Principales accidentes en casa con los perros de raza pequeña

24 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Los perros de raza pequeña son propensos a sufrir accidentes por intentar comer aquello que no deben o por colarse por rincones peligrosos; toma las debidas precauciones en tu hogar

Los perros de raza pequeña son los preferidos de quienes aman a los animales, pero no cuentan con el espacio suficiente para tener una mascota de gran tamaño. Tienen la ventaja de que pueden ser llevados a cualquier parte, necesitan poco espacio para vivir y viven más tiempo que las razas grandes: pueden durar hasta 18 años.

Con ciertos cuidados básicos, y por supuesto mucho cariño, estos perros pueden vivir muy saludables. Sin embargo, aun cuando están en casa se encuentran expuestos a algunos accidentes, que en ocasiones pueden ser fatales.

A continuación, veremos algunos ejemplos y consejos para evitar que un accidente doméstico pueda afectar la salud o la vida de los perros pequeños.

Intoxicación y envenenamiento

Los perros de raza pequeña, sobre todo cuando son cachorros, se comportan como niños cuando están solos en casa. Se comen todo lo que está prohibido y ciertos alimentos pueden ser muy nocivos para su salud. En algunas ocasiones pueden incluso ser tóxicos y su ingesta puede tener consecuencias fatales.

Algunos alimentos como la cebolla, los huesos, el cordero, y principalmente el chocolate, no se ajustan a la dieta de los perros y son sumamente tóxicos para ellos.

Por lo general, la ingesta de estos alimentos causa una gastroenteritis que puede ser leve o severa, dependiendo de la cantidad ingerida y del tamaño del perro. Un perro de raza pequeña puede incluso morir intoxicado por una barra de chocolate que contenga mucho cacao.

Accidente de perritos

También puede ocurrir que el perro ingiera accidentalmente píldoras, productos de limpieza o plantas venenosas en el jardín. En ese caso es necesario llevarlo al veterinario lo más pronto posible. La mejor forma de evitar este tipo de accidentes es manteniendo la comida y los productos peligrosos fuera del alcance de los perros.

Obstrucción por ingesta de algún objeto

Otro accidente doméstico muy común en los perros de raza pequeña es la obstrucción intestinal causada por la ingestión de algún objeto pequeño. Igualmente, pueden aturdirse al tratar de tragarse objetos más grandes. Ambas situaciones pueden ser muy graves y poner en peligro la vida del animal.

Los objetos más apetecidos por los perros de raza pequeña, sobre todo cuando son cachorros, son el mando de la televisión, el móvil, pedazos de juguetes, calcetines y hasta zapatos. Es necesario tener cuidado con estos objetos pequeños y no dejarlos al alcance del perro, por lo menos mientras es cachorro.

Lo mejor es comprarle al perro sus propios juguetes; de esa forma, podrá morderlos con toda tranquilidad. Sin embargo, es muy importante elegir el tipo de juguete adecuado para el tamaño del perro.

Electrocución y quemaduras

La electricidad también es un factor de riesgo para los perros. Muchos accidentes domésticos ocurren cuando los perros, especialmente los cachorros, muerden cables y reciben una descarga eléctrica.

Perro en casa

Una descarga fuerte puede provocar quemaduras internas muy graves, especialmente en los perros de raza pequeña. Para evitar este tipo de accidentes, lo mejor es desconectar los cables de la corriente o esconder los cables debajo de alfombras o detrás de los muebles para evitar que el perro los muerda.

Las quemaduras también son unos de los accidentes domésticos más comunes en los perros. La cocina puede ser un lugar muy peligroso para ellos. Un alimento muy caliente puede derramarse sobre el perro y provocarle serias quemaduras. Lo mejor es que el perro nunca entre a la cocina sin supervisión.

Caídas

Igual que ocurre con los niños, cuando un perro se encuentra cerca de una ventana abierta o en la terraza, es necesario vigilarlo. Puede caerse accidentalmente o simplemente saltar para perseguir a otro perro que pasa por la calle. Si está solo, también puede saltar por la ansiedad de encontrarse sin sus dueños.

Cuando la terraza o el balcón no están bien protegidos, las caídas pueden ocurrir muy fácilmente. Al caer, los perros pueden sufrir serias fracturas, especialmente los de raza pequeña que son más frágiles en este aspecto.

Para evitar este tipo de riesgos, es muy importante proteger todas las alturas de la casa de forma adecuada. Las barras no deben estar muy separadas unas de otras, para evitar que el perro pueda pasar entre ellas. Lo ideal es colocar una malla de protección y evitar que el perro se quede solo en la terraza.