¿Los perros se cansan de comer lo mismo todos los días?

Elsa M. de Arribas · 24 noviembre, 2019
Para saber si los perros se cansan de comer lo mismo todos los días, hay que investigar diversos factores, como el tipo de alimentación o el sentido del gusto

Los humanos tenemos un sentido del gusto muy desarrollado y somos capaces de diferenciar aquellos sabores que nos agradan más o menos. Esto lleva a pensar si a los animales les ocurre lo mismo: ¿se cansan los perros de comer lo mismo todos los días?

El sentido del gusto en los perros

Los perros poseen los cinco sentidos, al igual que los seres humanos. Por lo tanto, son capaces de ver, oír, sentir el tacto de diferentes objetos, oler y degustar.

Se sabe que los perros pueden diferenciar entre los cinco tipos de sabores existentes: amargo, dulce, salado, agrio y metálico. Aun así, puede surgir la duda de si los perros se cansan de comer siempre lo mismo todos los días.

Hay que saber que los perros tienen un sentido del gusto poco desarrollado. Y que, por ello, se cree que los perros engullen la comida sin pararse a saborearla o apreciar el sabor que pueda tener.

Esto no quiere decir que no se pueda variar la alimentación del perro y hacer su rutina alimentaria más amena. Además, puede tener una alimentación adaptada a sus necesidades específicas.

Asimismo, ha de tenerse en cuenta que, aunque el sentido de gusto de un perro sea muy básico, no ocurre lo mismo con el olfato. El olfato es uno, si no el más desarrollado, de los sentidos de los perros.

Por lo tanto, se le puede aportar una dieta rica en nutrientes y que llame la atención a su sentido del olfato. Y, así, el perro podrá disfrutar aún más mientras come.

¿Puedo evitar que mi perro se canse de comer lo mismo?

En algunas ocasiones, puede cambiarse el tipo de pienso, lo que permite variar la alimentación del can. Así, se evita que estos se cansen de comer lo mismo todos los días. No obstante, ha de existir una transición, de unos cinco o siete días, para que el cambio no sea brusco.

Además, ha de tenerse en cuenta que estos cambios de alimentación no pueden ser frecuentes. Si se hacen de manera frecuente, el perro puede sufrir problemas digestivos, como dolor de estómago o diarrea.

Por otra parte, existen diferentes tipos de ideologías con respecto a la dieta que ha de seguir un perro. Una de las más conocidas es la dieta BARF, una alimentación natural que, comparada con el pienso, tiene una serie de beneficios a destacar.

Dieta BARF

La dieta BARF procede de las siglas en inglés biologically appropiate raw food que viene a significar ‘alimentación cruda biológicamente apropiada’. Esta dieta de alimentos crudos se centra en la administración de alimentos naturales: verduras y frutas, vísceras, carne magra y otros alimentos. 

En la actualidad, un gran número de personas recomienda seguir este tipo de dieta. La dieta, correctamente administrada, aporta todos los nutrientes que requieren las mascotas. 

En concreto, incluye alimentos variados, como la carne magra, el pescado, verduras y frutas, entre otros. De todos ellos, el 60 % de la dieta corresponde a la carne, la cual se aconseja que sea magra, sin grasas, como puede ser el pollo o el pavo.

Comida saludable propia de dieta BARF

Lo siguiente en la dieta, constituyendo el 20 al 40 % son las frutas y verduras. Ha de tenerse cuidado, ya que hay determinados alimentos que no pueden ingerir, como el aguacate o los cítricos.

La ventaja de este tipo de dieta es que los perros comen alimentos frescos, lo cual es más saludable. Y, además, le permite descubrir olores diferentes a los que encuentra en el pienso industrial.

De esta manera, el perro experimenta una gran variedad de olores debido a los diferentes alimentos, que tienen sabores diversos. Así, puede disfrutar comiendo y fomentar su apetito.  

Otro rasgo positivo destacable es una reducción de problemas de salud, como la diabetes y un incremento de la resistencia a antibióticos. Esta dieta es beneficiosa para los animales, siempre y cuando esté aprobada por el personal sanitario.

Recomendaciones

Aunque en este tipo de dietas recomienden añadir productos lácteos como yogur, queso u otros, no es adecuado. Esto es debido a que los productos lácteos pueden causar indigestión y aumentar el peso del perro.

Por otra parte, tampoco es adecuado administrar una dieta rica en grasas, ya que puede derivar en problemas de peso. Y, quizás, según la raza del perro, en problemas cardiovasculares.

Un complemento importante que se ha vuelto bastante famoso es el aceite de salmón. El aceite de salmón es una fuente rica en ácidos grasos, minerales y vitaminas. 

Una manera de añadirlo a la dieta es administrar el filete de salmón una o dos veces a la semana siguiendo la dieta BARF. Otra opción, sino se desea seguir dicha dieta, es mezclar el aceite con el paté o el pienso.

Perro esperando a la comida

Por lo tanto, puede concluirse que los perros no tienen por qué cansarse de comer lo mismo todos los días. Sin embargo, puede adaptarse su dieta a una alimentación más sana.

Ante todo, si se desea cambiar la alimentación del can, es recomendable consultarlo antes con un veterinario, sobre todo si la mascota necesita seguir un tipo concreto de alimentación.