¿Por qué mi perro corre eufórico cada noche en casa?

Si tu perro corre desenfrenado por la casa cuando cae la noche, no te preocupes, es una parte natural de su comportamiento. Eso sí, hay que preparar la casa para evitar accidentes.
¿Por qué mi perro corre eufórico cada noche en casa?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 16 enero, 2023

Es posible que, al volver del paseo de la noche, observes que tu perro corre eufórico por la casa. Suele ser un comportamiento explosivo en el que el animal da carreras, saltos y juega de una manera muy intensa y, en algunos casos, descontrolada. ¿Es esto peligroso o inadecuado?, te preguntarás.

Pues lo cierto es que depende en gran medida del contexto y de las características de esta conducta. Lo que podría ser una simple descarga de energía podría deberse a una acumulación excesiva de la misma o incluso a una estereotipia. Vamos a ver cómo asegurarse de que nada anda mal y a dar algunos consejos para que este comportamiento no acabe en accidentes.

Mi perro corre eufórico por las noches

Consejos para que tu perro no se escape de casa

Muchos tutores de perros afirman que su can, cuando cae la noche, suele tener un comportamiento frenético, corriendo, saltando y jugando sin control. Acostumbra a ser siempre a la misma hora, aproximadamente, por lo que muchas personas se preocupan. Y es que en este período de actividad eufórica el perro no responde a órdenes y es muy propenso a tener accidentes si la casa no está preparada para ello.

A este comportamiento se lo conoce como período de actividad frenética o FRAP, por su sigla en inglés (Frenetic Random Activity Period). Es lo que, probablemente, hayas conocido en internet y redes sociales como zoomiesEste comportamiento se caracteriza, como dice la sigla, por ser frenético, no tener un objetivo aparente y durar un tiempo determinado, generalmente corto.

¿Un FRAP es una estereotipia?

Un FRAP no es lo mismo que una estereotipia, aunque en un primer momento la duda sea razonable. Mientras que esta última es un comportamiento repetitivo, sin una utilidad y producto del estrés, el período de actividad frenética es una descarga de energía rápida, en la que el animal tiene un comportamiento errático (no repetitivo) y que no tiene consecuencias negativas para él como pasaría con una estereotipia.

Correr en círculos sin parar, por ejemplo, acabará por causar lesiones en el animal. Esto es una estereotipia y no el FRAP.

El FRAP, además, termina por sí solo y deja al animal calmado. Es, como hemos dicho, una manera rápida de descargar energía sobrante antes de que llegue la noche. Este comportamiento se ha documentado también en otros mamíferos, como conejos, gatos o hurones.

Y, lo más importante, durante el FRAP no hay signos de miedo, estrés o angustia. Se trata de una explosión de actividad en la que el animal es feliz, juega y corre hasta que se queda satisfecho.

Otras razones por las que un perro corre eufórico

Además de este fenómeno comportamental y una posible estereotipia, existen otros motivos por los que un perro podría desatarse de esa manera. Vamos a verlos a continuación:

  • Exceso de energía: si estas explosiones se repiten a lo largo del día, es posible que tu can tenga exceso de energía porque no gasta la suficiente en sus paseos.
  • Aburrimiento: la falta de estimulación hará que el perro busque formas de entretenerse, siendo una de ellas esta actividad frenética.
  • Socialización: ya sea contigo o con otros animales, tu can podría estar mostrando su interés en jugar y estrechar lazos mediante esta conducta.
  • Estrés y/o ansiedad: el can corre frenético porque no puede gestionar estos estados mentales. Suele estar ligado a trastornos como la ansiedad por separación o el estrés del cautiverio.

¿Cómo prevenir accidentes durante un FRAP?

Lo cierto es que, aunque el perro corra eufórico y no por estrés, un FRAP es un momento delicado. El perro no se calma a la orden de su humano y no controla casi la precisión de sus movimientos, así que es normal que aparezcan los golpes o los choques contra objetos. Por eso mismo, conviene preparar la casa para evitar accidentes:

  • Que no haya nada en la trayectoria del perro que pueda caerse, como jarrones, macetas o estanterías que puedan volcar.
  • Despejar la zona donde el perro se desahoga de objetos que pueda coger y romper. Se puede sustituir por sus juguetes.
  • Cerrar las habitaciones donde no quieres que entre en ese momento.
  • Puedes jugar con él, pero no le refuerces conductas inadecuadas que realice en ese período.
  • Coloca protecciones acústicas, como alfombras, en casas donde pudieras molestar a los vecinos.
  • No le regañes, pues es una parte natural de su conducta y se calmará por sí mismo.

Cuando un perro corre eufórico por las noches, debe salir más

Consejos para que tu perro no se escape de casa

No todos los perros tienen el mismo nivel de energía ni las mismas necesidades de enriquecimiento. Si bien, como se ha dicho, estos períodos de euforia no son patológicos, sí conviene aumentar la cantidad de ejercicio que hace el animal durante el día. Si el paseo no puede ser más largo, incluir juegos y ejercicios en el mismo siempre es una buena opción para ellos (y para ti, indirectamente).

En definitiva, los zoomies no son algo de lo que preocuparse, pero sí para lo que estar preparado. Deja que tu perro se dé una última carrera antes de dormir y ambos tendréis un sueño mucho más reparador.

Te podría interesar...
10 factores que afectan al sueño de tu perro
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
10 factores que afectan al sueño de tu perro

Las horas de descanso de un animal son vitales para el funcionamiento corporal. Conoce aquí los factores que afectan al sueño de tu perro.



  • Miller, P. (2008). Play with your dog. Dogwise Publishing.
  • Bays TB. (2012). Behavior of small mammals, p 545–556. In: Quesenberry KE, Carpenter JW, editors. Ferrets, rabbits, and rodents: clinical medicine and surgery, 3rd ed. St Louis (MO): Elsevier
  • Gilbert-Gregory, S. E., Stull, J. W., Rice, M. R., & Herron, M. E. (2016). Effects of trazodone on behavioral signs of stress in hospitalized dogs. Journal of the American Veterinary Medical Association249(11), 1281-1291.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.