¿Qué comen las hormigas?

Si nos paramos a observar lo que rodea a un hormiguero, podemos ver una actividad frenética: las hormigas obreras se dedican sin descanso a llevar y traer alimentos, que después se almacenarán... ¿pero qué comen las hormigas?

Las hormigas son unos de los insectos de mayor distribución global. Su capacidad de adaptarse a una dieta variada, según el ambiente y la época del año, fue crucial para la supervivencia y extensión de su población. A continuación, analizaremos qué comen las hormigas y por qué este tipo de alimentación ha favorecido su adaptabilidad.

Datos generales sobre las hormigas

En la actualidad, se conocen a unas 14 000 especies de hormigas que habitan en todos los continentes, con la lógica excepción de la Antártida. Estos insectos conforman una amplia y muy diversa familia llamada Formicidae, que pertenece al orden de los himenópteros.

Al igual que los demás insectos, las hormigas poseen exoesqueleto y su cuerpo está dividido en tres segmentos bien diferenciados: la cabeza, el mesomata (tórax y primer segmento abdominal) y el gáster o metasoma (segundo  segmento abdominal). Entre el gáster y el mesomata se observa una especie de cintura compuesta por nodos, que se denominada peciolo.

No obstante, las hormigas muestran ciertos rasgos morfológicos que permiten diferenciarlas de otros insectos. Entre ellos, destacan las antenas en codo, la notable constricción de su gáster y la presencia de glándulas metapleurales.

Las especies de hormigas pueden variar mucho en su tamaño y aspecto. Las especies más pequeñas pueden alcanzar solo dos milímetros en su edad adulta, mientras las más grandes pueden superar los 25 milímetros. En su cuerpo suelen predominar tonalidades oscuras, como negro, marrón o grisáceo.

Hormiga cortadora de ojos

¿Qué tipos de alimentos comen las hormigas?

La hormiga es un animal omnívoro que suele mantener una alimentación muy variada: puede consumir casi todo que encuentra en su entorno. Además de capturar presas disponibles en su ambiente, las hormigas pueden colectar hojas, hierbas, semillas, trozos de frutas y vegetales, cereales, hongos y hasta carroña.

Algunas especies de hormigas suelen cazar en grandes grupos: realizan ataques colectivos que permiten cazar presas de mayor porte. Otras especies venenosas emplean su toxina para inmovilizar a sus presas; después las despedazan para poder llevar su carne al hormiguero.

Los tipos de alimentos que comen las hormigas dependerán fundamentalmente de su especie, de su hábitat y de la época del año. Las especies que viven en ambientes fríos, con inviernos duros, suelen almacenar una buena cantidad de alimentos en el hormiguero, por lo que se preparan para la época de escasez.

Esta capacidad de adaptarse a una dieta tan variada ha sido clave para la expansión mundial de la población de hormigas. Estos insectos se han adaptado a prácticamente todos los tipos de ecosistemas y microclimas, y es que son unos de los animales más resistentes de la naturaleza.

Además, su alimentación omnívora y versátil ha permitido a las hormigas adaptarse óptimamente a la intervención humana en su hábitat. Construyen sus hormigueros cerca o en el interior de edificaciones; las hormigas cuentan con abundante y continua disponibilidad de alimentos, pues recogen los residuos de la alimentación humana.

Hormigas recolectoras

La eusociedad y la alimentación de las hormigas

Una de las curiosidades más fascinantes sobre las hormigas es su eusociedad. Este es el tipo de organización social más compleja en todo el reino animal y está basado en el reconocimiento de castas.

En la actualidad, la eusociedad solo se observa en algunos insectos, (abejas, avispas y hormigas), en unas pocas especies de crustáceos y en la rata topo desnuda.

Para sobrevivir, las hormigas deben construir su refugio, denominado popularmente como hormiguero. En el interior de cada hormiguero se constituye una sociedad dividida en tres castas: la hormiga reina, las hormigas soldados y las obreras.

  • La reina es la gran madre y líder de todos los individuos que viven en el hormiguero. Su principal y más noble función es trasmitir su material genético, lo que garantiza que su especie permanezca apta para sobrevivir.
  • Las hormigas soldados son las responsables por proteger y defender la comunidad de depredadores o enemigos que quieran tomar el hormiguero.
  • Las hormigas obreras son aquellas que desarrollan los trabajos de base para la preservación de la comunidad. Una de sus funciones más importantes es precisamente la colecta de alimentos para todos los miembros de su hormiguero, inclusive para la reina. No solo se ocupan del transporte y aprovisionamiento de comida; las hormigas obreras también se encargan del mantenimiento del hormiguero y de la crianza de las larvas.