Por qué cada vez hay más ataques de aves contra humanos

Muchas personas comienzan a preocuparse por la creciente frecuencia en la que las aves atacan a los humanos. Aquí te contamos por qué ocurre.
Por qué cada vez hay más ataques de aves contra humanos
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 07 septiembre, 2022

Los humanos estamos acostumbrados a que animales más pequeños salgan huyendo cuando nos ven, en especial las aves. Sin embargo, en algunos lugares, los ataques de aves contra humanos comienzan a aumentar en frecuencia y no se sabe a ciencia cierta por qué. El caso es que estos animales cada vez son más propensos a picotear las cabezas de corredores y paseantes.

¿Qué les mueve a enfrentarse más a menudo a los humanos? ¿Estamos haciendo algo nuevo que les irrita más de la cuenta? En este espacio podrás explorar esta cuestión, que está dando de qué hablar en redes y de boca a boca. Comenzamos.

La convivencia con aves urbanas

Las palomas son ejemplos de especies sinantrópicas.

Las urbes, que es de donde están procediendo los avisos de ataques de aves contra humanos, tienen un largo historial de coexistencia entre ambos. Si bien se trata de un espacio colonizado por nosotros, muchas aves se han adaptado a vivir en edificios y parques. De hecho, dependen en cierta medida de nuestra actividad y nuestras fuentes de agua para sobrevivir.

En 2019, durante el confinamiento debido al COVID-19, el número de gorriones aumentó en las ciudades y disminuyó en zonas rurales.

En los últimos tiempos, la concienciación para con el bienestar de las aves urbanas ha aumentado. Son muchas las personas que están alimentándolas, dándoles refugio e incluso rescatando a aquellas que necesitan atención veterinaria para luego liberarlas. Se trata de conseguir una coexistencia pacífica, en la que los animales consigan el máximo beneficio de la presencia humana y se liberen, a su vez, de los inconvenientes de ello.

Entonces, ¿por qué hay más ataques de aves contra humanos?

Lo cierto es que esta noticia, que tiene un alcance global, proviene de lugares muy concretos, como ciudades de Estados Unidos o Gales. Por tanto, lo primero es no alarmarse, pues el mundo no está comenzando a ser una película de Hitchcock. No obstante, conviene conocer las razones por las que los pájaros se están comportando de manera más agresiva, pues estos fenómenos no suelen ocurrir por casualidad.

Invasión de territorio

Si bien el humano ha colonizado prácticamente todo el globo, lo cierto es que cada especie urbana ha logrado encontrar su hueco para vivir. Sin embargo, incluso dentro de estos espacios los humanos pueden llegar a resultar avasalladores. Muchas aves, como los córvidos, son animales territoriales que no dudarán en defender su casa antes que huir.

De estos últimos son de los que se documentan más ataques: cuervos, grajos, urracas, etcétera. Cuando el flujo de personas humanas aumenta en una zona donde se han asentado, en ocasiones bajan a tratar de echarlos a base de picotazos y golpes en pleno vuelo.

Se les molesta en época de cría

Aves que normalmente preferirían huir cuando un humano (u otro animal) invade su territorio pueden volverse más agresivas si tienen que proteger a sus crías. Si bien muchas veces no se hace a propósito (no suele ser fácil localizar nidos), lo cierto es que estos ataques responden al estrés y al instinto de protección de los progenitores.

Aumento de residuos

Mantener las calles limpias no solo evita malos olores y plagas, sino que también sirve como disuasión para muchas aves. Un ejemplo ilustrativo de esto son las gaviotas, que en zonas costeras donde se acumulan residuos de turismo y de los barcos de pesca se vuelven mucho más atrevidas. No son pocas las imágenes de estos pájaros robando comida directamente de las manos a los humanos en pleno vuelo.

La creatividad a la hora de esquivar los ataques

Al final, las personas humanas no pueden dejar de hacer su vida tampoco. Si bien es buena idea cambiar de ruta si una urraca te picotea cada vez que pasas bajo su árbol, han salido a la luz algunas otras soluciones que son, cuanto menos, creativas. Vamos a ver algunas:

  • Utilizar sombrero al salir, pues las aves voladoras suelen atacar el punto más alto de sus adversarios; en este caso, la cabeza.
  • Llevar paraguas o sombrilla. Además de ser una buena solución para los días de sol intempestivo, suele ser una solución adecuada para evitar los ataques de aves contra humanos.
  • En Australia se recomendó algo más creativo: ponerse un envase de helado vacío sobre la cabeza y pegarle ojos artificiales, de manera que disuada a las aves de atacar (pues crea la impresión de que se les observa desde el suelo).

No olvides que las redes sociales magnifican todo lo que muestran y, lo que es peor, tienen un gran potencial para hacer creer a quien lo ve que tienen la verdad en la mano. Los ataques de aves han aumentado de frecuencia, sí, pero no tanto como para que sea motivo de alarma general.

Una urraca asiática.

Aun con todo, el mejor consejo es respetar las áreas donde viven las aves, en especial en la época de cría. El cambio climático ha reducido el hábitat de muchos animales, obligándoles a migrar a otras zonas y criar en lugares menos aptos. Recuerda siempre que tú puedes salir a correr por otro lugar, pero las aves no pueden abandonar a sus crías para escapar de ti.

Te podría interesar...
Comportamiento de los gorriones
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Comportamiento de los gorriones

El comportamiento de los gorriones es sedentario, diurno y gregario. Son aves competitivas entre sí y realizan cuidados parentales conjuntos.




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.