¿Los perros tienen ombligo?

Para muchas personas es todo un misterio la existencia del ombligo en los perros. Incluso, hay quienes han revisado a los suyos y no encuentran nada. Aquí te contamos la verdad.
¿Los perros tienen ombligo?
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 19 octubre, 2021.

Escrito por Aylin Stefany Rodriguez Vinasco, 18 octubre, 2021

Última actualización: 19 octubre, 2021

Todos nos hemos preguntado en algún momento si los perros tienen ombligo, en especial después de acariciar la pancita del ejemplar que habita en el hogar. Puede que tu respuesta inicial sea: “deben tener uno, aunque yo no lo vea”, pero ¿será esto cierto? En este artículo vamos a contarte la verdad al respecto.

El ombligo es una “marca” que nos recuerda la unión entre la madre y el hijo. Es como una cicatriz que queda en el lugar en el que alguna vez estuvo el cordón umbilical, a través del cual muchas especies de animales obtienen el alimento mientras están en la etapa de gestación. ¿Quieres saber más sobre el tema? No dejes de leer.

¿Todos los animales tienen ombligo?

Como lo indican artículos científicos, el cordón umbilical es un tejido vivo muy importante en el desarrollo de los fetos. Se ha comprobado que interviene en procesos vitales relacionados con el sistema inmunitario, el equilibrio nutricional y el balance bioquímico del no nato.

Incluso, se ha identificado que una inadecuada circulación en el interior del cordón causa trastornos neurológicos y problemas de adaptación neonatal, así como muerte fetal.

En el caso de los seres humanos, y cuando llega el momento del nacimiento, se corta el tejido umbilical al llegar al mundo y se inicia la alimentación materna por vía de la lactancia. Sin embargo, queda una especie de “muñón” que con los días se cierra, se seca y se cae, dando paso a lo que conocemos como ombligo. Esta marca es distintiva de los siguientes animales:

  1. Mamíferos: son animales vertebrados (con estructura ósea y vértebras) y pelo en todo su cuerpo que respiran por medio de sus pulmones y que poseen características muy diversas. A excepción de los pertenecientes al orden de los monotremas (el ornitorrinco y los equidnas), todos los mamíferos somos vivíparos.
  2. Otros animales vivíparos: son todos aquellos animales (mamíferos o no) que se desarrollan y se nutren dentro del útero de la madre, donde reciben nutrientes, oxígeno y protección. Aunque muchos vivíparos tienen ombligo hay algunos que no, pues no se desarrollan en una placenta.
  3. Vivíparos estrictamente placentarios: son los mamíferos que se alimentan de leche materna y que en su etapa embrionaria se desarrollan dentro de una placenta, la cual se ubica en el útero materno por un largo tiempo. Se quedan fuera de esta categoría los marsupiales, por ejemplo.
Un perro enseñando la barriga.

¿Los perros tienen ombligo?

Después de una amplia explicación sobre qué es el cordón umbilical y los animales que tienen uno, ¿sigues creyendo que los perros tienen ombligo? Aquí tienes la respuesta.

Si tu contestación a la pregunta es un sí rotundo, estás en lo cierto. Los perros tienen ombligo porque son mamíferos vivíparos placentarios. Dicho de otro modo, durante su crecimiento embrionario están protegidos por una placenta conectada con la madre a través del cordón umbilical.

En el caso de los cánidos y otros animales salvajes, es la madre quien corta el cordón después del nacimiento. Es común que ella se coma este tejido junto con la placenta para recuperar nutrientes, lo cual le permite sacar adelante a su camada con más facilidad. Como a los humanos, a los perros les queda un muñón que con el paso de los días se cierra y se seca.

En algunas ocasiones, la madre cercena el cordón de las crías muy cerca a la panza y provoca una herida abierta. En estos casos, el tutor deberá consultar con un veterinario para establecer la gravedad de la situación. A veces es necesario cerrar la abertura quirúrgicamente para evitar problemas futuros.

¿Por qué casi no se les ve el ombligo entonces a los canes? El proceso de cicatrización de los perros es diferente al de los humanos, pues tanto los cachorros como la madre lamen la zona y la piel empieza a sanar sin dejar casi rastro. Además, al ser animales peludos en la totalidad de su cuerpo, es muy sencillo que el vestigio del ombligo se oculte por completo.

¿Dónde se ubica el ombligo de los perros?

Si tu curiosidad por saber dónde está el ombligo de tu perro te gana, debes saber que es sencillo de localizar a nivel teórico. Ubica un punto imaginario en la mitad del abdomen del cánido, el cual debe quedar debajo de las costillas y un poco más arriba de sus genitales.

Allí puedes ver un círculo pequeño a modo de cicatriz y, en algunos casos, una ligera protuberancia. Dependiendo de qué tan peludo sea tu can en esa zona será más fácil encontrar el ombligo (o no).

Enfermedades relacionadas con el ombligo de los perros

Entre las enfermedades que afectan a los perros en lo que se refiere a su ombligo se encuentra la hernia umbilical. Esta suele aparecer en los primeros meses de vida y se identifica como un bulto duro. Algunos profesionales recomiendan hacer seguimiento y tomar un enfoque conservador, pues puede desaparecer por sí sola en los siguientes 6 meses de vida.

Sin embargo, si la hernia no cede puede ser necesario practicar una cirugía para evitar problemas futuros, aunque no es algo riesgoso para la vida de los peludos. Incluso, y por recomendación veterinaria, algunos tutores esperan a que sea hora de esterilizar y retiran la hernia en un solo procedimiento conjunto.

A lo que sí hay que ponerle mucho cuidado es a la recuperación posquirúrgica, pues en estos casos lo mejor será evitar paseos largos y de mucho esfuerzo. Hay que ofrecer una dieta balanceada y sin grasas al can para eludir irritaciones en la herida. Además, será necesario usar un collar isabelino si el perro tiende a lamerse, pues puede arrancarse los puntos de sutura.

La limpieza de la herida la debe hacer el tutor en casa siguiendo el protocolo indicado por el veterinario y no se tienen que suministrar medicamentos o productos antibióticos sin autorización. Con los cuidados necesarios, el perro se recuperará pronto y retomará su vida con normalidad.

Un perro boca arriba.

Como habrás podido comprobar, los perros sí que tienen ombligo. A veces este es difícil de observar por la cantidad de pelo que poseen, pero en todos los casos es un indicio de que alguna vez estuvieron conectados al vientre de su madre por el cordón umbilical.

Te podría interesar...
Tipos de hernias en perros
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Tipos de hernias en perros

Hoy te hablamos de los distintos tipos de hernias en perros. Aunque alunas pudieran no ser graves, es importante estar atentos a cualquier cambio e...



  • Olaya-Contreras M, Bernal JE. Comprendiendo el cordón umbilical. Patologia Rev Latinoam. 2013;51:200-205.