¿Qué son las estereotipias animales?

1 junio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Elsa M. de Arribas
Las esterotipias son conductas repetitivas sin ninguna finalidad aparente. Suelen indicar que algo va mal en el ámbito emocional del animal.

Las estereotipias animales son más frecuentes de lo que podemos llegar a pensar, pues estos comportamientos son claros indicadores de una falta de bienestar en los seres vivos, sobre todo en los que se encuentran en cautiverio. A continuación te mostramos qué son las estereotipias y cómo identificarlas.

¿Qué son las estereotipias animales?

Se definen como un comportamiento animal con patrones repetitivos y habituales que no tienen funciones claras.

Otra definición indica que son conductas repetitivas causadas por los intentos del ser vivo para adaptarse al ambiente. También se ha indicado que pueden ser producto de una disfunción del sistema nervioso central.

Este comportamiento ha quedado registrado en numerosos grupos de animales diferentes. No obstante, se observa mayoritariamente en cautividad, en especies de pájaros, roedores o ungulados. Asimismo, las estereotipias animales son frecuentes en carnívoros y en primates.

Las estereotipias animales suelen recoger una serie de manifestaciones conjuntas:

  • Conductas locomotoras de todo el cuerpo: pasear, dar saltos mortales, rebotar o mecerse sin sentido aparente.
  • Conductas autodirigidas: tirarse del pelo o las plumas, chuparse los dedos o pincharse los ojos.
  • Manifestaciones orales: morder objetos, así como morderse patas o pies, arañar, realizar movimientos repetitivos con la lengua, etc.
  • Vocalizaciones: ladridos, maullidos, rugidos, lloriqueos, etc.
  • Alucinaciones: en algunos casos, los animales pueden quedarse mirando fijamente a un punto, asombrados.
Las estereotipias se desarrollan más en animales encerrados.

¿Cuáles son las causas?

Actualmente, las causas de las estereotipias parecen complejas y no están completamente definidas. Es probable que estos atípicos comportamientos estén asociados con el estrés. 

Además, dichas conductas varían en función de los animales en los que se observen. Por ejemplo, los ungulados y los carnívoros no muestran los mismos comportamientos:

  • Los ungulados salvajes que se encuentran en cautividad muestran conductas características. Parece ser que sus estereotipias se deben a la imposibilidad de explorar y buscar alimento.
  • Por otro lado, los carnívoros muestran estereotipias de desplazamiento, provocadas por varios factores. Es posible que ocurran ante la imposibilidad de mostrar conductas normales o un espacio reducido.

Se ha demostrado también que hay una importante influencia de factores ambientales. Un ambiente inadecuado o estresante en las primeras fases de desarrollo provocaría daños permanentes en el sistema nervioso central. Esto, a su vez, desemboca en una mayor tendencia a desarrollar estereotipias durante el resto de la vida del animal.

Estereotipias animales en zoológicos

El motivo por el que ocurren estas conductas parece estar relacionado con la cautividad. No obstante, sigue habiendo discrepancia entre expertos. Parece ser que las conductas repetitivas animales tienen una finalidad: normalmente, el objetivo es adaptarse al medio poco adecuado en el que se encuentran.

A continuación te mostramos diversas estereotipias animales en los zoológicos, que difieren en los distintos grupos animales.

Estereotipias de desplazamiento

En este tipo de conductas destaca un comportamiento concreto, llamado ‘pacing’. Esta estereotipia consiste en repetir el mismo recorrido una y otra vez. Un ejemplo claro es el de los leones o los tigres, que recorren el recinto de un lado a otro. Es una conducta muy observada en los zoológicos, concretamente en animales carnívoros.

La falta de estímulos tales como el seguimiento de presas, acecho, o caza en grupo podrían promover el desarrollo de estereotipias en carnívoros en cautiverio.

Estereotipias repetitivas estáticas

Del mismo modo, este tipo de conductas incluyen los movimientos repetitivos realizados con el cuerpo sin desplazamiento. En los zoológicos se ha observado en los primates. Un ejemplo común es observar al animal mecerse hacia adelante y hacia atrás. No obstante, solo realizan estos movimientos en algunas ocasiones.

Otras conductas en otros animales

De la misma manera, se han observado estereotipias en ganado o animales domésticos. Se ha indicado que este comportamiento es más habitual de lo que podemos creer.

Estas conductas repetitivas derivan del comportamiento de forrajeo propio de los ungulados. Asimismo, se ven potenciadas ante la falta de bienestar del animal, como un movimiento limitado por espacio reducido.

Las dietas naturales reducen las estereotipias, tanto en ganado como en ungulados salvajes. Estas dietas contienen una mayor cantidad de alimento y de fibra, lo que facilita la digestión del animal.

Burro en el campo.

Puede concluirse que las estereotipias son comportamientos repetitivos sin una función clara, pero que reflejan el intento del animal a adaptarse al nuevo ambiente o son derivadas de una disfunción, ya sea emocional o física.

Estos alarmantes comportamientos se dan sobre todo en animales presentes en núcleos zoológicos con una clara falta de enriquecimiento ambiental en sus instalaciones. Aún así, también es posible observarlos en mascotas, y por ello es necesario prestar atención al bienestar emocional del animal en todo momento.