¿Qué hago si mi perro tiene ronchas?

Francisco María García · 24 marzo, 2016

Si nuestra mascota tiene ronchas o ampollas en la piel, inflamaciones, etc. son indicativos de que padece alguna alergia. Aunque en pocas ocasiones se conocen las causas, se ha comprobado que debido a una predisposición genética, algunos perros reaccionan de forma muy diferente que otros en la ingesta de alimentos que pueden ocasionar las ronchas, o bien la picadura de garrapatas, pulgas, etc.

Las ronchas dependen del tipo de alergia

comida especial para cachorros

Si sabemos que nuestro perro es alérgico a las picaduras de los insectos, debemos tener especial cuidado en que no sea atacado por estos agentes externos, así como disponer de productos repelentes como es el caso de un collar anti pulgas que evitará que todos los días tengamos que usar productos específicos insecticidas.

En el supuesto de que se trate de alergias alimenticias, hay que localizar el foco del problema, los alimentos que ocasionan la alergia. Para tener plenas garantías, lo mejor es que nuestro amigo tome alimentos de los llamados balanceados, es decir, ricos en nutrientes y que cuenten con todas las vitaminas que se necesitan para una vida saludable.

Además de todo ello, una visita al veterinario podrá descartar cualquier tipo de alergia que se presente. Es importante que estemos pendientes de estos factores que pueden ocasionar serios problemas de salud a nuestras mascotas.

Algunos síntomas de la alergia

Los síntomas son claros, un rascado excesivo que suele ir acompañado de quejidos y rezongos, pérdida de pelo en la zona y mal olor en los oídos. Todos ellos son indicativos de que nuestra mascota padece una alergia. Algunos canes son alérgicos a las pulgas y a las garrapatas, y una sola picadura es suficiente para comenzar el proceso alérgico.

Aunque estas señales varían dependiendo de cada animal, suelen aparecer en forma de un enrojecimiento y ronchas en las orejas, otro enrojecimiento en la piel, con formación de escamas, pérdida de pelo, un lagrimeo en los ojos que también se tornarán rojos, y alteraciones en la conducta general, con estornudos, vómitos, diarrea, respiración profunda, dificultad en las vías respiratorias, etc.

Para determinar el tratamiento adecuado, hay que diagnosticar el tipo de alergia que el animal está padeciendo.

¿Qué agentes causan la alergia canina?

Entre los más importantes están algunos tipos de productos de limpieza, algunos productos de farmacia, los insectos, las esporas que acompañan al polen, moho, el polvo del ambiente, algunos alimentos como el maíz, pollo o harinas, etc.

Forma de actuar

Cuando ya se ha detectado la alergia, lo primero es consultar a un veterinario lo antes posible, que llevará a cabo análisis sobre la piel y de sangre. A continuación hay que poner en marcha una  prevención general que tratará de evaluar exactamente de dónde proviene la alergia y cuál es la causa para poder desarrollar las acciones adecuadas.

Es conveniente determinar si el animal sufre sus alergias en patios y los jardines así como las plantas con las que tiene contacto en sus paseos a lo largo de los exteriores de la vivienda. Además, hay que inspeccionar aquello que come, sobre todo si se cree que los problemas pueden venir por una alergia alimentaria.

Entre las acciones más útiles está la desparasitación externa del animal, para evitar pulgas y garrapatas, bañar al perro con productos adecuados y con la frecuencia necesaria, teniendo en cuenta que el exceso de agua y jabón también puede dañar la piel y desequilibrar su pH.

Otro aspecto importante son las heridas mal curadas, que pueden constituir una puerta abierta para infecciones en la piel. Hay que evitar que el perro lama sus heridas, así como limpiarlas convenientemente.

Razas más propensas

Autor: Selbe Lynn
Autor: Selbe Lynn

Algunas razas tienen más posibilidades que otras a padecer problemas dermatológicos, como la alergia o la dermatitis atópica, que puede ser incluso por sus propias características físicas, como es el caso de determinadas especies que tienen pliegues en la piel, y estos pliegues pueden ser el foco de la alergia.

Entre las razas más propensas a este tipo de problemas están el Shar Pei, el Bulldog, Chow chow, West highland terrier y el Beagle.

Es fundamental ser muy constantes, bañar al perro con jabones antipulgas y potenciar el tratamiento con productos adecuados; es mejor combinar productos, por ejemplo una pipeta por vía dermatológica y una pastilla.