¿Puedo ir de campamento con mi perro?

Yamila · 5 julio, 2018
Efectivamente, los canes pueden acompañarnos para irnos de aventura, aunque hay que tener en cuenta factores como las vacunas, la seguridad o la comida

Cuando estamos organizando las vacaciones y tenemos mascotas, muchas veces la elección del destino o del tipo de viaje depende de ellos. Algunos amantes de la naturaleza se preguntan: ¿puedo ir de campamento con mi perro? En este artículo te contamos por qué es una buena idea y cómo convertirlo en una experiencia inolvidable.

De campamento con mi perro, una fantástica aventura

Si estás pensando dónde ir de vacaciones este verano, y no tienes dónde ni con quién dejar a tu mascota, una buena idea es… ¡que la lleves contigo! Eso sí, siempre y cuando tengas en cuenta ciertas cuestiones importantes, como las que te indicamos a continuación:

1. Vacunas

Evita cualquier problema de salud de tu perro por falta de anticuerpos. Antes de salir de viaje es bueno que lo lleves al veterinario para que confirme que tiene todas las vacunas o que necesita alguna dosis de refuerzo según el destino elegido.

2. Primeros auxilios

“Para ir de campamento con mi perro preparo un botiquín de primeros auxilios similar al mío”, indican aquellos que suelen realizar esta aventura varias veces al año. Puedes armar un kit separado para no confundirte y ‘compartir’ ciertos elementos como gasas, vendas, alcohol, etc.

3. Medidas de seguridad

Ya sea que monten la tienda en un parque nacional o en pleno bosque (si está permitido), tu mascota debe contar con correa y collar continuamente. En algunos países el microchip es obligatorio, pero si no lo es, podemos seguir optando por la ‘vieja usanza’: la chapa con teléfono de contacto en caso de que se pierda.

Ten en cuenta que el perro estará en un lugar desconocido y con sonidos, animales o situaciones que son ajenas a lo cotidiano. Por cualquier cosa puede salir despavorido y no encontrarte en medio del bosque.

Dormir con perro en tienda de campaña

4. Protégelo de los insectos y las plantas

Si no sabes de qué planta se trata, no dejes que tu mascota la mastique o juegue. Ten especial cuidado con las setas que crecen en los alrededores de los árboles, ya que pueden ser tóxicas para el can.

Además, ten en cuenta que los mosquitos y otros insectos no solo te pican a ti… ¡Pueden hacerlo con tu perro! Mucho cuidado con las moscas, ya que pueden incluso poner sus huevos en alguna herida que tenga el animal.

5. Lleva su comida habitual

Otro de los consejos para ir de campamento con mi perro tiene que ver con su alimentación. Cambiarlo de ambiente, llevarle en un coche durante horas, hacer que camine en un lugar desconocido… Todo será estresante. Por lo tanto, no modifiques su comida.

Lleva pienso o lo que está acostumbrado a comer y, si puedes, también su comedero, pues así se sentirá más como en casa. ¡Y no te olvides de darle agua potable! Evita que consuma de charcos o ríos, para prevenir un posible problema estomacal.

6. Dormid en la misma tienda

Como primera medida, debes saber que en el bosque o campo la temperatura es menor que en la ciudad durante la noche. Por lo tanto, tu perro debe estar bien abrigado apenas baja el sol. Te recomendamos que le pongas un abrigo o chaleco de colores brillantes para poder verlo en la oscuridad.

Ir de camping con mi perro

Por otro lado, cuando llega la hora de dormir… ¡tiene que estar a tu lado! No olvides que en la naturaleza todo está oscuro, es más peligroso y tu mascota podría asustarse por cualquier cosa. Incluso –según donde vayas– podría ser atacado por un animal como un oso, un lobo o un gato de montaña.

Si no quieres que duerma justo a tu lado puedes conseguir esas tiendas que tienen varias habitaciones y que tu mascota cuente con una especial. No te olvides de ponerle su cama o armarle una lo más cómoda posible.

Quizás te conviene para la primera vez que vas de campamento con tu perro buscar sitios regulados y custodiados, cerca de algún atractivo turístico o pueblo, en vez de internarte en medio del bosque. Y al regresar, un buen baño, un control con el veterinario y planificar la próxima aventura.