecho vínculo al ser alimentados desde muy pequeños mediante papilla

Es muy probable que alguna vez hayas escuchado decir que “a algunos pájaros se les debe alimentar con papilla” y también es seguro que te preguntases, ¿por qué? La razón es simple: existen los pájaros papilleros, que se alimentan mayormente de papilla.

Estas aves se denominan así por haber sido criados casi en su totalidad por los humanos. Los pájaros papilleros suelen ser agapornis adiestrados desde pichones por los seres humanos, los cuales están acostumbrados al contacto y al trato humano.

La vida de los pájaros papilleros

Los agapornis o lovebirds, son aves ornamentales muy cariñosas con todos los animales que les rodean. Tienen un cantar muy peculiar y llamativo que les hace destacar, además de plumas muy vislumbrantes. Los agapornis también tienen la particularidad de ser muy mansos al contacto humano.

Esto nos indica que son los compañeros voladores ideales para algunas personas. ¿En qué sentido? Estas aves se dejan tocar, acariciar e inclusive manipular cuando están adiestradas de forma correcta. Te aseguramos que no hay nada más agradable que sentir cómo come un ave de tu mano.

Pero para que esto sea así, tiene su precio: algunas veces, por distintas razones, los pichones son separados de sus padres por la naturaleza o por la acción humana.

Es entonces cuando los agapornis terminan volviéndose pájaros papilleros: durante esta edad temprana, como criadores, debemos ofrecerles un alimento que sea similar al que sus padres le dan. Los agapornis papilleros requieren de ciertas condiciones para poder adoptar este estilo de vida.

La edad es un factor importante

Un agaporni jamás debe ser separado de su nido al momento de nacer o solo unos pocos días después. Esto le puede causar la muerte repentina al no tener las defensas suficientes para combatir las enfermedades comunes. Lo ideal es tener un agaporni de entre 25 y 30 días de vida.

Cría del agaporni

A esta edad, el animal se acostumbrará muy rápido a ser alimentado con la jeringa, además de que brindará todo su amor sobre ti. Si lo intentas sacar después, podrás amaestrarle, pero no se encariñará del todo contigo.

Para identificar rápido la edad de un polluelo, basta con verificar el plumaje. Alrededor de los 20 días de vida, el animal habrá mudado casi en su totalidad el plumón que le cubría cuando sale del cascarón.

Una vez que tengamos a nuestro pichón, debemos conseguirle un nuevo nido. Para ello, algunos optan por una caja de zapatos rellena con paños de cocina. Con esto, buscamos simular el calor y la apariencia de su nido real, además de hacer que se vuelva más amistoso.

Si optamos por esta opción, hay que recordar que requiere de una limpieza constante. La caca de los pájaros papilleros es corrosiva y olorosa si se deja mucho tiempo. Otras opciones igual de útiles están en el uso de cajas de plástico o tuppers.

Una vez que tengamos su nuevo hogar preparado, es hora de pasar a la parte fundamental: la papilla. Este alimento se debe preparar con sumo cuidado para que sea ideal para nuestra nueva mascota.

Cómo preparar la papilla

Para darle de comer a nuestro pichón, se requiere de un compuesto especial hecho para ellos. En el mercado existen diversas marcas que aseguran que tu pájaro papillero tenga lo que necesita en sus primeros días.

La papilla debe ser preparada una temperatura no mayor de 40 °C. Además, el agua debe haber sido hervida o embotellada para eliminar cualquier bacteria que pueda dañar a nuestro pájaro.

Cómo hacer papilla para pájaros

Pero no basta con que sea la temperatura adecuada. La textura también debe ser ideal, como la de un yogurt, sin la presencia de grumos y otras irregularidades que puedan ahogar a nuestro pequeño.

Una vez que tengamos la mezcla preparada, es hora de usar la jeringa para alimentarle. Para ello, requerimos de mucho cuidado con el fin de no hacerle daño. Los primeros días son cruciales para que se acostumbre a la presencia de la jeringa y entienda que no le hará daño.

Para alimentar a nuestro pájaro papillero debemos administrar unos 5 mililitros de papilla. En un principio, el animal se verá asustado e incluso querrá atacarnos al pensar que le haremos daño. No lo culpamos, pero su hambre terminará por vencer el miedo.

Algunos animales pueden o no demostrar cierta resistencia a no ser alimentados por la papilla. Para evitar esto, con la jeringa le damos a probar de la papilla para que se acostumbre. Hay que evitar que se derrame a un costado o que la escupa.

Frecuencia de alimentación

Se sigue este procedimientos los primeros 5 o 10 días durante cuatro veces por día. Luego, se sigue ajustando a medida que vaya creciendo el animal. A partir del día 20 o 25 empezamos a ‘destetar’ al ave.

Para ello, le ofrecemos del alimento que luego será su comida normal. Se mostrará poco a gusto con esta, por lo que rociamos un poco de papilla sobre ella. La intención es lograr la asociación de que ambos son alimentos buenos para él. Además, debemos reducir la dosis de papilla a solo dos diarias.

Con un poco de tiempo tendremos a nuestro compañero viviendo en su jaula (o mejor aún, fuera de ella). Solo recuerda que es un proceso que puede tardar hasta un mes.